El legado arquitectónico de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992

Escultura de un Pez de Frank Gehry (1992), 2013. Image © Pol Masip

Por José Tomás Franco.

Durante el último año, el fotógrafo documental Pol Masip ha recorrido Barcelona fotografiando algunas de las instalaciones más relevantes de los Juegos Olímpicos realizados en la ciudad en 1992. El evento dejó una importante herencia arquitectónica para la ciudad y sentó el inicio de un nuevo modelo urbanístico que ha perdurado en gran parte hasta el día de hoy.

Más fotografías e información sobre la serie “Postolímpica” de Masip, después del salto.

Texto por Pol Masip.

Postolímpica es un ensayo fotográfico que pretende comprender la Barcelona contemporánea a partir de la herencia arquitectónica de los Juegos Olímpicos de 1992. Es pues, una mirada a un momento crucial que marcó un antes y un después en la historia de la ciudad.

Estadio Olímpico Lluís Companys 3 (1927), 2013. Image © Pol Masip

En 1986 Barcelona fue escogida como sede para organizar los JJ.OO. de 1992 y, al igual que en ocasiones anteriores, se aprovechó el gran acontecimiento para hacer cambios a gran escala. Por tanto, los juegos supusieron un revulsivo para una Barcelona que venía de la Transición Española.

Velódromo de Horta (1984), 2013. Image © Pol Masip

El efecto olímpico fue considerado como un éxito en el primer momento, y hoy en día, aún muchas ciudades toman como ejemplo el “modelo Barcelona”. En la primera mitad de la década del 2000, se empieza a poner en cuestión la idea de este aparente éxito.

INEFC (1991), 2014. Image © Pol Masip

Pasadas dos décadas de la cita olímpica, resurge el debate entre los intelectuales sobre la necesidad de encontrar un nuevo modelo de ciudad. Es pues un momento dónde tiene sentido una revisión de las infraestructuras que fueron las bases de una etapa y son en cierto modo restos arqueológicos de la efímera concentración deportiva.

* Revisa más sobre el trabajo de Pol Masip en el siguiente link.

Vía Plataforma Arquitectura.