Vía Verde: Un nuevo debate de sustentabilidad en México

Cortesía de Via Verde

Cortesía de Via Verde

Cada vez son más las ciudades que optan por nuevas corrientes sustentables en pro de la recuperación de espacios verdes y una mejora en la calidad del aire. Así es como jardines verticales y muros verdes se han implementado en edificios, puentes y otras construcciones de la Ciudad de México en los últimos años. Cubriendo el paisaje urbano con entornos naturales, México continúa en la búsqueda por una ciudad sustentable, una urbe más verde.

Sucede en los últimos meses, que proyectos, como Vía Verde, han generado controversia en la definición de un México sustentable, provocando el interés de diferentes disciplinas y personalidades en el marco de la regeneración urbano-ambiental de la Ciudad.

El pasado 12 de julio 2016 fue inaugurada la iniciativa Vía Verde, un proyecto de Verde Vertical, dirigido por el arquitecto Fernando Ortíz Monasterio, que plantea la instalación de jardines verticales en más de 1,000 columnas del segundo piso de la vía rápida más importante de la Ciudad de México. El proyecto, que trabaja en conjunto con la iniciativa privada y el gobierno de la ciudad, ha desatado distintas opiniones y posturas sobre su viabilidad y fundamento.

Cortesía de Via Verde

Cortesía de Via Verde

Publicado como una petición el 22 de Marzo de 2016 a través de Change.org, la propuesta de Ortíz Monasterio y Verde Vertical ha recaudado más de 80,000 firmas, siendo un proyecto que busca transformar el segundo piso del periférico con nuevos jardines verticales en respuesta a la grave contaminación, los cambios bruscos de temperatura y al creciente déficit de áreas verdes per cápita.

Con más de 60,000 m2 de jardines verticales en las más de 1,000 columnas del Periférico, Vía Verde tiene el objetivo de dotar 27 Kilómetros de nuevas áreas verdes, buscando ser “el proyecto de naturación más grande del mundo”. El proyecto propone un sistema que a través de especies vegetales buscará dotar de oxígeno a 2,500 ciudadanos filtrando más de 27,000 toneladas de gases, captando 5,000 kg. de polvo y procesando más de 10,000 kg. de metales pesados.

Cortesía de Via Verde

Cortesía de Via Verde

El sistema planteado fue aprobado por el gobierno local, otorgando el 10% del espacio destinado para la iniciativa privada como la solución de financiamiento para el proyecto.

Con un particular sistema constructivo a base de prefabricados, la instalación de las especies vegetales pretende tener una larga durabilidad y ser de fácil montaje. Las columnas de concreto, que fungirán como soporte, sostendrán una estructura de anillos metálicos fijados por tensión por postes y crucetas metálicas garantizando la rigidez de la estructura. Paneles prefabricados serán incorporados a un bastidor que contendrá un aislante plástico y un textil de hidroponía sobre el cual se instalarán las especies vegetales y el material publicitario.

Cortesía de Via Verde

Cortesía de Via Verde

Cortesía de Via Verde

Cortesía de Via Verde

Su sistema de mantenimiento, a base de riego por goteo como resultado de la captación pluvial del asfalto superior, será un método que trabajará conjuntamente con agua potable y un sistema de riego automatizado monitoreado en tiempo real.
A partir de su presentación oficial, la comunidad arquitectónica ha generado diversas posturas sobre el fundamento urbano del iniciativa y las complicaciones de la misma:

Cortesía de Via Verde

Cortesía de Via Verde

El Demonio Verde, publicado por Alejandro Hernández en Arquine, abre la premisa de una situación no resuelta por el gobierno, en donde proyectos como Vía Verde, no parecen ser la mejor solución al problema.

“Más allá de las presumibles buenas intenciones de quienes emprendieron la tarea de cubrir con plantas las columnas de concreto de una autopista, de parte del Gobierno de la ciudad el aplauso a estas acciones parece evidencia de un doble discurso que, por un lado, defiende el espacio público, las áreas verdes y dice privilegiar a los peatones mientras, en los hechos, dedica las mayores inversiones a vías para automóviles, exenta del pago de impuestos sobre la tenencia a sus propietarios y gasta una parte mínima de sus ingresos en espacio público y áreas verdes —¿cuántos nuevos parques, reales, no de juguete, recuerda usted por cada viaducto elevado?”
Por otra parte, el arquitecto mexicano Marcos Betanzos, a través de Podio, lanza la discusión de un gobierno mexicano, que en su desesperación por implementar soluciones a la ya difícil situación ambiental del país, ha decidido invertir en proyectos poco viables que buscan “maquillar” el descontrol urbano y ambiental de la Ciudad de México.

“La vía verde es no sólo un desatino, es lograr con un segundo gesto irracional maquillar un primer movimiento fallido, lo que resulta absolutamente retrograda y panfletario. […] en cambio observo cómo los negocios pactados ya no pueden ocultarse tan eficazmente, se desbordan con facilidad, hay desesperación. Se ha llegado al límite en donde algo peor, otra ocurrencia rentable, estará por venir”.

Cortesía Vía Verde

Cortesía Vía Verde

Con las más de 80,000 firmas recaudadas en pro de Vía Verde, aún existen habitantes en desacuerdo que afirman no es la mejor solución al problema. La comunidad en Facebook y Twitter ha virilizado en los últimos días la comparación entre el precio por m2 de los jardines verticales planteados y sus beneficios ambientales, en comparación con otras especies vegetales que podrían ser plantadas en nuevos espacios públicos que a su vez logren desempeñarse como nuevas áreas verdes.

attachment-1

Sin embargo, Verde Vertical afirma que el desarrollo de áreas verdes propuestas en Vía Verde, busca brindar a los habitantes áreas verdes a través de la infraestructura existente. El argumento original plantea la utilización de los edificios que han eliminado áreas verdes como soporte para recuperar estas áreas perdidas, buscando un balance entre la naturaleza y la ciudad. De esta forma, el lienzo de trabajo de Verde Vertical, según su director, es la infraestructura existente que se manifiesta como un problema constante en la Ciudad, por lo que estos jardines mejorarán su ya tan perjudicial existencia.

Inmerso en diferentes posturas, la iniciativa continúa siendo una continua discusión desde el anteproyecto hasta su ejecución. Sin duda la búsqueda de un México sustentable depende de nuevos proyectos, iniciativas y apertura a nuevos modelos de cambio, ¿Es entonces Vía Verde un buen modelo de implementación en la Ciudad de México?, ¿es este un modelo que beneficia a los habitantes de la Ciudad, ó es un proyecto que terminará por agravar la situación ambiental?, una extensa discusión continuará siendo objeto de posturas y opiniones, que debaten el verdadero significado de la sustentabilidad en el país.

Artículo vía Archdaily.mx