Plataforma Urbana en tu mail

Recibe lo nuevo cada mañana

 
 

Estás en Plataforma Urbana » Economía » Cartas destacadas de la semana: “Hidroaysén”

23
abr
2011

Cartas destacadas de la semana: “Hidroaysén”

Vía elciudadano.cl

Una nueva embestida publicitaria han emprendido los impulsores del proyecto Hidroaysén, además de continuar con el proceso administrativo que permitiría poner en marcha el proyecto. Tanto las autoridades como las empresas aseguran que la iniciativa es víctima de una campaña de descrédito ante la ciudadanía, por lo que recomiendan ser en cierta medida imparciales con, por ejemplo, las típicas fotografías intervenidas en que aparecen las Torres del Paine invadidas por torres eléctricas.

Esta selección de dos cartas continúa el debate, centrado tanto en esta imagen publicitaria como en la percepción de las personas hacia Hidroaysén y los proyectos hidroeléctricos en general, da una muestra de las dos posiciones enfrentadas en el debate. Fueron publicadas en el diario La Tercera, el sábado 16 de abril y el martes 19.

Señor director:

La encuesta de Ipsos dada a conocer estos días contiene -entre muchas preguntas- una relativa a la aprobación o rechazo a proyectos hidroeléctricos en la Patagonia. Diversas organizaciones opositoras al proyecto HidroAysén y financiadas desde el extranjero han difundido, citando dicha encuesta, que la mayoría de las personas rechaza el proyecto. Sin embargo, como sabemos, el resultado de las encuestas depende, en gran medida, de qué pregunta se realiza y cómo se formula. En Ipsos se realiza una pregunta cerrada: “¿Está usted a favor o en contra de la construcción de las centrales hidroeléctricas en la Región de Aysén?”, sin entregar opciones ni contexto. Esto se repite con la energía nuclear, con un rechazo de 84% y seguramente, el resultado sería similar si se pregunta por las termoeléctricas.

Sin embargo, estas tres tecnologías son las únicas capaces de aportar grandes bloques de energía a costos accesibles. En cambio, la en- cuesta Cooperativa-Imaginacción-Universidad Técnica Federico Santa María permite al encuestado elegir “¿Qué forma de generación de electricidad prefieren en su familia, en primer y segundo lugar (descartando la energía nuclear)?”. Entre las opciones dadas, los chilenos apoyan en 52% la hidroelectricidad, en 28% a las termoeléctricas y en 13% a las energías no convencionales.

Se observa que con mayor conocimiento e información y planteando las disyuntivas correctas, los resultados cambian. Es tal vez por eso que el proyecto HidroAysén ha sido aprobado en consultas ciudadanas realizadas por los municipios de las comunas donde se instalará, como Cochrane y Villa O’Higgins, pese a las campañas de desinformación financiadas desde el extranjero, como quienes, con entusiasmo, difunden los resultados de algunas encuestas y no los de otras.

María Irene Soto L.
Asesora de Comunicaciones

__________________________________

Señor director:

La asesora de comunicaciones de HidroAysén, al tratar de explicar la diferencia entre los resultados de la encuesta Ipsos con los de Cooperativa-Imaginacción-UTFSM, cae en uno de los errores esenciales del proyecto para el cual trabaja: que el rechazo ciudadano a las represas en Aysén sería contradictorio con el apoyo a la hidroelectricidad.

El problema es creer que la sustentabilidad de estos proyectos sólo se relaciona con el tipo de generación, sin entender que involucra también su magnitud, su localización en territorios especiales y su impacto al desarrollo económico local. Concuerdo en que los chilenos consideramos que la hidroelectricidad, junto a la eólica, solar y otras fuentes renovables son una buena alternativa para Aysén y Chile, pero a escalas apropiadas y sin embalsar miles de hectáreas de un territorio excepcional como la Patagonia ni construyendo miles de kilómetros de tendido, interviniendo medio Chile. Tampoco generando los efectos sociales negativos que HidroAysén pretende al instalar más de cinco mil trabajadores en una provincia de sólo cuatro mil habitantes, entre otros múltiples problemas.

Su error es no incorporar todas las variables en el análisis, porque si de omitir información se trata, ¿por qué no recuerda que en la comuna de Tortel, en la desembocadura del Baker, durante una consulta ciudadana la comunidad manifestó un 79% de rechazo a tales represas?

La alusión sobre el financiamiento extranjero no merece siquiera ser respondida viniendo de quien se desempeña en una sociedad controlada por una empresa transnacional ítalo-hispana como Endesa.

Patricio Rodrigo
Sec. ejecutivo del Consejo de Defensa de la Patagonia

Comentar con Facebook»

  • http://consultorio.uchilefau.cl/ Nicolás Moya Naulin

    Concuerdo con la visión del Sr. Rodrigo, en cuanto a que tengo la impresión de que no se han agotado las posibilidades de la generación hidroeléctrica de pequeña escala, siendo un error asociar la gran escala e impacto de proyectos como las represas en la patagonia como condición sine qua non de este tipo de tecnología. Una observación para el redactor: la recurrente imagen de las montañas invadidas por el tendido eléctrico suele corresponder al Cerro Castillo en la comuna de Río Ibañez, para que no se confunda una legitima campaña de detracción con la falacia.

    • Nicolás Moya Naulin

      Me desdigo de lo expuesto acerca de la propaganda del tendido eléctrico, acabo de ver un par de afiches donde se utilizan las Torres del Paine.

  • Daniel Yovanovic

    Hace algún tiempo yo era de los que se oponían a las hidroeléctricas en general, pero hoy, cuando la discusión se ha extendido hasta el punto de ponernos a todos a reflexionar, debo registrar un cambio en mi forma de ver la cuestión, en el sentido de que las represas DE GARGANTA – como la que aparece en la fotografía del encabezado – son alternativas dignas de ser tenidas en cuenta, ya que no inundan grandes extensiones de terreno (inundación contra la cual sigo oponiéndome) y causan muchísimo menos daño ecológico. Esta alternativa implica ubicar la represa MAS CERCA de la cordillera, con el fin de asegurar al máximo la preservación de terrenos cultivables o reservas ecológicas, aunque el valor del cableado – lógicamente – suba un poco más de lo previsto: una compensación muy justificable.
    La “contaminación visual” supuestamente causada por los cables sólo tiene lugar cuando los diseñadores ubican las líneas junto a las carreteras para facilitar posterior mantenimiento, olvidando que las vías rurales ya existentes han sido diseñadas para satisfacer necesidades de transporte de los lugareños y, de paso, para turismo, Y NO PARA CUIDAR CABLES.
    En otras palabras: hay que ubicar el tendido de cables LEJOS de las vías usuales, cosa que puede hacerse con cierta facilidad, ya que no existe carretera en el mundo desde la cual un viajero pueda ver TODO el territorio por el cual se atraviesa. La ubicación inteligente de los cables implica consultar a la respectiva Secretaría (u Oficina) de Turismo acerca de PROYECTOS para nuevas vías de acceso a sitios de alto valor turístico y/o ecológico.
    Aquí se trata de que todos trabajemos EN EQUIPO, estado y privados, y no de estar pisándonos la manguera entre bomberos a cada rato. Sobre este particular, los invito a leer un artículo de Alberto Texido publicado recientemente en Plataforma Urbana.
    En cuanto a las termoeléctricas, se sabe de sobra que son ALTAMENTE CONTAMINANTES, pero como el sistema educativo no hace bien su tarea y no inculca estas cosas al educando, resulta un montón de gente creyendo que la RENTABILIDAD es un criterio de mayor jerarquía que la SOSTENIBILIDAD, y aquí entramos en el terreno de las discrepancias.
    La propaganda nos tiene bombardeados con una interpretación unilateral de la rentabilidad, como si fueran más importantes las ganancias del inversionista (las cuales terminan en bancos suizos) que la seguridad de la ciudadanía y la protección del medio ambiente natural.
    Las regalías portuarias, petroleras, cupríferas, etc, tienen que servir de algo: ayudar a que las energías limpias puedan sostenerse y así poder brindar al ciudadano un servicio satisfactorio, aunque no resulte tan “rentable”: pierden los inversionistas, pero gana Chile, gana la ciudadanía y gana el medio ambiente (también pierden su “comisión” algunos funcionarios “amables y colaboradores”).
    Las regalías deben usarse de manera apropiada, así que ya estaría bueno que la cortaran con el cuentito de que los gobiernos sólo disponen de los impuestos como única fuente financiera.
    También deben cortarla con el otro cuentito, ese de que hay que privatizar las empresas estatales porque funcionan mal (cuando hay saboteo y coimas, cualquier cosa tiene que funcionar mal) y porque “se disminuyen” los impuestos, cosa que nunca se da, a pesar de la cantidad de privatizaciones que hemos sufrido en las últimas décadas.
    Un solo ejemplo servirá: Transantiago.
    Se suponía que iba a ser la panacea, la cucaña, la jauja y el despiporre, pero miren no más lo que está pasando: los buses se chocan entre ellos mismos, y si hay uno “recalentado”, en lugar de llevarlo directamente al taller, lo estacionan bien pegadito a otros dos para matar tres pájaros de un tiro, y ahora digan si el carácter privado de una empresa basta para ser “de calidad”.

    Moraleja, si hay represas, que sean de garganta y que funcionen como empresas ESTATALES.
    Un Estado “soberano” que no tiene ni para construir una triste represa, es como un chiste fome, y en tal caso nos va mejor si nos gobierna David Rockefeller o Bill Gates.
    Total, gran parte del “milagro chileno”: los hermosos edificios, centros comerciales, balnearios y hoteles que vemos aquí, NO PERTENECEN A CHILENOS.
    Ni siquiera las vías “públicas”, que ahora pueden ser “exclusivas” de Skanska o de Transantiago, y no de los ciudadanos que por ellas deben transitar; hasta los bomberos tienen que pagar peaje.
    Hay plata en Chile, pero qué imagen tan triste estamos proyectando como ciudadanos. Estamos como niño chico maltratando un juguete nuevo.
    Perdonen la extensión.
    Muy bien seleccionadas las dos cartas: reflejan visiones claras, nos ponen a reflexionar y nos motivan a dar nuestras propias percepciones.
    Saludos.

    • stefan heitmann

      Transantiago, NO ES PRIVADO, es ESTATIZACIÓN y es el mejor ejemplo de empresas privadas funcionando traspasadas al estado y quedan funcionando horriblemente. Su peor Consecuencia: altamente subvencionado, o sea 10 millones de chilenos pagándo el pasaje a 6 millones. Que lindo.
      A penas se implementó el transantiago aumentó la venta de autos(averigualo), mas tacos, mas smog, por que el sistema se puso muy saturado altamente congestionado y extremadamente difícil de entender, salvo el metro, que explica la razón por la cual se llena, porque es fiel y para en todas partes.
      El transantiago refleja exactamente lo contrario al punto que tu estás proponiendo.

  • Raul Urrutiaguer

    Sinceramente veo mucha ignorancia en los que opinan contra el proyecto Hidroaysen analicen las 5 centrales hidroeléctricas que existen en la sexta región la central Pangal entrega el agua a ka central Coya esta a Sauzal de ahí Sauzalito descargan sus aguas al río Cachapoal y junto al río Tinguiririca llegan a la central Rapel para luego descargar nuevamente ósea 5 centrales que nos dan energia electrica que en el caso de Hidroaysen serian mucho mas grandes

  • Daniel Yovanovic

    Raul, si fuera usted tan amable de precisar en dónde está esa “ignorancia” que usted alega, le quedaríamos muy agradecidos.
    Si tiene usted más luces, ilumínenos.
    De lo contrario tendremos que pensar que ya van más de cuatro mil “ignorantes” que han respaldado su rechazo CON SU FIRMA.
    La única forma de que yo acepte una hidroeléctrica es que se haga en garganta, y que la construya Y LA ADMINISTRE el Estado.
    De lo contrario, o sea, si va a ser para llenar cuentas suizas privadas, me uno al rechazo de los patagónicos (yo viví dos años en la Patagonia, y me siento hijo del viento, hermano del Caiquén y comedor de calafate).

  • Nicolás Tugas

    hidroaisén

    El tema es delicado porque los impactos sociales, económicos y ambientales de los 2300km de cables por espacios protegidos, paisajes de valor turístico y áreas pobladas, no han sido estudiados suficientemente.

    Lo digo como urbanista y doctorando en planificación territorial.

  • stefan heitmann

    No han hecho una votación a favor para saber quien no se opone, yo pienso que ni aunque el 100×100 de los chilenos vote en contra de hydroaisen, se debería hacer de todas formas.
    Algunos parientes viven en coihayque, 40años y trabajando para el SAG, y en su vida pisaron o vieron de lejos los lugares a inundar.
    Ademas no es cierto que una represa sea una catástrofe ecológica, de hecho los empozamientos ocurren bastante seguido y por causas naturales, recuerdan el caso del alto de Riñihue, El Riñihuazo, donde se formó un inmenso tapón por causas naturales, o el lago todos los Santos, ese lago no existía hasta que se formó un tapón de cenizas y escoria volcánica, similar a una represa; el entorno del lago ¿está muerto? NO!, ¿desaparecieron especies para siempre? No! es un ecosistema? Si, la naturaleza no asume la represa como un oprobio, la absorbe como un ecosistema en si mismo. Mas encima esos ríos corren tan fuertes que ni peces hay. Que la haga el Estado ni hablar..esa discusión es para hace 80 años, que me importa que un personaje se haga rico si yo puedo pagar 120 pesos el kw, una familia normal consume 500 pesos diarios, 125 pesos diarios por persona para ver tele, facebook,limpiar cocinar, o sea que mas eficiencia que esa, si se hace hidro aysen ni siquiera va a poder bajar el precio de la energía, pero permitirá que se mantenga, precio que por cierto es alto para américa latina. Todos los ecologistas que se niegan a hidro aysen tienen que estudiar de nuevo. Deberían estar rogando que se hiciera y se abandone la base tercermundista, francamente asquerosa,de hidrocarburos importados que tenemos, heredada por los 4 gobiernos anteriores. (No sólo) en el sur la gente todavía cocina y se calienta a leña!! 20millones de m3 anuales principalmente de bosque nativo, millones de hectáreas de arboles cortados para hacer leña!! aún hoy? me da una rabia inmensa ver como se quema el roble mientras tengo que construir mis casas con asquerosos pino y eucaliptos, por favor dejen de ralentizar a la nación y perpetuarla como país en vías de desarrollo. La base energética debiera ser completamente eléctrica, cocina, calefacción, iluminación etc..
    El romanticismo es paso firme a un desastre mayor no evidenciado aún.
    Hay una idea buena por ahí de llenar los valles cordilleranos, te puedo decir que se están haciendo, y no sólo por los grandes conglomerados, hay infinidad de empresas invirtiendo en hidroelectricidad. Ojalá que sus dueños enriquezcan. ser rico es glorioso y me gustaría llegar a serlo.

 
3190 dias 24494 artículos 89053 comentarios

¿Tienes un dato de ciudad?

Cuéntanos qué está pasando en tu ciudad - contáctanos ahora.

 
 

No te pierdas una sola novedad de Plataforma Urbana

Quieres compartir un dato con nosotros? Contáctanos ahora