Como nuestras ciudades nos mantienen solteros (Y porqué eso debe cambiar)

Instalación de BIG en NY para el día de San Valentín 2012

Por Vanessa Quirk, vía Archdaily.com

En 1969, el zoólogo Desmond Morris publicó un libro titulado El zoológico Humano, en el que sostenía que los seres humanos, por naturaleza tribal, no están conectados a vivir en las grandes y concurridas ciudades de hoy:
“Algunas personas llaman a la ciudad una” jungla de asfalto ‘- pero las selvas no son así. Los animales en la selva no están hacinados. Y el hacinamiento es el problema central de la vida urbana moderna. Si quieres buscar animales muy hacinados, hay que ir al zoológico. Y entonces se me ocurrió: La ciudad no es una jungla de cemento – es un zoológico humano “.
Los seres humanos en una ciudad son como animales en un zoológico. Es una afirmación fascinante, una que me llevó a un pensamiento bastante inusual.
Si damos por sentado lo que dice Morris de que la ciudad es esencialmente un zoológico humano, y que, como todos sabemos, es mucho más difícil para los animales emparejarse en cautiverio, entonces – ¿podrían las ciudades realmente limitar nuestra capacidad de amar? A medida que nuestro mundo se vuelve cada vez más urbanizado, ¿será también cada vez más solitario?
¿Hay alguna manera de evitarlo?
Pordría culpa a la gran cantidad de artículos que inundaron mi feed de Twitter en honor del Día de San Valentín, pero parece ser, al menos en la conciencia colectiva, que hay una relación entre las grandes ciudades y la soltería.
Desde la supuesta “tendencia” de las damas de la gran ciudad en busca de amor en los suburbios, la lista del The Daily Beast de las 50 mejores ciudades para el amor (confeccionada, no muy científicamente, al observar matrimonio / tasas de divorcio y la cantidad de bares / restaurantes ) hasta el reciente artículo de Business Insider que indica cuál es la ciudad – estadísticamente hablando – en donde es más probable encontrar el amor (basado en la concentración de género), parece que muchas ciudades no son propicias para emparejarse.

Courtesía de Business Insider

En su artículo escrito para The Atlantic Cities: “¿Está tu ciudad haciéndote soletro?“, Amanda Hess describe su lucha personal para mantener una relación en la extensa ciudad de Los Ángeles, cuando todo había sido tan fácil en Washington DC. Su pregunta es: ¿por qué?

Bueno, para empezar, el tamaño. En el artículo, Hess observa a sus amigos de Nueva York en busca de posibles respuestas. Uno le dice: “las distancias del metro pueden hacer las cosas agotadoras”, es decir que los romances pueden morir fácilmente debido una línea de metro lenta. (¿Cuánto “tiempo  metro” está dispuesto a invertir en una fecha concreta, cuando aparecen muchas otras opciones para aprovechar mejor el tiempo?) “. Otro amigo dice que, gracias al tamaño de Nueva York (y el anonimato que ofrece) ,“la geografía de la ciudad es “más propicia para rupturas”.

Por supuesto, alguien podría afirmar que los neoyorquinos no son más que un montón de corazones fríos que simplemente que prefieren priorizar el dinero o el trabajo sobre el amor … y sin embargo hay un punto en Nueva York que rompe el esquema. En su TEDTalk, el co-fundador del High Line, Robert Hammond, compartió su observación de como el parque elevado afecta a las personas:

“Me di cuenta, justo después de que abrió, de la existencia de muchas personas tomadas de la mano en el High Line. Y me di cuenta de que los neoyorquinos no se dan la mano, simplemente no lo hacen en el espacio público. Pero ya ves que sucede en el High Line, y creo que ese es el poder que el espacio público puede tener para transformar la manera en cómo la gente experimenta su ciudad e interactuan unos con otros “.

YouTube Preview Image

Curiosamente, Hess y las conclusiones de Hammond tienen sentido a la luz de la teoría zoológica de Morris de los seres humanos.

Según Morris, los humanos evolucionaron para vivir en grupos tribales de no más de 150 habitantes, el moderno habitante de la ciudad no puede conceptualizar, ni emocionalmente relacionarse con más gente que eso, y se desvincula de su prójimo, viéndolos como parte del paisaje y no como parte de la “tribu”.

Piense: ¿cuántas personas en peligro – sin hogar, heridos, o de de otra forma vulnerables – pasan junto a usted todos los días en las calles de su ciudad? ¿La gente seguramente le ayudaría si estuvieran en una situación más íntima? El punto de Morris es precisamente ese: la ciudad es un entorno no natural, uno que hace que sea difícil para nosotros formar lazos sociales.

Morris continúa explicando que como seres humanos, nos sentimos mucho más cómodos en lugares más pequeños, en espacios en los que se pueda tener interacciones con gente como nosotros. Afirma que las fronteras – ya sean obvias, como una cerca, o sutiles, como los bordes de una alfombra de picnic – nos permiten relajarnos y conectarnos con los demás. Otra de las claves, según la teoría de Morris, es que en estos espacios no te sientes apretado.

Desde esta perspectiva, no es de extrañar que las personas se sientan más cómodas en Washington DC, una ciudad compacta llena de barrios demarcados y espacios verdes abiertos, o que el espacio verde ofrecido por el High Line, se convierta en uno de los pocos lugares donde los neoyorquinos pueden realmente conectarse y darse la mano.

High Line NYC

Lo que es fascinante para mí, sin embargo, es que la descripción de una ciudad diseñada para el amor – compacta, manejable, con espacios verdes, abiertos y barrios distintos (donde la gente se reúne de acuerdo a sus gustos), es exactamente la definición de una “saludable” ciudad moderna, donde las comunidades pueden prosperar.

Una ciudad diseñada para el amor no es dispersa y poco manejable, pero si compacta y accesible, no es demasiado concurrida y estresante, pero sí abierta y verde, no es anónima y fría, pero sí familiar y orientada a la comunidad. Una ciudad diseñada para el amor no es un zoológico humano, sino un patio de recreo humano, donde podemos respirar libremente y se relacionarnos en un nivel humano.

A medida que nuestro mundo se vuelve cada vez más urbanizado y nuestras ciudades cada vez más grandes, hay que asegurarse de que no sólo diseñar ciudades que amemos, sino que diseñar ciudades que nos permitan amarnos unos a otros. Al final, todo es la misma cosa.