Intervención Monumenta 2012, París

© Stefan Tuchia

El Ministerio de Cultura y Comunicación de Francia fue el encargado de la versión 2012 de la esposición Monumenta, la que se realizó durante mayo y junio en París. Monumenta es uno de los encuentros de arte contemporáneo más esperados del mundo, puesto que cada año un reconocido artista es el encargado de preparar una instalación que exprese el concepto adoptado por la muestra.

Para este año, el elegido fue Daniel Buren, artista francés que convirtió el espacio arquitectónico Grand Palais en un juego de luces de diferentes colores, intervención denominada Exentriques. El año pasado fue el turno de Anish Kapoor, reconocido escultor indio que creó un domo inflable que simulaba una catedral. El interior de ésta no tenía relación alguna con el exterior, lo que exacerbaba los sentidos de los visitantes.

© Stefan Tuchia

El método utilizado es uno sencillo, pero con mucho impacto: vidrios de colores que convierten la luz natural en coloridas sombras sobre el piso, o bien sobre el cuerpo de los visitantes que exploran por debajo de estas entidades circulares.

Esta quedará dispuesta en la nave principal del Grand Palais, espacio de 13.500 m² que el ministerio francés pone a disposición de su artista invitado, es decir, le entrega la nave principal del Grand Palais, para que cree in situ la intervención diseñada para la ocasión.

© Stefan Tuchia

Tras el éxito de las primeras cuatro ediciones de Monumenta encomendadas al pintor alemán Anselm Kiefer en el 2007; el escultor estadounidense Richard Serra en el 2008, el artista francés Christian Boltanski en el 2010; el escultor indio, Anish Kapoor, atrajo a más de 270.000 visitantes en seis semanas y media del año 2011; y actualmente Daniel Buren, uno de los artistas conceptuales franceses más reconocidos en el mundo, asume el reto en mayo y junio del año 2012.

© Stefan Tuchia