El Plan de Ordenación del Litoral de Galicia: Nuevas miradas para la ordenación territorial y la gestión del paisaje

Durante la última década Galicia ha tomado conciencia de que el modelo de crecimiento que podríamos denominar “sin criterio” que ha originado en gran parte del litoral español una urbanización intensa con sistemas urbanos ineficientes, además de una serie de impactos y perturbaciones que afectan no sólo a la percepción del paisaje litoral sino al sistema ecoantrópico en su conjunto, poniendo en peligro su funcionamiento. En este contexto surge la necesidad de abordar, desde la planificación territorial, un documento que dote a Galicia de un modelo propio, surgido desde su identidad que le dé garantía jurídica, estabilidad y equilibrio a su desarrollo.

Este documento se ha denominado Plan de Ordenación del Litoral de Galicia (POL) y ha contado con un excepcional equipo multidisciplinar dirigido por los arquitectos urbanistas Manuel Borobio Sanchiz y Miriam García García. El plan ha sido reconocido como Buena Práctica Ambiental 2012 por el Comité Un- Hábitat, Naciones Unidas y Premiado en la XII Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (2013). Su objeto es “establecer los criterios, principios y normas generales para la ordenación urbanística de la zona litoral basada en criterios de perdurabilidad y sostenibilidad, así como la normativa necesaria para garantizar la conservación, protección y puesta en valor de las zonas costeras”.

Cartografía modelo territorial

Se trata de un trabajo de planificación que integra las políticas de protección, ordenación y gestión del territorio y del paisaje. El punto de partida han sido, más allá del marco legal, los 2.555 kilómetros de costa, que incluyen 432 km de islas y 464 km de marismas y 1.659 km de perímetro costero. En este espacio encontramos 82 municipios y 1.299.663habitantes. El análisis de las primeras cuencas de drenaje que vierten directamente al litoral en concordancia con las cuencas visuales desde el perímetro costero permitió delimitar un ámbito de estudio que se ajustó posteriormente para definir, finalmente, el Ámbito de Gestión del Plan, que alcanza una superficie de 215.359 hectáreas.

La caracterización paisajística de este ámbito ha permitido abarcar el territorio desde una visión de conjunto sin perder en ningún momento la escala humana. De este modo, se identifican siete grandes áreas, caracterizadas e individualizadas a partir de su geomorfología y litología. En un segundo nivel, se establecieron las variantes generales geográficas dentro de cada una de las 7 comarcas, debido a que éstas presentaban sectores internos con un grado de coherencia y homogeneidad paisajística mayor dando lugar a 34 sectores paisajísticos. Finalmente, apoyadas en las líneas que enmarcan las cuencas visuales que ocupan la primera franja de costa y que coinciden con las cuencas de drenaje, funcionales o no, se identificaron y describieron 428 unidades de paisaje (fisiográficas) litorales y 214 prelitorales. Se trata de unidades territoriales menores, con grados de homogeneidad elevados y comprensibles a la escala del ciudadano lo que facilita la interpretación del modelo del plan.

La metodología utilizada para el reconocimiento de este territorio y el establecimiento de su modelo se basa en el entendimiento de sus dinámicas naturales y culturales. Para ello se han recogido no solo una serie de elementos, también las relaciones que se dan entre ellos. Esto ha permitido ir más allá que miradas basadas solo en el reconocimiento e inventariado de valores estrictamente naturales entendiendo que la gestión del territorio no consiste solo en la protección sino que necesita de la ordenación y la planificación multiescalar para alcanzar los objetivos de un desarrollo basado en criterios de sostenibilidad y perdurabilidad. Así el POL surge desde el convencimiento de que la protección y ordenación del territorio, no se alcanza desde la prohibición de determinadas actividades y usos, sino que supone gestionar las relaciones entre el territorio y la sociedad, ordenando sus usos, atendiendo a su configuración, natural o antrópica, así como a sus procesos y dinámicas, ya sean ambientales o culturales.

Pero este plan no es solo un maro conceptual y de planificación, es sobre todo un instrumento útil para la gestión del litoral de Galicia. Por ese motivo, además de una completa memoria de análisis, el plan establece un conjunto de normas que articulan las propuestas futuras de desarrollo y establecen los grados de compatibilidad de los desarrollos previstos incorporando también propuestas de recualificación de conjuntos edificados existentes disconformes con el modelo propuesto por el plan.

Dentro del panorama europeo de la planificación del litoral el plan propone un modelo de ocupación futuro, cuya estructura se articula a través de distintos elementos que se superponen y complementan en un proceso dinámico, para recoger las particularidades de cada ámbito. Para ello articula las bases de una infraestructura verde litoral compuesta por los elementos de dinámica natural del litoral junto con una propuesta de corredores ecológicos. De manera complementaria el conjunto de elementos de dinámica antrópica, que integrados en el territorio conforme a su escala y tiempo conforman el patrimonio cultural, material e inmaterial, configura la denominada “infraestructura marrón”. Ambas se complementan dibujando el esqueleto ambiental y cultural del plan y definen el conjunto de usos y elementos para la valoración que han de ser integrados en los diferentes procesos de ordenación.

Pero sin duda uno de los mayores logros alcanzados durante la tramitación del plan ha sido el alto grado de participación social y ciudadana, que tiene su razón de ser en la transparencia en la gestión y la puesta a disposición pública de toda la información del documento desde el principio. Además de las dos fases de participación pública y consultas que fueron preceptivas durante su tramitación, se dispuso de una página web de acceso a todo el documento, incluyendo la cartografía desde comienzos del año 2010 ( www.xunta.es/litoral).

Se trata sin duda alguna de un documento con un firme armazón metodológico, enmarcado en una concepción contemporánea del paisaje, que propone reflexiones y alternativas reales a los procesos litorales. Es un documento de obligada consulta ya que en todo el mundo, los territorios costeros son laboratorios vivos de las transformaciones y técnicas contemporáneas.

Plan de Ordenación del Litoral de Galicia. Xunta de Galicia con dirección y diseño: Manuel Borobio Sanchiz y Miriam García García.  Texto e imágenes cortesía de Manuel Borobio y Miriam García.