administración pública

Santiago tiene una deuda con su gente. Comentario acerca de dos proyectos emblemáticos