Guía Urbana de Chile: La histórica calle Rotemburgo y el Parque Nacional Puyehue, Osorno

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Seis casas declaradas Monumentos Históricos ya son un aporte incalculable para el patrimonio de una ciudad. Pero seis casas protegidas que conforman un barrio cultural con la mayor herencia arquitectónica de la colonización alemana del siglo XIX en el sur de Chile, las convierte en uno de los mayores atractivos históricos de Osorno.

Como esta ciudad de la Región de Los Lagos tiene tantos paisajes que mostrar, también es una muy buena recomendación no quedarse sólo en la ciudad y recorrer sus alrededores. A 80 kilómetros hacia la cordillera está uno de sus grandes patrimonios naturales, el Parque Nacional Puyehue. En sus 107 mil hectáreas protegidas por la Unesco hay hermosas cascadas y senderos que hacen más entretenida una visita a Osorno.

La histórica calle Rotemburgo

Centro Cultural Sofía Hott en la Casa Enrique Schüller. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana

Después de visitar la Plaza de Armas de Osorno, se puede seguir caminando por la calle Juan Mackenna, una de las principales avenidas de la ciudad que mantiene un conjunto único de casas que construyeron los primeros inmigrantes alemanes que llegaron a Osorno a partir de 1846, luego que el gobierno lanzara un plan de poblamiento del sur de Chile.

Como la mayoría de ellos zarpó desde el puerto de Rotemburgo, el tramo donde están las emblemáticas casas, entre las calles Lord Cochrane y Ramón Freire, también se conoce como la calle Rotemburgo.

Mientras se recorre esta calle, que se ha vuelto un paseo tradicional del centro, se descubre la historia familiar que rodea el origen de estas seis casas, las que se declararon Monumento Histórico en 1983 y llevan el apellido de los primeros dueños que vivieron en cada una de ellas.

Casa Conrado Stückrath. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

La primera casa se construyó en 1882 en la actual esquina de las calles Mackenna y Freire y perteneció a los alemanes Conrado Stückrath y Ana Bárbara Pfeil, quienes llegaron a Chile junto a sus sietes hijos, los que también levantaron sus casas en esta calle. Como Conrado era un artesano de la madera, eligió este material para construir su casa.

Hoy la Casa Conrado Stückrath es considerada una de las construcciones más antiguas de Osorno y en su tiempo rompió todos los esquemas al incluir un corredor en su entrada que se junta con la vereda. Como ya no es una casa residencial, se puede conocer su interior que se dividió en una zapatería y en el restaurant “La Parrilla de Pepe”.

Justo al lado está la Casa Federico Stückrath, propiedad de uno de los hijos del matrimonio Stückrath, quien la construyó en 1890. Durante décadas la casa se mantuvo en la familia, posteriormente se arrendó y en 1971 volvió a manos de Margot Stückrath, nieta de Federico y una de las últimas herederas.

Casa Federico Stückrath. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

En ese mismo año su actual dueña inauguró la tienda Alta Artesanía, la que tiene a la venta carteras y cinturones de cuero, muebles, pájaros tallados en madera y loza con detalles de la cultura alemana.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Siguiendo el recorrido por esta calle, se encuentra la Casa Germán Stückrath, quien fue hermano de Conrado y la edificó en 1884. Si bien es ocupada por privados, de igual forma sus oficinas se pueden visitar. Uno de los aspectos de esta casa que más destaca es el balcón que tiene en su entrada.

La Casa Sürber y la Casa Mohr Pérez son dos construcciones que dejaron atrás su pasado como casas familiares y en cada una de ellas hoy funcionan restaurantes. Así, en la primera casa, está el restaurant Donde el Gringo que ofrece parrilladas y el Café Jethro. En cambio, en la Casa Mohr, la que está más cerca de la Plaza de Armas y más parece ser un edificio que una casa, hay un restaurant de sushi.

Casa Sürber. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Centro Cultural Sofía Hott: Arte, historia y un café en el mismo lugar

Centro Cultural Sofía Hott. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Una de las casas que más llama la atención desde la avenida Juan Mackenna por lo imponente de su tamaño y por los detalles de su fachada que la diferencian de las demás es el Centro Cultural Sofía Hott, creado en la Casa Enrique Schüller. Ésta fue la última de las casas patrimoniales que se levantó en esta calle. Fue construida 1923 por el ingeniero Enrique Schüller, primo de Conrado Stückrath.

Once años después la compró el matrimonio compuesto por Manuel Narbona y Sofía Hott, quien estudió en el Instituto Alemán de Osorno y decidió traspasar su casa en 2004 a su ex colegio para que abriera sus puertas al público como un Centro Cultural.

Hoy en día se ha convertido en uno de los espacios culturales más importantes de la ciudad, lo que ha sido posible por su cercanía con el centro histórico de Osorno. En este centro cultural se pueden ver exposiciones de artistas locales que se distribuyen en todos los rincones de la casa, desde el hall hasta el segundo piso. También se puede conocer la réplica de una sala de clases del Instituto Alemán o tomar un taller de patchwork, ya que es el único lugar de Osorno en donde se dan clases de este tipo.

Centro Cultural Sofía Hott en la Casa Enrique Schüller. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Si se quiere comer en un ambiente más hogareño y tranquilo, lo mejor es al Café Kunst & Kafee. Inaugurado en 2013 y atendido por su familia, es un acogedor espacio de la casa en donde venden ensaladas preparadas con recetas de la India y se puede disfrutar de los típicos kuchenes alemanes mientras se leen frases de reconocidos escritores, como Antoine de Saint-Exupéry y Nicanor Parra, que están escritas en las pizarras que adornan el lugar.

Kunst Kaffee en Centro Cultural Sofía Hott. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

A pesar que el café parece ser un mundo por sí mismo dentro del Centro Cultural, recoge parte de la historia de la casa a través de detalles como sus sillas con los nombres de quienes ayudaron a Sofía Hott a convertir su residencia en el lugar que es hoy.

Pueblito Artesanal de Osorno

Pueblito Artesanal de Osorno. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana

Frente a la Casa Conrado Stückrath, la primera que se construyó en la avenida Mackenna, está el Centro de Artesanía Local, más conocido como “el pueblito”, el único centro comercial de su tipo en la ciudad que tiene a la venta una gran variedad de artesanías, que se siguen haciendo a mano con métodos tradicionales hechas con los materiales típicos del sur de Chile, como cueros, lanas y maderas y que hacen referencia a los símbolos de Osorno, como la Catedral San Mateo, los lagos, las vacas y los volcanes.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana

El edificio de madera en donde está el pueblito se construyó hace más de diez años y es muy fácil de reconocer, porque mantiene un aspecto parecido al de las casas patrimoniales que están en la misma avenida, lo que incluso hace que cuando se pasa por primera vez por aquí se confunda con una de ellas.

Parque Nacional Puyehue

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Las sorpresas de Osorno no sólo se concentran en la ciudad, sino que también están en sus alrededores, sobre todo en el Parque Nacional Puyehue, creado en 1941 y que junto al Parque Nacional Vicente Pérez Rosales están protegidos por la Unesco por conformar una Reserva de la Biósfera.

Desde que uno va hacia este parque por la Ruta Internacional CH 215, la que conecta Osorno con la ciudad argentina de Bariloche, ve las mejores postales del patrimonio natural de la región con el volcán Casablanca de fondo y las vacas que llenan los campos que están en un costado del camino.

En el kilómetro 76 de la ruta, en donde está el Hotel Termas de Puyehue, hay un desvío de cuatro kilómetros para llegar a Aguas Calientes, uno de los tres sectores que integran el parque que en total tiene 107 mil hectáreas.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

En este sector están los principales servicios del parque, como un Centro de Información Ambiental atendido por un guarda parques de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), un hotel, un restaurant y tiendas de artesanías, por lo que es para muchos el principal acceso a los bosques. Aquí también se puede disfrutar de una piscina con aguas termales del Río Chaleufu, la que es uno de los atractivos más visitados del parque.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Si se quiere tener una experiencia más aventurera, el sendero El Pionero es una de las mejores opciones en Aguas Calientes, porque permite tener una vista desde el punto más alto de este sector del parque. En una caminata de 3,6 kilómetros entre los árboles y por un camino que en algunas partes tiene escaleras de madera y que en otras sólo está marcado por las raíces de los árboles, se pueden ver enormes árboles.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

A medida que se avanza, subir el cerro se vuelve un desafío, pero al llegar a la cumbre la vista es por lejos la mejor recompensa. Desde aquí se pueden ver todas las instalaciones de Aguas Calientes, el Lago Puyehue y los cerros llenos de árboles que dan paso a la Cordillera de los Andes.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Al volver a la Ruta Internacional CH 215 se puede seguir 22 kilómetros en dirección hacia Argentina y llegar a Anticura, en donde hay hermosas cascadas entre la vegetación. Llegar a estos puntos es muy fácil, siendo el Salto Río Anticura el más accesible al que desde un estacionamiento se puede llegar por plataformas peatonales construidas en un costado del río.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Hacia el otro lado está el sendero El Pudú el que lleva a una cascada del mismo nombre por un camino de tierra de dos kilómetros. Durante el camino hay que pasar por un puente colgante sobre el Río Anticura, lo que le da aún más emoción a la caminata que termina en un mirador frente a la caída de agua. Éste es un buen lugar para descansar y contemplar el paisaje único de este parque.

© Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Hay que ver: En la réplica de una sala de clases de principios del siglo XX que está el Centro Cultural Sofía Hott, hay un cuadro de 1923 que muestra a quien fue la dueña de la casa en una de sus clases en el Instituto Alemán de Osorno.

Ubicaciones, horarios y entradas

* Todos los lugares tienen entrada liberada.

Calle Rotemburgo: Av. Juan Mackenna, entre Lord Cochrane y Ramón Freire, a dos cuadras al este de la Plaza de Armas de Osorno.

– Casa de Conrado Stückrath: Av. Juan Mackenna 1095.
– Casa de Germán Stückrath: Av. Juan Mackenna 1047.
– Casa de Federico Stückrath: Av. Juan Mackenna 1069 – 1071.
– Casa Mohr Pérez: Av. Juan Mackenna 939.
– Casa Sürber: Av. Juan Mackenna 1031.
– Centro Cultural Sofía Hott / Casa de Enrique Schüller: Av. Juan Mackenna 1011.

Centro de Artesanía Local: Av. Juan Mackenna 1113, esquina de Ramón Freire. Abierto de lunes a domingo, entre las 10 y las 20.30 hrs.

Parque Nacional Puyehue: A 80 kilómetros al este de Osorno, por la Ruta Internacional CH 215 que conecta con Bariloche (Argentina).
– Hotel Termas de Puyehue: Kilómetro 76 de la Ruta Internacional CH 215.