Dos increíbles estacionamientos subterráneos para bicicletas

YouTube Preview Image

El aumento sostenido de la bicicleta como medio de transporte ha repercutido en una demanda creciente de estacionamientos en las calles del país. Sin embargo, la falta de una infraestructura apta ha revelado cómo los ciclistas deben improvisar cada vez que estacionan sus bicicletas en la calle, ya sea amarrándolas a un árbol, un asiento o un poste.

Esta necesidad de contar con estacionamientos adecuados se reflejó en el “Estudio de Oferta y Demanda de Biciestacionamientos en Santiago”, elaborado por Bicicultura, que arrojó que las 2.527 personas de la Región Metropolitana que contestaron, superan notoriamente la capacidad de los 433 estacionamientos detectados en la región por el estudio.

Además, si consideramos que la Encuesta Origen Destino (EOD) realizada el 2010 reveló que el 3% de los viajes diarios que se realizan en Santiago se hacen sobre una bicicleta, claramente esta cifra aumentará para la medición del 2013. Sin embargo, si la medición encargada por el Ministerio de Transportes, se hiciera a nivel nacional este incremento también se reflejaría en el resto del país.

En otros países la falta de estacionamientos para bicicletas ha sido frenado por las autoridades mediante la instalación de novedosos estacionamientos dispuestos en los espacios públicos. A continuación podrás conocer dos increíbles estacionamientos que ya existen en otros lugares: Biceberg y Eco Cycle. Ambos son estacionamientos automáticos y subterráneos para bicicletas que permiten que los ciclistas las guarden desde el nivel de la calle, sin miedo a encontrarse sin su bicicleta al volver.

Después del salto podrás conocer cómo funcionan.

Eco Cycle

©oleomiswebs; vía Flickr

En Japón, la firma Giken diseñó Eco Cycle, un estacionamiento que funciona de forma similar a Biceberg, pero que fue construido con tecnología anti-sísmica y que permite estacionar 200 bicicletas en un mismo lugar! En todo el país hay 32 estacionamientos en uso que se dividen en 11 zonas.

Cuando un ciclista guarda su bicicleta en la cabina, esta sólo demora 13 segundos en descender hasta un estacionamiento libre. El sistema se activa con una tarjeta que reconoce al usuario, quien se debe registrar y pagar US$30 mensuales o US$15, en el caso de los estudiantes.

Fuente imagen: giken.com

Durante su etapa de diseño, este búnker para bicicletas fue modificado varias veces porque inicialmente los diseñadores no consideraron el ancho de los manubrios o las dimensiones que tenían las bicicletas con canasto. Por esto, analizaron las medidas de 3.000 bicicletas para crear estacionamientos con medidas promedio. Asimismo, debieron crear distintas combinaciones para incluir el mayor número de bicicletas en el menor espacio posible, sin que chocaran entre sí. Luego de varios intentos, cambiaron de un diseño convencional que permitía aparcar nueve bicicletas, al que está en uso hoy que permite trece bicicletas en el mismo lugar.

Biceberg

Desde lejos, este estacionamiento para bicicletas parece un verdadero iceberg amarillo instalado en una vereda. En él, se pueden aparcar 23, 46, 69 y 92 bicicletas, dependiendo del modelo de Biceberg. Actualmente están disponible en cinco puntos de España: Gerona, Huesca, Vitoria y otros dos en Zaragoza.

Para estacionar una bicicleta en un Biceberg, los usuarios deben introducir una tarjeta y una clave, de igual forma que en un cajero automático. Esto permitirá que se abra una puerta que da acceso a una cabina en donde se guarda la bicicleta, en forma horizontal e introduciendo primero la rueda trasera, junto a artículos personales – como cascos y bolsos – que no superen los 25 kgs.

©biceberg_photos; vía Flickr

Para asegurar que este paso se realice de manera correcta, la cabina no cerrará la puerta hasta que no revise si la carga no traspasa el peso permitido y si la bicicleta está bien instalada en una ranura en el suelo.

©biceberg_photos; vía Flickr

Una vez realizado este paso, la cabina desciende por un cilindro entre 1,5 metros hasta 5,75 metros bajo tierra, dependiendo del modelo de biceberg; sin embargo, en cualquiera de ellos, las cabinas demoran 30 segundos en descender y ascender, lo que requiere un aumento de velocidad. La instalación de un biceberg requiere que el cilindro en donde se trasladan las cabinas no se comunique con otros ductos.

Para dimensionar el espacio que habilitan estos estacionamientos, un biceberg con capacidad para 92 bicicletas y 5,75 metros de profundidad, es el equivalente al lugar que ocupan cuatro autos estacionados.

Lo bueno de Biceberg y Eco Cycle es que las personas pueden dejar sus bicicletas en un lugar seguro y que está disponible las 24 horas del día durante los siete días de la semana. Además, posibilita que la superficie que está en torno a los estacionamientos pueda se aprovechada para crear mejores espacios públicos.