“Esto no es un Solar”: Reconvirtiendo sitios vacíos en espacio público [Parte I]

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

Por José Tomás Franco.

Los “vacíos”, solares y edificios sin uso, dispersos por la trama urbana de las ciudades han introducido una nueva variable en el urbanismo contemporáneo. Estos espacios representan la posibilidad latente de reprogramar la ciudad existente para abordar con un criterio ambiental la ciudad del futuro.

En base a esta premisa, se ideó la estrategia de regeneración urbana “estonoesunsolar”, un enfoque experimental para transformar estos inexplicables vacíos en espacios públicos, dando respuestas a inquietudes ciudadanas. Las intervenciones consistieron en la utilización temporal de solares, poniendo en valor la sugerencia del vacío, el hueco y lo invisible. Estos esponjamientos temporales de la trama consolidada permiten una lectura alternativa y flexible que dinamiza el espacio público, estableciendo códigos de un urbanismo no dibujado.

Más detalles del proyecto desarrollado por Patricia Di Monte e Ignacio Grávalos en Zaragoza, España, después del salto.

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

Las propuestas han partido de un estudio previo tanto urbano como socio-económico, de las carencias de cada zona, los espacios reclamados y la población a la que van destinados. Se realizó una selección estratégica de los solares, tanto públicos como privados, de manera que propiciaran unos determinados vínculos ciudadanos. Se han realizado zonas de juego infantil, huertos urbanos, bosques, pistas deportivas, petancas, mesas de ping pong, parques, plazas… fomentando la movilidad sostenible e incrementando la superficie de zonas verdes de la ciudad. Cada solar da respuesta a una demanda vecinal. Se ha procurado que todas las intervenciones sean gestionadas posteriormente por diversas asociaciones (infantiles, juveniles, deportivas, de mayores) o cualquier colectivo ciudadano interesado en su uso.

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

Todo ello ha sido ejecutado a través de 29 intervenciones (14 en 2009 y 15 en 2010) realizadas en 13 meses (entre 2009 y 2010), que han equilibrado la ciudad y han supuesto el reciclaje de 42.000 m2 de espacios en desuso en espacios públicos. Otros 11 espacios ya dibujados en base a solicitudes ciudadanas se encuentran en fase de realización.

Dejamos con ustedes 4 intervenciones ya realizadas:

+ DISTRITO DE CASETAS / Huerto urbano

En esta ocasión el alcalde nos trasladó la intención de realizar un huerto urbano, para lo que puso a disposición una serie de solares disponibles. Se escogió uno situado en el límite urbano, ya que podía interpretarse como un espacio de transición entre el entorno urbano y el paisaje natural existente, formado por campos de cultivo. La parcela, de geometría rectangular, se dividió en dos zonas, una que contenía los huertos individuales, y otra pública, con un espacio arbolado que contenía un conjunto de árboles frutales autóctonos que habían ido desapareciendo paulatinamente del paisaje rural. En esta zona se creo una pérgola con un merendero como lugar de encuentro. Una pasarela de madera iba recorriendo las dos zonas, primero entre árboles con una forma más sinuosa y natural y después entre huertos.

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

En los huertos, se dispusieron una serie de casetas de madera calada iluminadas interiormente para guardar las herramientas, pero a las que se les dio también una dimensión paisajística, ya que ponía en valor e incorporaba la zona de huertos al paisaje urbano al atardecer. Se jugó con los valores semánticos, haciendo protagonistas a las “casetas” en el distrito de Casetas. Se consideró muy importante que estos espacios fueran absolutamente permeables visualmente, por lo que se diseñó un cerramiento formado por hierros corrugados dispuestos aleatoriamente que entablaban un diálogo con el paisaje de cañas adyacente.

+ DELICIAS / Parque con Área de Juego

En Delicias los cambios sociales y la complejidad de su población están poniendo de manifiesto, en los últimos meses situaciones que afectan a convivencia y que se hace visibles en los espacios públicos. La falta de equipamientos, de servicios y de espacios de relación, agudizan la situación. Delicias según cifras del Observatorio de 2008 tiene una población de 115.446 habitantes con una densidad de 35.147 habitantes por Km2 , de entre los cuales el 19,32% corresponden a población inmigrante, lo que supone un total de 22.301 personas procedentes de más de 68 países. Dicha población de origen inmigrante no está distribuida por toda la extensión del Barrio, sino que se concentra en diversas zonas. El resultado de algunas investigaciones, junto con las quejas, las molestias y sugerencias de los vecinos ha llevado a la Asociación de Vecinos a realizar una serie de propuestas, de las cuales unas van dirigidas directamente a las instituciones y otras al comienzo de un programa socioeducativo basado en el civismo y la responsabilidad ciudadana, con varios proyectos complementarios que permitan una mejor convivencia y mayores niveles de inclusión social.

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

Una de las intervenciones que proponemos está centrada en actividades relacionadas con el juego y el deporte como prácticas importantes en la infancia y adolescencia. Se plantea como base metodológica el aprendizaje cooperativo al considerar que existe una relación favorable entre el aprendizaje cooperativo y la adquisición de competencias y destrezas sociales, un mayor control de los impulsos agresivos, la adaptación a las normas , los niveles de aspiración, etc así como beneficios en el rendimiento y la productividad. También aseguran que a través de aplicaciones de programas de enseñanza cooperativa se produce un incremento de las conductas prosociales, lo que contribuye a un mejor clima de convivencia.

+ DISTRITO VADORREY / Parque con Área de Juego y Playa con Tumbonas

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

El solar está situado en las riberas del río Ebro, unas riberas recuperadas tras la Exposición Internacional del año 2008 que han revalorizado el río como elemento vertebrador de la ciudad. Este solar, próximo al azud del río, tiene una extensión de más de 4.000 m2 y ocupa un nivel intermedio entre el paseo de la ribera y el propio río. Aprovechando este desnivel se optó por plantear un gran talud verde que unía estos dos niveles y que acogía tres grandes mordiscos sobre el terreno.

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

Estos tres espacios iban formando diferentes plazas y se conectaban entre ellas a través de una pasarela de madera que propiciaba un recorrido alternativo entre plantaciones aromáticas y arbolado preexistente. La primera de las plazas, próxima a uno de los equipamientos (cafetería-restaurante) del río estaba destinada a juegos infantiles, formada por una gran superficie de caucho y rodeada por un anfiteatro que permitirá actividades diversas. La segunda consiste en un espacio arbolado en la que la pasarela lo recorre sinuosamente, acabando en la tercera, una plaza-playa con hamacas, orientadas al sol y al río, de manera que se potencie en nuevo protagonismo de éste en la ciudad. Tres maneras de relacionarse con el río y con la ciudad.

+ DISTRITO SAN JOSÉ / Área de Juego

El solar linda con una medianera de un gran edificio y con otro de menor escala que ha sido demolido pero del que quedan restos de la medianera y de los muros transversales. Está situado en un punto cercano a un centro de Alzheimer y un centro infantil. Nos pareció interesante trabajar con el concepto de los recuerdos y la memoria. Se podía entender el espacio como un punto común entre aquellos niños que empezaban a almacenar recuerdos y los mayores, que empezaban a perderlos. Tras conversaciones con los responsables del centro, y tras estudiar la problemática del Alzheimer y los métodos de trabajo, se dispusieron una serie de mecanismos que pudieran activar y ejercitar la memoria. Se planteó un recorrido a través del solar, que partía de una solera de hormigón en un inicio, y posteriormente iba perdiendo materialidad y se diluía como los recuerdos, para tornar de nuevo al punto de partida. Un recorrido en el que se atraviesan diferentes etapas, entre plantas aromáticas, carteles con figuras y ejercicios memorísticos.

Cortesía de Esto no es un Solar, vía Plataforma Arquitectura.

En una de las fases del recorrido se pasa por la casa demolida que ha sido puesta en valor, conservando los mosaicos del pavimento, esta vez volcados al espacio público, como una casa “abierta” a la plaza, que en esta ocasión constituye un salón urbano, en el que se han dispuesto mesas y sillas y un jardín. En la medianera se han pintado iconos de lo que fueron esos espacios (dormitorio, baño, salón, cocina…) haciendo referencia a la construcción de la memoria. Otra fase del recorrido transcurre por una plataforma adyacente a la medianera del edificio nuevo, en la que se han dibujado pizarras para que los niños y los mayores realicen sus ejercicios. En la confluencia del recorrido matérico y el que empieza a desmaterializarse se ha colocado una zona de juegos infantiles. Se ha dispuesto una zona de aparcabicis, y se ha subrayado la intención de ceder una franja de solar al vial público a modo de recortable, sugerido por una línea discontinua con unas tijeras dibujadas. Como homenaje a Miguel Hernández, uno de sus versos recorren el camino de la memoria, descubierto en el pavimento paso a paso: ”Recuerdo y no recuerdo aquella historia…”.

Si quieres ver más casos de este proyecto, puedes ver la segunda parte de este artículo.

Vía Plataforma Arquitectura.