“Pabellón de Pallets”: Ciudadanos logran regenerar un nuevo espacio público en Nueva Zelanda

© Christchurch City Libraries, Flickr

A principios de diciembre del año pasado se construyó en una zona vacía de Christchurch (Nueva Zelanda), un espacio público para realizar conciertos y eventos abiertos a la gente, además de tener cafeterías. Inicialmente estaba programado que funcionara durante seis meses, es decir, hasta mayo de este año, pero gracias a que demostró que era capaz de reactivar un espacio urbano y a una campaña de crowdfunding por parte de las personas que no querían su cierre, estará abierto durante un año más.

Lo que hace llamativo este lugar para las personas, llamado “Pabellón de Pallets”, no sólo se basa en su gestión comunitaria, sino que también pasa por los materiales de construcción sustentables que se usaron. Hecho con más de 3.000 pallets de madera que fueron reutilizados y con la ayuda de 250 voluntarios, el pabellón no sólo funciona como un centro comunitario al aire libre, sino que también como un jardín en medio de la ciudad.

A continuación más info y fotos del pabellón.

La organización que desarrolló este proyecto es Gap Filler, un grupo neozelandés que se dedica a regenerar espacios que quedaron abandonados luego de algún desastre natural o porque simplemente no se inició un nuevo proyecto en el lugar, con el fin de demostrar que los espacios pueden ser ocupados, temporalmente, de una forma creativa para y por las personas.

© kebabette, Flickr

Si bien la idea central del grupo es que las ocupaciones sean temporales para expresar que no son necesarias grandes construcciones para que una ciudad se desarrolle, éste caso en Nueva Zelanda va un paso más adelante al querer convertirse en un lugar definitivo.

Como consecuencia de la falta de centros culturales y teatros que se derrumbaron con los terremotos que han ocurrido en Christchurch, y para reconectar la calle Victoria con la plaza del mismo nombre, el pabellón parecía ser la mejor opción que además servía para que las personas compartan y participen en torno a actividades culturales.

© Jocey K, Flickr

Los organizadores lograron conseguir equipos de audio e iluminación para poder desarrollar todas las actividades artísticas, ferias libres y distintos espectáculos. Todo iban bien, hasta que se acercaba la fecha tope de uso del espacio, por lo que decidieron crear una campaña de crowfunding que tenía como objetivo reunir US$25.000 y evitar así su desmantelamiento. Sin embargo, en una reunión del Concejo de la ciudad, se decidió que si el espacio iba a permanecer abierto a las personas, debía cumplir con requisitos de seguridad, ya que el pabellón es un verdadero edificio.

© kebabette, Flickr

De esta forma, decidieron aumentar el monto a US$80.000, cantidad que lograron reunir en 30 días gracias a las donaciones de los habitantes de Christchurch y de otras ciudades de Nueva Zelanda, incluyendo algunas extranjeras.

Con este monto, los organizadores explican que lo destinarán a mejorar la seguridad del Pabellón de Pallets, a construir baños públicos y a costear el mantenimiento eléctrico y de limpieza del lugar.

© Christchurch City Libraries, Flickr

En caso que este monto no sea suficiente para un año de funcionamiento, Gap Filler decidió que un día de la semana se destinará el espacio a organizaciones que para ocupar el lugar deberán pagar un monto.

Este caso es un ejemplo de regeneración urbana gracias a la participación de los propios vecinos del lugar, quienes le demostraron a las autoridades, a través del uso constante del pabellón, que funciona como un verdadero espacio público que no había sido considerado en un programa público.

© Schwede66, Wikimedia Commons

Intervenciones de este tipo usando pallets ya se han hecho en otros lados, como “Urban Coffee Farm and Brew Bar”, que se realizó a principios de este año en Melbourne, Australia.

El siguiente video fue grabado por una cámara instalada en el casino de Christchurch y muestra el proceso de construcción del pabellón.

YouTube Preview Image