Guía Urbana de Santiago: Avenida Matucana

© Teresita Pérez / Plataforma Urbana

Perteneciente a las comunas de Estación Central, Quinta Normal y Santiago, actualmente la Av. Matucana es conocida por ser uno de los ejes culturales más importantes del Gran Santiago.

Desde la Alameda hasta Carrascal, el recorrido comienza en la Universidad de Santiago de Chile (USACH), donde el Planetario y su fundación juegan un importante rol en el barrio. También están la Villa Portales, un sector emblemático para la arquitectura y el urbanismo moderno del país; centros culturales como Matucana 100, Balmaceda Arte Joven y la Biblioteca de Santiago; museos como el de la Casa de Moneda, Artequín, MAC, Museo de Historia Natural, Museo de la Educación Gabriela Mistral y el Museo de la Memoria y los DD.HH; además de los parques Portales y Quinta Normal, nombrado Santuario de la Naturaleza.

Pero éstos no son lugares aislados, pues toda esta ruta multifacética, densa en cultura, identidad y patrimonio, se transforma en un verdadero paseo al estar inserta en un sector donde convergen barrios típicos como el Yungay, Brasil y el casco antiguo de Santiago.

 cite las palmas avenida matucana guia urbana de santiago 

Historia

Hasta 1835, Matucana fue el límite poniente de las 350 hectáreas de campo que tenía José Santiago Portales, padre del ministro Diego Portales. Cuando murió don José, el paño fue repartido entre los hijos, quienes vendieron los terrenos a distintas empresas. Este proceso dio pie a la creación del barrio Yungay y a que el Estado pudiera apropiarse del sector poniente para construir la Quinta Normal de Agricultura.

En sus inicios, la avenida fue bautizada como Alameda de San Juan y conocida como la Avenida del Río, ya que en su tramo norte va paralela al río Mapocho. Sin embargo, fue llamada Matucana en honor al poblado del Perú donde los soldados chilenos salieron victoriosos de la Guerra de la Confederación en 1938.

Un dato que pocos saben y que a veces se cuenta como mito, pero que es real, es que bajo Av. Matucana y otras calles, corre un tren subterráneo de 4 kms. de largo, el cual entre 1940 y 1991 sirvió para transportar pasajeros entre la Estación Mapocho y Estación Central. Actualmente, el túnel pertenece a la empresa Ferrocarriles del Pacífico, que la utiliza como uno de los tramos que llevan carga hasta el puerto de Valparaíso.

En las última década, la Avenida Matucana ha sido uno de los lugares de Santiago que se ha reinventado más profundamente y con gran éxito. Si antes se caracterizaba por ser un sector comercial con vulcanizaciones, tiendas de repuestos, liceos y la actividad en torno al Hospital San Juan de Dios; hoy, lo que atrae a miles de santiaguinos cada semana son las obras de teatro, los ciclos de cine, el acceso liberado a talleres y libros, entre muchas otras actividades.

© Teresita Pérez / Plataforma Urbana

Universidad de Santiago de Chile, USACH

Frente a la Estación Central, el único campus de la Universidad de Santiago de Chile se extiende en más de 32 hectáreas. Además de ser una de las universidades más destacadas del país, la USACH tiene una historia íntimamente relacionada con el desarrollo de Chile y contiene, además, un importante patrimonio.

Si bien fue creada en 1981, sus inicios se remontan a la fundación de la Escuela de Artes y Oficios en 1849, que fue creada para capacitar a jóvenes de sectores vulnerables de Santiago y de provincias cercanas. En sus salones estudiaron soldados que lucharon en la Guerra del Pacífico, e incluso en el patio de la Escuela se puede encontrar una placa en honor a seis jóvenes que murieron el 21 de mayo de 1879 en el Combate Naval de Iquique.

Entre otras cosas, Víctor Jara hizo clases en la EAO y en uno de sus muros hay un mural realizado por la Brigada Ramona Parra. Por todo esto y por su hermosa arquitectura patrimonial, la EAO es Monumento Histórico Nacional desde 1986.

Pero además de la EAO, la USACH es reconocida por que en su Campus conviven edificaciones propias del siglo XIX con otras modernas expresiones arquitectónicas y artísticas. Además, son de interés el mural “Vivir enfrentando las flechas” que Roberto Matta donó en 1971, un estadio de 1902 y un aula magna construida en 1930 que es una de las salas con mejor acústica de todo Chile y América Latina.

© Teresita Pérez / Plataforma Urbana

Punto aparte merece el Planetario inaugurado en 1986. Su diseño de vanguardia fue realizado por el arquitecto nacional Oscar Mac Clure, quien se inspiró en la pirámide maya de Chichén Itzá (México) y en el observatorio astronómico emplazado en el mismo lugar. Su cúpula de 20 mts. de diámetro lo sitúan entre los Planetarios más grandes del mundo.

Para quienes no tuvieron la oportunidad de conocerlo cuando niños o quieren hacer un tour vintage por los lugares que los marcaron en su infancia, aún está la opción de aprender sobre expediciones espaciales, agujeros negros y constelaciones. Además, pueden fascinarse con la cúpula y el Proyector Estelar Carl Zeiss versión VI, que hacen del Planetario el centro audiovisual más importante del país. Este aparato, que más bien parece un satélite, es único en Chile y fue donado a fines de los ’60 por la República Democrática Alemana.

Los más interesados pueden inscribirse en los Cursos de astronomía, el Club de astronomía del Planetario, las Charlas de divulgación científica y las Jornadas de observación astronómica, entre otras actividades que ofrece la Fundación Planetario.

© Teresita Pérez / Plataforma Urbana

Unidad Villa Portales

31 hectáreas, 19 blocks de seis pisos cada uno, alrededor de 2 mil familias, 14 plazas, frondosos árboles, pasillos y pasarelas componen la mítica Villa Portales. Ubicada inmediatamente al norte de la USACH, al ser construida en 1960 como una solución para los trabajadores de Caja de Empleados Particulares, fue considerada por muchos como una obra arquitectónica única en Latinoamérica -evidencia de la influencia del movimiento moderno en Chile- y revolucionaria en cuanto a la dignidad de la vivienda: sus departamentos son amplios, con grandes ventanales y hasta hoy se conservan en sus muros mosaicos hechos con cerámicas.

La villa alcanzó más fama principalmente en la década del ’70, debido a que muchos de sus habitantes eran simpatizantes de izquierda en un periodo donde ejercían el poder la derecha y la milicia. Pero tanto en tiempos de conflicto como en los de paz, los antiguos residentes siempre se han caracterizado por su gran capacidad de organización y conciencia colectiva.

© Teresita Pérez / Plataforma Urbana

El recorrido cultural más completo de Santiago

9 museos en menos de 10 cuadras son la joya del eje Matucana y la envidia de muchos barrios de la capital que ya quisieran tener tal densidad cultural. En otras guías ya hemos conocido a fondo el Museo Nacional de Historia Natural, el MAC, el Museo de Ciencia y Tecnología, el Museo Ferroviario y el Museo Infantil y el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, e incluso la Biblioteca de Santiago, que más que biblioteca en realidad está más cerca de ser un centro cultural.

Pero además de todos ellos, hay muchos otros ubicados en calles que desembocan en Av. Matucana. Las actividades del Museo Artequín, por ejemplo, están pensadas para combinar el arte, la educación y la entretención. Su edificio llamado Pabellón París, es un Monumento Nacional que fue construido en Francia en 1889 para representar a Chile en el Centenario de la Revolución Francesa. Carlos Antúnez, que en ese entonces era Ministro Plenipotenciario en Francia del Presidente Balmaceda, mandó a construir un edificio de hierro, acero y zinc que además fuera desmontable, para recuperar la inversión y reconstruirlo en Chile después de la celebración. Sin duda, una pieza de gran valor histórico y arquitectónico.

Por su parte, la Casa de Moneda de Chile, creada en 1743, es la institución pública actualmente vigente más antigua del país. Desde ese entonces que se acuñan monedas e imprimen billetes, y habiendo tanto coleccionista, cómo no iban a tener su propio museo. Así, éste fue inaugurado en 2004, y en 14 vitrinas recorren los pasos de la fabricación de monedas, las historias de cada una de ellas, sus pesos y medidas y las explicaciones de los símbolos utilizados en las monedas, entre otras cosas.

© Teresita Pérez / Plataforma Urbana

Otro museo que guarda interesantes tesoros es el Museo de la Educación Gabriela Mistral. Sus inicios datan de 1941 cuando bajo el gobierno de Pedro Aguirre Cerda se creó el Museo Pedagógico de Chile. Tras el terremoto de 1985 el edificio del museo resultó muy dañado y nunca más abrió sus puertas, hasta que en 2006, la DIBAM, el MINEDUC y el Colegio de Profesores lo reinauguraron en honor a la poetisa Premio Nobel de Literatura, quien obtuvo su habilitación para ejercer como profesora primaria en 1910 en el mismo edificio donde ahora está el museo.

Dentro de su oferta, el Museo de la Educación cuenta con colecciones de material y mobiliario escolar, una biblioteca patrimonial, archivo fotográfico, exhibiciones permanentes y temporales, visitas guiadas, charlas, talleres y muchas otras actividades.

Por último, Matucana 100, a pesar de haber nacido recientemente en 2001, ya es un centro cultural consolidado dentro de la capital. Su galería de arte, el Espacio Patricio Búnster, la Huerta, el Microcine, el Teatro Principal y la Galería Concreta, son los escenarios donde se exhiben obras clásicas y contemporáneas de teatro, danza, música, artes visuales y cine.

© Teresita Pérez / Plataforma Urbana

Basílica de Lourdes y Santuario del Cristo Pobre

Desde su construcción en 1883 que el principal fenómeno de la Basílica de Lourdes, ubicada al lado norte del Parque Quinta Normal, no son ni los 70 metros de altura de su cúpula, ni sus gárgolas, ángeles y vitrales que van a tono con el estilo arquitectónico gótico-bizantino; sino que lo que más llama la atención son la inmensa cantidad de feligreses que llegan hasta el templo católico dedicado a la Virgen de la Inmaculada Concepción. En sus inicios, fue tanta la gente que llegó -en parte, gracias a la revista El Eco de Lourdes (1901)-, que tuvieron que ampliar el edificio, siendo terminado en 1958.

El Santuario del Cristo Pobre está compuesto por la basílica y por la réplica de la Gruta donde dicen apareció que la Virgen de Lourdes. La original está en Francia y esta réplica fue inaugurada en 1908.

© Plataforma Urbana

Cité Las Palmas y Panadería y Salón de Té “San Camilo”

Dos evidencias de la vida que se vivía antiguamente en Matucana son el cité Las Palmas, ubicado a un costado de la entrada del Parque Quinta Normal y la panadería y pastelería San Camilo. Con su doble fachada y dorados detalles, el Cité Las Palmas es uno de los más elegantes de Chile. Fue construido en 1914 por el joven arquitecto Julio Bertrand, del equipo Los Diez. Si bien es un inmueble de conservación histórica, está en evidente deterioro. Sólo en 2003 ha sido restaurado, pero sólo superficialmente, pues sus cañerías y estructuras más importantes aún están en malas condiciones.

Otra historia es la de la panadería y pastelería San Camilo, que fue fundada en 1884 y se ha mantenido en su lugar de origen en el Barrio Yungay desde ese entonces, siendo un testigo del desarrollo del barrio.

© Plataforma Urbana

Hay que ver: El proyector del Planetario, que parece un OVNI y que es el único en Chile en su tipo, es capaz de traer al público el universo entero.
Disco recomendado: Collereándole a la brava chilena“, 3×7 veintiuna.
Estacionamientos: Por Av. Matucana, entre las calles Erasmo Escala y Romero.
Estacionamiento de bicicletas: En Matucana 100, Biblioteca de Santiago, Museo de la Memoria y Parque Quinta Normal.
Cajero automático: Av. Matucana esq. Portales y esq. Huérfanos.
Ubicación: Entre la calle Carrascal y Av. Bernardo O’Higgins, Comuna de Estación Central.
Horarios:
Ver en los sitios web de cada institución.
Metro: Estación Central, Línea 1.
Visitas guiadas: Planetario ( ). Matucana 100 ( ).
Fotografías:
© Teresita Pérez / Plataforma Urbana