6 ciudades en donde los Espacios Compartidos son un éxito

© SvR Design Co, vía Flickr.

Seattle, EE.UU. © SvR Design Co, vía Flickr.

Eliminar las señales de tránsito, los semáforos y las distinciones de espacios entre diferentes modos de transporte para crear Espacios Compartidos, es la opción por la que han apostado ciertas ciudades del mundo para tener calles más seguras.

Si bien en un primer momento esta medida puede parecer drástica, la experiencia ha demostrado que no solo se logran calles más seguras para todos los que circulen por ellas, sino que también se convierten en lugares que atraen a las personas.

A continuación te contamos sobre los casos de seis ciudades que han creado estos espacios.

1. Auckland, Nueva Zelanda.

©  wfeiden, vía Flickr.

© wfeiden, vía Flickr.

En Elliot Street, una de las calles del centro financiero de la ciudad neozelandesa, sacaron los bordes de hormigón que separan las calzadas de las veredas para tener una superficie plana. También borraron las dobles líneas amarillas que estaban en el centro de las calzadas para dividir las pistas y en los costados de las veredas para indicar un desnivel.

Las medidas se implementaron en 2011 y desde entonces las velocidades de los vehículos disminuyeron, sobre todo durante el día, los accidentes no aumentaron, y el número de automóviles se redujo.

2. Bohmte, Alemania.

YouTube Preview Image

En 2007, las autoridades de este pequeño pueblo no solo optaron por eliminar las señales de tránsito en un par de calles, sino que lo hicieron en todas las calles, las que se pintaron con un color rojizo que no distingue los espacios para cada modo de transporte. Además, sacaron las veredas y los estacionamientos para autos.

Una vez hecho esto, el alcalde dijo a Reuters que “el tráfico ya no será dominante” y el Jefe de la Policía de Bohmte contó que ahora la gente se comunica más en las calles.

3. Drachten, Países Bajos.

© NACTO, vía Flickr.

© NACTO, vía Flickr.

Hans Monderman fue un ingeniero en tráfico holandés que se considera como uno de los creadores de los Espacios Compartidos, una iniciativa que fue aceptada y promovida por la Unión Europea.

En una de las primeras ciudades del país en donde los implementó fue en Drachten, en donde al igual que en otros lugares, se eliminaron las señales de tránsito, ayudando a disminuir a la mitad los accidentes de tránsito, aumentando la velocidad de los buses públicos y descongestionando el centro.

4. Londres, Reino Unido.

© NACTO, vía Flickr.

© NACTO, vía Flickr.

En la calle Kensington High, una importante avenida comercial de la capital británica, se angostaron las pistas, se establecieron nuevos cruces y se mantuvo solo un semáforo.

Si bien los cambios no fueron tan drásticos como en Poynton o en la Plaza Elwick en Ashford, el efecto que tuvieron fue bastante positivo, lo que demostró un informe elaborado en 2006 por Transport for London (TfL), el Departamento de Transportes de la ciudad.

El estudio arrojó que los accidentes de tránsito pasaron de 66 a 34, los flujos de peatones aumentaron en un 7% y los de bicicletas en un 30%.

5. Norrköping, Suecia.

© moonhouse, vía Flickr.

© moonhouse, vía Flickr.

Cerca de Estocolmo se encuentra Norrköping, una ciudad con una marcada tradición universitaria en la que se escogió un cruce conflictivo del centro para crear un Espacio Compartido en 2004.

Por este lugar diariamente circulan 13 mil vehículos, entre autos y buses, pero la congestión disminuyó, aumentaron los peatones y la actividad comercial se consolidó en el lugar.

6. Seattle, Estados Unidos.

© citywalker, vía Flickr.

© citywalker, vía Flickr.

Siguiendo la línea de intervenciones anteriores para crear Espacios Compartidos, en abril de 2014 esta ciudad estadounidense inauguró uno en Bell Street Park.

En este lugar, una superficie que comprendía cuatro bloques que no facilitaban la circulación de peatones se transformó en un área de 56 mil metros cuadrados sin desniveles y líneas que señalan el espacio de tránsito de los automóviles y en su lugar instaló más mobiliario urbano para mejorar la experiencia de los peatones.