El mural de Gregorio de la Fuente que estaba escondido tras capas de pintura en el Parque Juan XXIII

Plataforma Urbana

© Plataforma Urbana

Un mail pidiendo ayuda. Remitente: Vecinos y Amigos del Parque Juan XXIII, una agrupación que vive cerca del lugar, en la comuna de Ñuñoa, Santiago. Era 2013, y el destinatario del correo, la restauradora de bienes artísticos Marta Rebora, quien ha participado en la restauración del Teatro Municipal y del Museo de Arte Precolombino, se interesó de inmediato por el proyecto.

El contenido del mensaje: los vecinos querían contar con los servicios de restauración de Marta para recuperar un mural de los años 60 cuyo autor era el muralista chileno Gregorio de la Fuente. El mismo artista que hizo el mural Historia de Concepción, en la ex estación central de esta ciudad; el mural de la estación de ferrocarriles de La Serena y de Los Andes; el mural en el hall central de la Casa de Empleados Municipales de Santiago, entre otros.

Y era a Marta y a sus compañeros de trabajo Millale Cordero y Julio Acuña a quienes la agrupación habían recurrido. Varios de ellos se acordaban de haber visto el mural en el anfiteatro griego del Parque Juan XXIII cuando niños o jóvenes y sentían nostalgia del tiempo en que ese espacio era usado para la realización de obras, talleres y lugar de encuentro de la comunidad. Ahora, el mural que había sido realizado en 1966, cuando Gregorio de la Fuente era Director de la Casa de la Cultura de Ñuñoa, estaba escondido, bajo varias capas de pintura amarilla. Olvidado.

Cómo estaba el anfiteatro. Cortesía de Marta Rebora

Cómo estaba el anfiteatro. © Cortesía de Marta Rebora

Si bien hubo un interés unánime en apoyar en el rescate de la memoria pedido por los vecinos, nadie contaba con los recursos necesarios para hacerlo realidad. Por esto, el proyecto quedó “archivado en por hacer” hasta el año 2015, cuando los tres restauradores postularon al Fondart de Patrimonio Material. Ganaron.

Con los fondos necesarios, el patrocinio de la Municipalidad de Ñuñoa y el apoyo de la familia del fallecido artista, empezaron, el 15 de mayo, a buscar el mural debajo de la pintura amarilla. Pese a que los tres ya han trabajado en conjunto en la restauración del Salón de actos en la Iglesia de San Ignacio; en la recuperación de los altares en madera de las naves laterales de la Iglesia de Chonchi, en Chiloé y en muchos otros lados, nos aseguraron que este era un trabajo distinto.

De esta vez, solo contaban con una fotografía antigua y los recuerdos de los vecinos para saber cómo era el famoso mural, de qué era hecho y cuál era su tamaño. Nada más. “Cuando llegamos aquí, no veíamos nada. Estaba todo tapado…“, nos dijo Marta. Por suerte, pudieron contactarse con un amigo de De la Fuente, su alumno Ignacio Santander, quien se acordaba de los materiales que habían sido utilizados en la realización de la obra. 

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/proceso de ejecucion del mural

Proceso de ejecución del mural en 1966. © Cortesía de Marta Rebora

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/mural parque juan 23 1

Mural en 1966. © Cortesía de Marta Rebora.

El dato más importante que él nos dio fue que este mural no se pintó, se utilizó un empaste, una mezcla de cal, arena, piedrecitas y pimientos para realizarlo“, recuerda Marta. Con esta información, los restauradores pudieron saber “hasta dónde llegar” con la limpieza, que poco a poco ha ido mostrando la obra. 

En el proceso, utilizaron hidrolavadora, pistola de calor, bisturís, gel decapantes, disolventes, entre otros materiales que posibilitaron que el mural apareciera por completo. Ahora, siguen limpiándolo y restaurándolo. Pero se espera que esté completamente listo para septiembre, cuando será su inauguración oficial. 

Hasta allá, ya tienen contemplado realizar una serie de talleres en el teatro griego, para revitalizarlo como quería su comunidad. Y como querría Gregorio de la Fuente. 

Si deseas ir a ver el mural, el Parque Juan XXIII está abierto de lunes a domingo de las 08.00 a las 21.00 y se ubica entre las calles Los Jardines y Juan Moya, caminando desde Av. Irarrázaval a Av. Grecia.

Plataforma Urbana

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0827

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0822

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0821

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0820

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0816

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0815

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0814

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0808

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0806

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0801

© Plataforma Urbana

/srv/www/purb/releases/20160506201906/code/wp content/uploads/2016/07/dsc 0800

© Plataforma Urbana

Fotografías por Amanda Marton para Plataforma Urbana.