“Parque Hiriya”: El centro de reciclaje más grande del mundo

Fuente imagen: ecologiaverde.com

Alrededor de 900 hectáreas convierten al Parque Ariel Sharon, en Israel, en uno de los parques urbanos más grandes del mundo. En un sector de él está el monte Hiriya, un cerro de 60 metros que actualmente es utilizado para reciclar, reducir y reutilizar residuos, convirtiéndose así en el centro de reciclaje más grande del mundo. En él operan cuatro plantas de reciclaje, en las que se reutilizan materiales de construcción, neumáticos y ramas podadas, las que sirven para fabricar pasto, en vez de recurrir al proceso tradicional que requiere miles de litros de agua.

Pero este parque no siempre fue así. De hecho, entre 1952 y 1998 el monte Hiriya funcionó como un vertedero, en el que se llegaron a depositar 16 millones de metros cúbicos de volumen, es  decir, una verdadera montaña de basura.

Considerando que cuando hay basura acumulada, esta emite gas metano a la atmósfera al entrar en contacto con distintas condiciones climáticas, sus efectos se hicieron latentes y comenzaron a afectar a la población israelí. Ante esto, las autoridades decidieron darle un mejor uso y en 1999 clausuraron el vertedero. Posteriormente, en 2001, la Asociación de la Región de Dan inició un proceso de saneamiento de la zona para dar el puntapié inicial al centro de reciclaje y gestionar de mejor forma los residuos.

Más detalles a continuación.


Como el gobierno no contaba con los recursos económicos para construir y mantener el parque, en 2005 se construyó una primera planta que permitía reducir en un 90% los residuos que antes llegaban al vertedero – de forma legal – y condensar el gas metano que emitía la basura. Con la recuperación del gas, se decidió comercializarlo a una fábrica textil cercana a través de cañerías bajo tierra. Actualmente, el mismo gas que afectó en algún momento a la población hace posible el financiamiento y funcionamiento del parque.

Fuente imagen: hiriya.co.il

Hoy en día el Parque Hiriya cuenta con un Centro Educacional de Medioambiente en el que se realizan visitas guiadas a grupos de jardines infantiles y colegios para que conozcan cómo opera una planta de reciclaje, los beneficios para la salud humana y ambiental, y para que vean que muchos de sus juguetes pueden tener elementos reciclados que no requieren de grandes cadenas de producción que utilizan agua en su fabricación, y combustible para su traslado.

Centro Educacional de Medioambiente. Fuente imagen: hiriya.co.il

Mientras los niños recorren el centro educacional pueden observar que las sillas y las mesas fueron elaboradas a partir de materiales reciclados. Asimismo, el hall del edificio cuenta con ventanales reciclados y, desde el techo del recinto cuelgan juguetes que fueron obtenidos a partir de la basura que sigue llegando al vertedero, pero que se clasifica según su potencial uso y es trasladada hasta los vertederos ubicados en Duda’imand Efeh.

Con el Parque Hiriya, Israel da a conocer que se pueden adoptar nuevas estrategias y políticas sustentables que antes no tenía, asemejándose a países desarrollados y necesidades actuales. Incluso pudo gestionar de mejor forma no sólo los residuos materiales, puesto que a partir del gas metano encontró una fuente de financiamiento que sustenta el funcionamiento de todas las plantas construidas.

YouTube Preview Image