Guía Urbana de Chile: Centro Histórico, La Recova y Borde Costero de La Serena

Como la segunda ciudad más antigua de Chile y la capital de la región de Coquimbo, La Serena guarda una rica historia arquitectónica y urbana que la han convertido en uno de los centros patrimoniales y turísticos más importantes del Norte Chico. En el centro de la ciudad los edificios neo-coloniales de color blanco y rojo, numerosas iglesias de piedra y la clásica Recova son los elegantes protagonistas de la Zona Típica Urbana más grande del país y, por qué no decirlo, una de las mejores conservadas también.

Un claro ejemplo de que modernidad y patrimonio pueden convivir es el Museo al Aire Libre de la Av. Francisco de Aguirre, el cual conecta el centro histórico con una cara más actual y dinámica de La Serena donde ésta se luce como ciudad-balneario desde el Faro Monumental hasta la caleta de pescadores en el sector de Peñuelas.

La riqueza urbana del Centro Histórico

Entre las calles Pedro Pablo Muñoz, Castro Justo Donoso, Cirujano Videla y Amunátegui, el Centro Histórico de La Serena se extiende por 170 hectáreas -unas 100 cuadras más o menos- de calles de baldosas, semi-peatonales, tranquilas y limpias. Sin embargo, en sus inicios la mayoría de las casas eran de adobe con techos de paja y tejas, hasta que la explotación de minerales atrajo a los ingleses durante el siglo XIX y, con ellos, la arquitectura de la ciudad vivió un auge gracias a la diversidad de estilos y gran inversión. Esto sumado a la iniciativa urbana del Plan Serena que llevó a cabo el presidente González Videla durante los años ‘50, transformaron al Centro Histórico en un atractivo turístico hasta el día de hoy. Además, el legado de su historia ha dejado en la ciudad un total de 17 Monumentos Nacionales y hermosas iglesias de piedra caliza del tiempo de la Colonia.

Los orígenes de La Serena tienen lugar tres años después de la fundación de Santiago, cuando en 1544 Pedro de Valdivia ordenó al capitán Juan Bohón fundar la segunda ciudad de Chile y nombrarla en recuerdo de su ciudad natal. La idea era facilitar la comunicación por tierra y mar con el vecino Perú, pero cinco años después los indígenas que veían amenazado su territorio incendiaron y destruyeron el pueblo y dieron muerte a muchos españoles, entre ellos, Bohón.

Calles del Centro Histórico de La Serena.

Plaza de Armas

Después de este episodio, el 26 de agosto de 1549 Francisco de Aguirre re-fundó la ciudad en el lugar donde hoy está la Plaza de Armas, con el nombre de San Bartolomé de La Serena. Los paseos amplios y despejados, los árboles frondosos de distintas especies, la pileta de piedra esculpida por Samuel Román (Premio Nacional del Arte, 1964) y la pérgola donada por la Colonia Siria-Libanesa en 1945, hacen que este sea el lugar perfecto para comenzar el recorrido por la Zona Típica.

Pileta y Catedral de la Plaza de Armas.

Municipalidad y Tribunales de Justicia

Al costado este de la Plaza de Armas, una de las postales urbanas más representativas de La Serena se impone en la esquina de las calles Prat con Los Carrera. El edificio que comparten la Municipalidad y los Tribunales de Justicia es Monumento Nacional y está construido en el mismo lugar donde comenzó a funcionar el Cabildo el día que De Aguirre re-fundó la ciudad. Fue diseñado por Enrique Benavente en 1937 y destaca por la elegancia de sus detalles y el escudo de su fachada que se usaba en los enfrentamientos contra los piratas. Durante la semana cualquiera puede entrar a conocer el bello patio interior y algunos salones.

Edificio de la I. Municipalidad de La Serena, Monumento Nacional.

El legado del Plan Serena

Entre 1946 y 1952 se llevó a cabo una verdadera revolución urbana cuando el entonces presidente Gabriel González Videla, quien por ser serenense de nacimiento y habiéndose inspirado en la planificación de París, impulsó el “Plan Serena”, cuyo objetivo principal era crear un centro de desarrollo económico que descentralizara la actividad del país que se concentraba en Santiago. De esta manera, un millón y medio de pesos de la época fueron destinados a la recuperación de espacios públicos, la restauración del Casco Histórico, la construcción de más de 20 establecimientos educacionales, del edificio de la Intendencia, del Municipio, el Banco Central, la Estación de Ferrocarriles, el Parque Pedro de Valdivia y el Museo al Aire Libre (Av. Francisco de Aguirre), entre muchos otros.

Publicaciones en libros y diarios de la época sobre el Plan Serena.

Actualmente, el Museo Histórico Regional Presidente Gabriel González Videla cuenta con más de 3.500 piezas que corresponden a la vida y obra del Presidente, a la historia de la región de Coquimbo y a vastas colecciones de obras de arte. Además, el edificio del museo destaca por ser una gran casa construida de adobe y por haber sido el hogar de González Videla entre 1927 y 1973.

Exhibición de objetos personales y trajes usados por el presidente González Videla.

La Recova

Dicen que quien no ha ido a La Recova no conoce realmente La Serena. Así de obligado es el paso por este tradicional centro comercial y turístico que da vida al centro hace más de un siglo. Sus inicios se remontan a 1795 cuando el gobernador Ambrosio O’Higgins ideó la construcción de un mercado higiénico y barato. La idea sólo se concretó casi cincuenta años después con los reglamentos de La Recova y en 1876 con la construcción del edificio original que fue remodelado en 1930, pero demolido tras el terremoto de 1975. Así, finalmente en 1981 se levantó el edificio que conocemos hoy y que destaca por su arquitectura inspirada en el estilo del Plan Serena.

Fachada de La Recova.

Hoy en día, frente a la entrada principal de La Recova -en calle Cienfuegos con Prat- hay una explanada con juegos de agua y locales donde se pueden encontrar artesanías de mimbre, cactus y cestería decorada con motivos diaguitas, entre otras cosas. Ya en los dos patios interiores y los pasillos del primer piso abundan las papayas al jugo y confitadas, muñecas de trapo, productos de lana de alpaca, joyas hechas de lapislázuli, oro y plata, además de souvenirs con las imágenes del Faro o la Cruz del III Milenio de Coquimbo.

El segundo piso está dividido en dos sectores. En uno se concentran tiendas de reparaciones, servicios técnicos y peluquerías, principalmente, y en el otro están los restaurantes que ofrecen sabores típicos de la zona.

Patio interior de La Recova.

La ciudad de los campanarios

29 iglesias –cinco de ellas Monumentos Nacionales- hacen que La Serena sea conocida también como “La Ciudad de los Campanarios”. Sin duda, la más relevante es la Catedral ubicada frente a la Plaza de Armas, que destaca por su estilo neo-clásico, techumbre de madera y hermosos vitrales. Sus primeros intentos de construcción comenzaron en 1633 y el edificio actual data de 1844.

Uno de los vitrales al interior de la Catedral.

Construida en 1585, la Iglesia San Francisco es considerada uno de los testimonios más importantes de la Colonia por su antigüedad y conservación arquitectónica, ya que fue la única de la ciudad que sobrevivió al incendio del pirata Sharp en 1680. Está ubicada en la calle Eduardo de la Barra esquina Balmaceda.

Iglesia San Francisco.

Finalmente, la Iglesia de Santo Domingo data de 1613, y desde la calle Cordovez esquina Av. Pedro Pablo Muñoz, resalta por la belleza de su campanario de estilo ecléctico construido en la segunda mitad del siglo XIX.

Campanario de la Iglesia Santo Domingo.

Museo al Aire Libre y Parque Pedro de Valdivia

A lo largo de 2 kilómetros, la Av. Francisco de Aguirre –o La Alameda- es la entrada principal a la ciudad. Comienza en la esquina con Balmaceda, donde está una portada de mármol donada en 1910 y termina en el borde costero, con el Faro Monumental.

Este paseo acompañado de plátanos orientales, álamos y acacias fue construido en 1855 cuando la quebrada se transformó en paseo público. Producto del Plan Serena, el reconocido arquitecto y paisajista Oscar Prager remozó el bandejón central con 34 esculturas; algunas originales y otras réplicas de obras griegas. Además, dentro de este Museo al Aire Libre está la Avenida de los Poetas creada en la década de los ’70, donde hay 14 bustos de artistas destacados de la región como Gabriela Mistral, Víctor Domingo Silva y Manuel Magallanes Moure.

El Museo al Aire Libre de la Avenida Francisco de Aguirre.

Otros lugares para pasear y disfrutar con amigos y la familia son el Parque Pedro de Valdivia, donde hay un mini zoológico (algunos animales andan libres en el parque), canchas de fútbol, rugby, básquetbol, zona de picnic y juegos infantiles y senderos. Este parque también fue obra del Plan Serena y años más tarde se dividió para construir el Jardín Japonés; otro recomendable de La Serena.

Algunas ovejas del mini zoológico paseando por el Parque Pedro de Valdivia.

El clásico Faro Monumental

Construido entre 1948 y 1950 como parte del Plan Serena, el Faro Monumental no es solo la postal por excelencia de La Serena, sino también el hito que resalta el inicio de la Av. Francisco de Aguirre hacia el este y de la Avenida del Mar hacia el sur.

El Faro Monumental de La Serena.

Las playas de La Serena

Desde este lugar hasta el sector de Peñuelas (límite con Coquimbo) hay seis kilómetros de uno de los Bordes Costeros favoritos en el país para disfrutar de la ciudad y el mar al mismo tiempo. Cada mañana, La Serena se levanta con la neblina o camanchaca típica de la costa norteña, pero ya al medio día el sol aparece radiante sobre las arenas blancas que caracterizan a las playas –de norte a sur- Los Fuertes, Mansa, Playa Blanca, La Barca, Cuatro Esquinas, La Marina, El Pescador, El Corsario, Hipocampo y Las Gaviotas. Finalmente, en el sector de Peñuelas donde La Serena limita con Coquimbo, la playa Canto del Agua tiene una pequeña y linda caleta de pescadores artesanales donde se sacan las machas y el pescado que se vende en los restaurantes cercanos, en Coquimbo, Valparaíso y Santiago.

El Borde Costero en el sector de Peñuelas.

Además, a solo cinco minutos del Centro Histórico, la Av. del Mar es reconocida por su amplia oferta de alojamiento (desde campings hasta hoteles cinco estrellas), restaurantes que se lucen con sus menús de mariscos y pescados, veredas anchas donde en verano abundan los carros de paseo, una gran ciclovía, un skatepark, arenas limpias y las olas ideales para practicar surf, windsurf o kitesurf.

Skate Park en Peñuelas.

Hay que ver: El estilo ecléctico del campanario de la Iglesia Santo Domingo hace que ésta sea una verdadera belleza arquitectónica y patrimonial que no se puede dejar de visitar si se está en La Serena.

Ubicaciones:

– La Recova: Calle Cienfuegos esquina Cantournet.

– Municipalidad y Tribunales: Calle Los Carrera #351, frente a Plaza de Armas.

– Museo GGV: Calle Matta #495, esquina Cordovez, frente a la Plaza de Armas.

– Parque Pedro de Valdivia: Calle Brasil esquina Ruta 5 Norte.

– Faro Monumental: Av. Francisco de Aguirre esquina v. del Mar.

Horarios:

– La Recova: El edificio abre a las 08:00 hrs. Los puestos abren de 10:00 a 22:00 hrs. de lunes a domingo, incluido feriados.

– Municipalidad y Tribunales de Justicia: El edificio se puede visitar de lunes a viernes de 08:30 a 17:20 hrs, y los sábados de 09:00 a 14:00 hrs.

– Museo GGV: Lunes a viernes de 10:00 a 18:00 horas. Sábado de 10:00 a 13:00 horas. Domingo y festivos cerrado.

– Parque Pedro de Valdivia: Abierto al público todo el año de martes a domingo y los lunes festivos, de 10:00 a 18:00 horas.

– Faro: Abierto de Martes a Domingo entre 10:00 y 18:00 hrs.

Entradas: La entrada general al Museo Gabriel González Videla cuesta $600, excepto los lunes que es gratuito. Las personas mayores de 60 años de edad y estudiantes de educación superior cancelarán el 50 por ciento del valor de la entrada. Además hay otros beneficios que se pueden visitar en el sitio web del museo.