Plataforma Urbana en tu mail

Recibe lo nuevo cada mañana

 
 

Estás en Plataforma Urbana » Ciudades » Haiti, la búsqueda de un proyecto a la medida

21
Feb
2013

Haiti, la búsqueda de un proyecto a la medida

Por Ricardo Toro Dowling

Todo aquel que viaja a Haití con la intención de colaborar regresa desilusionado, impotente y, sobre todo, desesperanzado, convencido pues de que se trata de un país sin solución, sumido en un declive irrefrenable. Conclusiones que resultan comprensibles si se analiza en base a lo que se ve. El desorden, la basura, los escombros, en fin: el caos. Esto es una realidad incómoda para quienes venimos de países ostensiblemente más desarrollados, que entendemos el potencial desaprovechado. La verdad de las cosas es que todos esperan de Haití algo que va más allá de sus posibilidades culturales.

El proyecto que propongo a continuación comprende una aldea de veinte casas ubicadas en la región de Kenscoff, en una localidad rural llamada Demisseau, que se encuentra a quince kilómetros de distancia del centro de Puerto Príncipe, un sector en donde las familias lo perdieron todo y dado su difícil acceso la ayuda humanitaria no llega. Hacer factible nuestra aspiración implicaba diseñar con lo mínimo y obtener grandes resultados. Así entonces, junto al arquitecto Cristian Winckler, quisimos idear una fórmula ad hoc al contexto y a la altura del desafío.

Abstrayéndonos del terremoto, sus consecuencias y los proyectos de emergencia, si uno coteja la historia con el contexto actual, resulta evidente que Haití se encuentra hoy en un periodo estable, sin perjuicio que aún requiera ayuda para mejorar infinitos aspectos. Lo que falta no son proyectos, sino que estos sean a la medida.

Así, por ejemplo, si se le ofrece a un haitiano promedio una casa completamente sustentable, gratuita, que le ayude a vivir cómodamente el resto de su corta vida, este aceptaría (lógicamente), sin embargo bastarían sólo dos días para que ya haya desinstalado los paneles solares, las ampolleta y los revestimientos, para luego venderlos en la feria Bombagai un sábado en la mañana. Quedándose únicamente con el techo y los muros, pues, si fuesen de madera, su venta sería muy rentable.

Concentrándonos en la arquitectura, específicamente en la vivienda social, lo que Haití necesita de la ayuda internacional no son grandes soluciones, pero sí proyectos a escala local, que consideren la afilada línea que existe entre la escasez y los excesos, en consecuencia, que se diseñe lo justo, con el propósito y la convicción de entregarles un estándar de vida razonable, no mirando desde la perspectiva extranjera, sino que desde los conocimientos y las capacidades de un lugareño, de modo que sea posible generar un aprendizaje poco invasivo que no altere mayormente sus costumbres.

EL PROYECTO

De un total de dos millones de habitantes en Puerto Príncipe, casi medio millón de personas sigue viviendo en campamentos de refugiados, donde las mayores agravantes son la falta de higiene, de seguridad y de privacidad. Pero la dependencia de recibir suministros, sobre todo de agua para consumo, torna compleja la misión de erradicar los campamentos temporales.La propuesta consiste entonces en entregar lo básico: Techo y Agua, para lograr este objetivo.

Lo primero es diseñar una vivienda unifamiliar vernacular, siempre pensando que la acción pueda ser replicada con mano de obra haitiana. Por esa razón se decide trabajar con bloques de concreto que ellos pueden producir artesanalmente, lo que permite fachadas cerradas y semicerradas, de manera que sea posible administrar la ventilación sin abrir grandes vanos.

Lo segundo es integrar hábitos haitianos optimizados para facilitar la aprobación por parte de la comunidad beneficiada. Normalmente ellos no habitan el interior de sus casas, debido al calor, se ven obligados a pasar gran parte del día bajo un árbol o, en casos privilegiados, en el porche. En circunstancias que este es el espacio que se quiso potenciar, más que en un lugar externo, se replantea como un lugar intermedio, flexible, cubierto y ventilado, área común que cumple indistintamente la función de estar, comedor, terraza o living.

Por último, abastecer permanentemente de agua para consumo, mediante unmétodo económico que no requiera mantención. Se trata de un sistema de captación de aguas pluviales a través del techo (SCAPT) cuyo tanque de almacenaje está al interior de la vivienda, esto permite conectar baños y cocina a una red interna de agua obtenida de las lluvias, lo que ayudará a mejorar los índices de higiene evitando enfermedades y muertes por contagios, y ganar privacidad para disminuir la tasa de violación y embarazos en zonas marginales.

En definitiva, se construirá una aldea en un lugar donde la principal actividad económica es la agricultura, con la cual se pretende fomentar una vida en comunidad, estrategia que ha tenido óptimos resultados en proyectos ideado para la ciudad. En este caso, en el campo, se subsanará la escases de vivienda evitando viajes de hasta diez kilómetros para obtener agua, entregando una casa a modo de herramienta que también les permitirá regar en épocas de sequía, creando así una localidad autosuficiente.

Thumb up Thumb down 0
Oil for Shelter dice:
avatar

Oil for Shelter. Una tecnología de la industria petrolera y del abastecimiento de agua. Tubos ligeros de resina polyester re-forzado de fibra de vidrio con arena como relleno en el interior con diámetros hasta 4 m están cavado approx. 1 m de profundidad en el suelo.
Las aperturas para puerta y ventas se cortan y reutilizan. El techo es construido de half-pipes recogen el agua de lluvia. Más informaciones y fotos en nuestra página Facebook.

Responder
# Febrero 26, 2013 a las 06:57
 
Thumb up Thumb down +1
Alvaro dice:
avatar

Al ver proyectos como éste, la verdad, se desvanece cualquier esperanza de real superación de la pobreza y la marginalidad, y mas aún, queda de manifiesto que el mundo técnico con estas propuestas mesiánicas y que rayan en la egolatría, está cada vez mas alejado del mundo real. Primeramente, se parte de supuestos totalmente discutibles; se asume que por el hecho de que el haitiano desarmaría su “vivienda sustentable” para venderla por partes en el mercado, hay que entregarle una solución supuestamente adaptada a sus necesidades, en donde es discutible hasta la chapa de “vernácula”. Yo me pregunto qué tiene de vernáculo una vivienda cúbica que mas parece una jaula high-tech para almacenar lo que queda de “corta vida” de haitianos, mas que una real vivienda que entregue dignidad a sus habitantes.
Los casos mas recurrentes en dónde he visto que efectivamente el haitiano reduce la vivienda entregada en una feria libre, es cuando algunos técnicos-empresarios, mas interesados en ingresar sus productos a un nuevo mercado, que dar una real solución, entregan viviendas de lata en una isla con una temperatura promedio de 30 grados y un alto procentaje de humedad.
Por otro lado, junto con trabajar con bloques hechos artesanalmente, se requiere entregar instructivos a estos artesanos, para mejorar las dosificaciones y transformarlos en materiales confiables ante un sismo. Junto con el material mismo, se requiere re-estudiar realmente la forma de construcción, yo me pregunto si el colega en sus visitas a Haití, a visto que los haitianos han ejecutado anteriormente muros con bloques desplazados creando esta permeabilidad que tanto mejoraría la ventilación de los recintos (esperando que no sean los dormitorios por privacidad). La pregunta que aparece, es cómo se confinan estos muros con bloques desplazados? Sabrá el autor, que muchos de estos muros genialmente creado por los haitianos se vaciaron completamente durante el terremoto por ausencia de escalerillas, tensores y por no estar realmente confinados en pilares y cadenas?

En fin, personalmente, creo que el error de fondo en este tipo de propuestas, es creer que la urgencia y la inmediatez, justifica estas soluciones específicamente orientadas a “pobres”, que no hacen mas que perpetuar su situación mas que sacarlas de ésta. Ejemplos en nuestro país y continente sobran.
Por último, para todos aquellos que regresan “desilusionado, impotente y, sobre todo, desesperanzado, convencido pues de que se trata de un país sin solución, sumido en un declive irrefrenable”, quiero compartir que proyectos de gran envergadura, de estandar internacional, se están ejecutando en Haití, en muchos ámbitos, particularmente en el educacional que es en el cual trabajo.

La pobreza jamás se acabará mientras sigamos entregando casas para pobres, y las personas seguirán siendo tratados de manera diferenciada en cuanto a dignidad y reconocimiento, mientras sigamos entregando y proponiendo soluciones “a la medida” de la pobreza.

Si desean tener mas información de lo que estamos realizando en Haití, les invito a escribirme a mi correo electrónico o visitar mi página web.

Saludos,

Responder
# Febrero 26, 2013 a las 09:26
 
    Thumb up Thumb down +1
    gamaniel dice:
    avatar

    Estimado, primero quiero felicitarlo por su importante aporte al pueblo de Haití, además que desde mi punto de vista la educación es el pilar principal que sacará a la larga a este país de su situación, y personas como usted son los héroes que se necesitan para este fin.
    Por lo demás yo me presento como un voluntario para la estabilización de este país a través de las naciones unidas y actualmente formo parte de la seguridad militar de este país. Soy chileno y esta es la segunda vez que me encuentro acá. Pero en esta oportunidad siendo un profesional de la construcción en mi país, además como soldado me siento comprometido con esta causa. yo he visto el talento y la fineza con que trabajan la construcción los haitianos en mis innumerables patrullas tanto en áreas urbanas y rurales y no dejo de impresionarme por sus habilidades mal aprovechadas por sus autoridades, y tomando el hecho de que usted es un profesional de la educación, que además recalco que es el único camino de su desarrollo, dicho sea de paso me parece urgentemente necesario profesionalizar a los haitianos en el área (la construcción) y mi propuesta es con respecto a ese campo de desarrollo, ya que una vivienda bien hecha dará dignidad y seguridad a sus habitantes e incentivara su desarrollo como personas. Los haitianos son personas luchadoras, respetuosas y se interesan mucho en aprender y con sus habilidades bien desarrolladas estoy seguro que lograran muchas cosas. Solo faltan personas como usted y como yo que nos dispongamos a hacer algo por ellos.
    Esperando un comentario de su parte se despide atentamente:
    Gamaniel

    # Julio 26, 2013 a las 19:12
     
Thumb up Thumb down +2
Pedro dice:
avatar

Alvaro, conjuntos habitacionales entregados gratuitamente se han revendido o están abandonados justamente por su “gran envergadura” y por tener “estándares internacionales”, ejemplo de esto es lo que pasa en las cercanías de Canaán. Tu forma de debate (poco constructivo por cierto) se enreda cuando tus opiniones vienen del ámbito educacional y no del de la vivienda social, que es totalmente otra escala, otros requisitos y sin dudar, otro presupuesto.

No entraría a desarmar una propuesta, de la cual se entrega poca información, para hacer propaganda sucia y poco solidaria a propuestas personales ¿no te parece eso ególatra en si mismo?

A mi me parece un proyecto muy interesante, que rescata los métodos “genialmente creados por haitianos” (por ende algo de vernáculo tiene la vivienda) para generar una casa de mucho mayor estándar que las que se podrían encontrar en la ciudad misma. No conozco Demisseau pero si otros pueblos lejanos y creo no haber visto viviendas sociales de esta calidad.

A defensa del autor, quiero creer que piensa los proyectos con la misma responsabilidad que Alvaro, por lo tanto, tomando en cuenta que ahora Haití es una país sísmico, la vivienda debiese contar con proyectos de cálculo que responderían eficientemente a los sismos haitianos.

La pobreza jamás se acabará, al menos no mientras yo esté vivo, por lo tanto entregarle viviendas más dignas a las personas que no tienen recursos para obtener viviendas de estándares internacionales no me parece tan histéricamente desenfrenado. Por lo demás el título habla de una búsqueda y no de una respuesta certera. Mantener vivo el tema Haití en la arquitectura es de gran importancia ya que los medios lo olvidaron por completo.

PD: Álvaro, podría dejar tu página web

Saludos

Responder
# Febrero 26, 2013 a las 19:29
 
    Thumb up Thumb down 0
    Alvaro dice:
    avatar

    Pedro, la reventa o abandono de conjuntos habitacionales entregados gratuitamente no es una novedad, sobre todo en contexto como Haití. El tema de fondo es reflexionar porqué sucede esto, mas allá que mencionarlo como un antecedente para una propuesta de vivienda social. Los casos que yo conozco, responden a problemas de localización, accesibilidad, existencia de redes, habitabilidad en general, mantención, y básicamente, por importar soluciones foráneas que desconcen cualquier forma de local de habitar en donde ni siquiera se conoce a sus potenciales beneficiarios. Desconozo qué porcentaje de las viviendas gratuitas en Haití se entregan con paneles solares o revestimientos (a no ser que sean en materiales prefabricados, otro gran problema), creo que son las menos.

    El uso del bloque de cemento en haití, antes del terremoto tenía diversas formas, y los resultados quedaron catastróficamente a la vista. Tuve la oportunidad de traerme un bloque desde haití para someterlo a ensayes, y desgraciadamente ni siquiera pudo llegar entero. En una escuela que hicimos en un sector denomiado Coupeau, utilizamos bloques hechos en conjunto con los vecinos modificando las dosificaciones, y demostrándoles con hechos porqué deben ocuparse de una forma y no de otra. Estos bloques tienen perforaciones sólo en una de las caras, la base es rellena, las proporciones entre el alto y el ancho sin distintas lo que hace muy dificil pensar en una combinación de distintas formas de uso en mismo muro. El esfuerzo debe estar centrado por lo tanto en mejorar la calidad del bloque y difudir su correcto uso, mas que explorar nuevas disposiciones con fines estéticos y ventajas funcionales discutibles.

    Los que sigo objetando, y espero que se entienda, son los supuestos utilizados – algunos sujetos a interpretación peyorativa – y la forma en cómo se proponen soluciones, que no sólo a mi juicio, sino que que después del resultado tanto en Chile como en numerosos países de región, perpetúan la condición de pobreza, mas que superarla, al entregar soluciones híbridas entre lo emergente y lo definitivo, que terminan mas centrado en lo último.

    Por último, prefiero que me escribas a mi correo solicitándome información en vez de darte la página web para evitar “hacer propaganda sucia y poco solidaria a propuestas personales”.

    [email protected]

    Saludos,

    # Febrero 27, 2013 a las 10:18
     
Thumb up Thumb down 0
Ricardo dice:
avatar

Partiendo por agradecer que se den el tiempo de opinar para profundizar el tema más de lo que permiten mil palabras, me interesa aclarar varios puntos que se prestan para una mala interpretación. Dando por supuesto que la crítica realizada es con el fin de complementar la información más que de desarmar propuestas que, por el hecho de ser de beneficio social, sería incoherente generar conflicto por egos personales.

Estoy completamente de acuerdo con Álvaro de que, con proyectos como estos, no se superará la pobreza, y eso es porque el proyecto tampoco lo pretende, si así fuese sería efectivamente mesiánico. También concuerdo que es egocéntrico, porque soluciona un problema puntual en una zona aislada determinada, por lo tanto, se centra totalmente en si mismo y en las familias que ya están designadas. Lo que no puedo dejar pasar, es que se catalogue en una desorientación idiosincrásica, ya que el resultado arquitectónico es producto de un apego obligatorio a la realidad.

Hechos concretos. Haití es el sexto país más pobre del mundo y el más pobre de Latinoamérica. De los países en condición de pobreza, es el único en el que la economía va en declive, por lo tanto, aspirar a que proyectos como este (o cualquier otro que actúe bajo las limitantes de la arquitectura) resuelvan una problemática que se arrastra de años y que involucra infinitos factores internos, incluyendo la falta de una estructura gubernamental, sería mera soberbia.

El proyecto, solo persigue entregar a una comunidad que está bajo la categoría de extrema pobreza (quisiera subrayar extrema pobreza) una vivienda que no tienen, y que como anexo, recolecta agua lluvia lo que trae consigo muchos privilegios. No se ahonda en este artículo sobre el análisis realizado, los encuentros y la opinión de la comunidad, sobre la condición estructural, ni sobre la composición del conjunto, este es un artículo de opinión, por lo tanto está abierto a discrepancias. En este caso, se abarca el proyecto en términos generales para sustentar la idea.

Para tu tranquilidad Álvaro, hay proyecto de cálculo estructural realizados con estándares chilenos, que indica el confinamiento y las diagonales a respetar en el muro de hormigón trabado. Sé como respondieron esos muros para el terremoto (porque me tocó estar ahí para verlos caer) por lo tanto sería muy irresponsable de mi parte no tomar las precauciones correspondientes. También se cuenta con un manual para la elaboración de bloques de calidad, ya que (estaremos de acuerdo en esto) los que ellos producen artesanalmente sin supervisión se muelen con los dedos. Ahora, si no es de tu gusto personal la jaula high-tech, entramos en una discusión irrelevante de formalidad que no viene al caso.

Hay proyectos (como supongo que son los que participas tu) que manejan otros propósitos y se ejecutan con estándares internacionales, lo que me llena de esperanza y sería muy bueno que aprovecharas este artículo para difundir la información para demostrar la factibilidad de que eso también se hace en Haití. Pero hay otros casos donde, lamentablemente, hay una inmediatez que hacerse cargo. Estas viviendas van un paso más allá de la vivienda de emergencia e intentan entregar una herramienta que colabore en los esfuerzos rutinarios para sobrevivir. Por eso, siempre hablé específicamente de la vivienda social y todas mis opiniones escritas en este artículo están orientadas a esa necesidad.

Saludos

Responder
# Febrero 28, 2013 a las 17:11
 

    Comentar con Facebook»

    Dejar un comentario »

    Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas. Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Gravatar, la que estará asociada a tu email.

     

     
    3072 dias 23017 artículos 88316 comentarios

    ¿Tienes un dato de ciudad?

    Cuéntanos qué está pasando en tu ciudad - contáctanos ahora.

     
     

    No te pierdas una sola novedad de Plataforma Urbana

    Quieres compartir un dato con nosotros? Contáctanos ahora