Ideas ciudadanas para mejorar la seguridad vial en torno al Puente de Brooklyn

© DOTNYC

El Puente de Brooklyn es una de las infraestructuras del siglo XIX más emblemáticas de Nueva York que conecta Brooklyn con Manhattan por sobre East River. Cuando se inauguró en 1883, era el puente colgante más largo del mundo con 1.800 metros de extensión.

Si bien su uso inicial era para que circularan automovilistas y peatones -incluyendo en diferentes períodos el paso de tranvías y trenes- el boom ciclista de las últimas décadas llevó al Departamento de Transportes de la ciudad a crear un plan de ordenamiento vial para evitar accidentes en uno de sus extremos que tiene una tasa de accidentes nueve veces superior al promedio total del estado de Nueva York.

Más detalles del plan a continuación.

En 2009, los Departamentos de Transporte y de Diseño y Construcción hicieron talleres con los habitantes de Brooklyn -lado sur del puente- para llegar a un punto en común de las ideas de las autoridades y de los vecinos que ayudarían a mejorar el aspecto y la seguridad vial del puente, sobre todo en la esquina de las avenidas Adams y Tillary, una de las más peligrosas de la ciudad en donde ocurrieron 117 accidentes entre 2008 y 2010. Entre las medidas propuestas por los vecinos pidieron aumentar los jardines, ensanchar las veredas y mejorar las ciclovías.

© DOTNYC

Aunque los planes de renovación incluyeron a los vecinos, quedaron en espera porque no contaron con el financiamiento necesario para llevarlo a cabo. Así, no fue hasta fines de 2013 que el plan se restableció cuando se hizo una actualización de las propuestas anteriores que fue aprobada por la Junta Comunal del Comité de Transporte 2 de Brooklyn.

© DOTNYC

En este nuevo plan, el área central de intervención quedó fijado para la esquina de Tillary y Adams, siendo ésta última la continuación del puente en Brooklyn. La medida para renovar el entorno del Puente Brooklyn en un primera etapa sería la transformación de la calle Adams en un boulevard con caminos separados para ciclistas y peatones. La construcción de la ciclovía se haría en la pista que es usada como estacionamiento para autos, lo que haría más rápido el recorrido hasta el centro de Brooklyn.

© DOTNYC

En cuanto a los planes para la avenida Tillary, éstos se harían en una segunda etapa del desarrollo del proyecto, pero por ahora se maneja que se buscará aumentar la seguridad y establecer medidas para que los autos no se estacionen en las ciclovías.

© DOTNYC

La transformación del boulevard se iniciaría a fines de este 2014 y los trabajos durarían 18 meses, mientras que las siguientes etapas están a la espera de financiamiento.