Proyecto Urbano: Olympic Sculpture Park, unir ciudad con costa

Benjamin Benschneider

Arquitectos: Weiss/Manfredi Architecture/Landscape/Urbanism
Ubicación: Seattle, Washington, Estados Unidos
Fecha de ejecución: 2001-2007

Este proyecto se localiza en lo que alguna vez fue el último frente costero sin desarrollar del centro de Seattle. Éste pertenecía a la compañía petrolera Unocal, que abandonó el sitio en los años 70 y dejó el gran paño industrial contaminado. No fue hasta mediados de los ’90 en que el Museo de Arte de Seattle propuso la idea de un museo a cielo abierto que se sumara a la escasa cantidad de parques en el centro de la ciudad y aprovechara este paño con acceso a la costa.

Fuente: weissmanfredi.com

En este sentido, el principal desafío de este museo era dar continuidad entre ciudad y costa con el gran obstáculo de líneas de infraestructura de transportes entre medio (una línea férrea de 3 carriles y una avenida). Otros desafíos importantes consistían en descontaminar más de 120.000 toneladas de suelo contaminado del paño ex industrial, reconstituir el borde costero abandonado y salvar la diferencia de nivel de 12 metros entre la calle principal y la costa.

La oficina Weiss Manfredi se encarga del proyecto de 36.000 metros cuadrados desde 2001 hasta su inauguración en enero del 2007, y su manera de abordarlo se puede leer como si se hubieran aproximado a las dificultades como oportunidades de darle una morfología fluida y continua al parque. Según la memoria del proyecto, “el diseño crea un paisaje continuo construido para el arte, forma una plataforma verde con forma de Z ininterrumpida, y desciende 40 pies desde la ciudad hacia el agua, capitalizando en vistas del skyline y Elliot Bay y alzándose sobre la infraestructura existente para reconectar el casco urbano con el waterfront revitalizado”.

De esta manera, mirando rápidamente el proyecto se pueden recoger 3 estrategias principales. Primero, el proyecto busca reestablecer el terreno natural a través de un parque topológicamente diverso y con pendientes suaves que permitan atravesar las líneas de ferrocarriles y la avenida de forma fácil para el visitante. Segundo, este cruce de las líneas de transporte se logra construyendo una plataforma en forma de Z. Esta forma zigzagueante, además de permitir “saltar” sobre las líneas, permite, por un lado, una especie de cabezales para generar miradores con vistas distintas, y, por otro lado, permite dividir el proyecto en 3 partes con zonas vegetacionales diferentes. Tercero, el borde costero, desaprovechado y abandonado en un principio, fue rediseñado para dar una entrada de libre acceso al parque por la costa y crear una continuidad en la playa que antes no existía. Por el lado de la ciudad, el parque recibe a los visitantes con un pabellón de exhibiciones de 1600m2.

Fuente: weissmanfredi.com

Este proyecto, además de tratarse de reconversión de paños industriales, es un referente paradigmático de cómo crear espacio público en relación a infraestructuras de transporte. Y, en este sentido, su planteamiento no es al azar: hoy en día la manera de conectar distintas áreas que quedaron divididas por carreteras o vías férreas es un problema creciente (especialmente en Santiago), y referentes como estos nos ayudan a sacar observaciones en cuanto a volver a unir lugares con condición de borde con los centros urbanos. En Santiago tenemos el ejemplo del río Mapocho, con Costanera Norte a un lado, que en algunos sectores no representa mayor obstáculo entre ciudad y río por estar construido en trinchera, pero que en gran parte de su trayecto se convierte en una barrera entre borde de río y ciudad, y Costanera Sur hacia el otro, actualmente en construcción, confirmando la absoluta desconexión del río.

En este sentido lo ideal es planificar estratégicamente el trazado de estas infraestructuras de transporte. No obstante, en el caso que esa planificación no se haya dado, debiéramos tener herramientas para resolver, en parte, la accesibilidad y conectividad interrumpidas por éstas. Frente a esto debiéramos recoger lecturas de proyectos de este tipo para asegurar el acceso a bordes costeros, fluviales y otros de propiedad pública.