• Miguel

    He ahí por qué “crecimiento inteligente” en lugar de puro crecimiento.

    No es posible el crecimiento sustentable sin justicia social.

    Para que exista sustentabilidad debe haber comunitarismo (contrario a individualismo) y para ello deben consolidarse los valores ciudadanos. Díficil de lograr en un país con tanta inequidad social en donde algunos viven (y muy bien) mientras otros sobreviven.

  • JUAN PABLO VIGNEAUUX BRAVO

    Es muy alentador y esperanzador ver estudiantes de arquitectura escribiendo y preocupados por estos asuntos urbanos y sociales, de planificación urbana y de desarrollo país. Sobre el particular, y para reforzar el contenido y lo expuesto por Consuelo con datos recientes de Chile, un extracto de artículo de un funcionario de alto tango del Minvu:“(…)Un reciente estudio, realizado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), revelaba que en algunos conjuntos de vivienda social, en sólo 24 departamentos se llegan a realizar hasta 36 detenciones al año, por delitos de alta connotación pública. Estos mismos lugares tienen también las tasas más altas de hacinamiento, inacción juvenil y violencia intrafamiliar. De igual modo, las cifras que revela el estudio de Atisba, recientemente presentado en La Tercera, identifica 64 guetos en Chile con más de un millón seiscientas mil personas viviendo en ellos, lo que da cuenta de que las zonas vulnerables esconden una pobreza invisible que afecta a uno de cada 10 chilenos (…)”( articulo “Barrios y guetos” por Francisco Irarrázabal – 18/10/2011, La Tercera).
    Estamos en un momento de la historia de Chile en que podemos modificar la realidad de desigualdad. La planificación territorial y urbana y sus instrumentos son las herramientas principales e irremplazables para esta modificación, y es un imperativo ético.
    Hace ya años, el 2003, escribí una carta opinión sobre este tema, la pobreza existente en grandes ciudades y en Santiago, y que pareciera estar escrita hoy. Me refería entonces, y lo podría hacer hoy, a una nueva modificación al Plan Regulador Metropolitano de Santiago que ampliaba una vez más el suelo urbano incorporando otras 88.000 há., de la que se tomo razón por la Contraloría (hoy son 90.000 há., se llama MPRMS 100, y el MINVU ha ingresado el expediente para toma de razón de la Contraloría General, con los mismos argumentos que la justificarían – más otros sobre incorporar áreas verdes y equidad en las urbanizaciones nuevas sin las suficientes garantías-, y los mismos vicios de legalidad que entonces). No obstante, de escribirla hoy, tendría que incorporar la más urgente e imperiosa necesidad como país: cambios o reformas a la Constitución Política. Se necesitan estas reformas para cambiar la actual situación de desigualdad, para gobiernos regionales con más autonomía y gobernabilidad (reforma esta última que implica la necesidad de debatir un nuevo mapa regional, menos regiones y más macro), restringir el presidencialismo extremo de hoy para tener más democracia, etc., cambios que hoy preceden y deben ser el marco regulador de cualquier política nacional para cualquier ministerio (sin estos cambios, la Política Nacional de Desarrollo Urbano hoy en debate es una pretensión equivocada, así lo estimo). Como toca esta carta ya de años asuntos expuesto en el artículo en comento, y de crecimiento urbano en extensión de total vigencia, temas de una importancia enorme para su debate en universidades y la calle, la copio a continuación en su transcripción integra, lo que constituye, y pido me disculpen, un segundo comentario extenso al artículo de Consuelo.

  • JUAN PABLO VIGNEAUX BRAVO

    ¿POR QUÉ CRECE SANTIAGO Y LA POBREZA?
    Con la modesta intención de aportar una reflexión sobre la reciente aprobación por parte del CORE Región Metropolitana, 29.01.03, de romper los límites urbanos del Plan Regulador Metropolitano de Santiago, PRMS, vigente desde 1994, incorporando para el desarrollo de proyectos inmobiliarios 88.000 há de uso exclusivo silvoagropecuario en dicho instrumento de planificación, regreso a un artículo de opinión de su prestigioso diario de un pasado reciente, 25.08.2001, firmado por el arquitecto Salvador Valdés Pérez, de reconocida trayectoria profesional y miembro funcionario de la Cámara Chilena de la Construcción, cuyo título nos preguntaba:¿ Por qué crece Santiago?
    En síntesis, y como corolario de una erudita exposición de guarismos de crecimientos de áreas urbanas en países desarrollados, cifras tomadas de un estudio realizado por el destacado urbanista español Pedro Ortiz, concluía que el crecimiento económico va acompañado inevitablemente de una expansión urbana explosiva y enorme y, por lo tanto, inevitable. Consecuencia directa de esto: romper los límites urbanos y la consecuente ocupación de territorios rurales, que según señalaba ningún procedimiento ni exigencia regulan su ocupación urbana. Nos decía también que nuestras autoridades políticas habían comprendido esto, y, estaban abocadas a reformular la legislación sobre el uso de carácter urbano del territorio externo a la “línea imaginaria y arbitraria” de los límites aprobados en el Plan Regulador Metropolitano de Santiago, aprobado en 1994 democráticamente y para un horizonte de crecimiento hasta el año 2024. Reformulación que catalogaba de urgente e indispensable. La tarea principalmente se centraría en borrar numerosos artículos de la Ley General de Urbanismo y Construcción y otros cuerpos legales, especialmente el D.L. 3516 de 1980, todo lo cual requeriría la intensa dedicación de un grupo de arquitectos, abogados y economistas. Terminaba su artículo diciendo que “una adecuada legislación podría unir el impulso creativo de la empresa privada con el bien común que la autoridad esta obligada a proteger, lográndose un desarrollo urbano sano, ordenado y eficiente”.
    No cabe comentario sobre el éxito de las gestiones y acciones del Ejecutivo hasta hoy, al margen de que la resolución del CORE pareciera ser ilegal al no contar con la participación ciudadana ni de los municipios involucrados, y no haber un Plan(o) de Desarrollo Regional conocido propuesto por la SEREMI-MINVU según lo determina la letra c del artículo 36 de la Ley 19.175 (modificado por Ley 19.778). Materia que determinará la Contraloría General de la República.
    Si cabe comentario, a la luz de los acontecimientos, sobre la carta opinión del arquitecto Salvador Valdés P. Nos pareció y parece que las razones o síntomas expuestos eran y son en suma incompletos para el diagnóstico y operaciones que dijo ser urgentes e indispensables y, que el Gobierno lamentablemente esta realizando.
    Parece pertinente ilustrar otros guarismos relevantes en estos mismos países desarrollados que debieran ser considerados por nuestras autoridades. ¿El crecimiento de las áreas urbanas efectivamente va relacionado con la superación de la pobreza y a los mejores ingresos percápitas ?
    La respuesta es No, el porcentaje de pobres en esos países ricos ha aumentado alarmantemente en los últimos veinte años.. Revisemos guarismos proporcionados por la corresponsal Andrea Desormeaux en su artículo “La Otra Cara de los Países Desarrollados: La Pobreza de los Ricos”, publicado en El Mercurio, 15.05.1999, Cuerpo D, pg D6.
    En Francia afecta hoy día a 5,5 millones de habitantes, más del 10% de la población. Según los datos del INSEE- el Instituto de Estadísticas Galo – hace 20 años la pobreza afectaba al mundo rural y a las personas de edad. Hoy tiene que ver con cifras de cesantía laboral, con los jóvenes, con hombres solos, con discapacitados, etc,, y se les ve mendigando en las ciudades (algunas de ellas han legislado para prohibir esta mendicidad en las calles).
    En Gran Bretaña, los guarismos se repiten, en veinte años el número de británicos desfavorecidos se triplicó, pese a la mejoría de la economía. Según un informe del ministro de Finanzas, “doce millones de personas, o sea, casi la cuarta parte de la población subsisten en la indigencia”, afirma el documento.
    En Alemania, las asociaciones caritativas hablan de 5 millones de desempleados y 3 millones de “asistidos sociales”. En Italia la taza de pobreza pasó de 8,3% a 10,6% en quince años. En Estados Unidos esto afecta a 36 millones de personas.
    Parece de toda lógica entonces que a este crecimiento “inevitable” de las áreas urbanas ya expuestas en el artículo comentado, se les atribuyese algún crédito importante en estos otros guarismas mundiales.
    Las ciudades no son otra cosa que la forma física y el bien común por excelencia de una sociedad, el reflejo de su organización socio-económica y de su cultura.
    Los hechos se agravarán en el caso de Chile en comparación a esos otros países más ricos. Aquí los “indigentes” no reciben los beneficios sociales de aquellos otro países, ( el 90% de los considerados “pobres” por el INSEE no carecen de bienes de primera necesidad, como ocurre en nuestro país o países tercermundistas).
    En Francia, por ejemplo, los poderes públicos gastan al año 150 mil millones de francos (unos U$ 25 mil millones) en ocho tipos de ayudas y subvenciones que benefician a 3,3 millones de hogares. A ello se agregan 100 mil millones de francos por concepto de seguro de cesantía. Todo este apoyo ha permitido a los franceses sobrevivir, pero no ha servido para combatir definitivamente la pobreza.
    ¿Cómo enfrentaremos como país esta otra “realidad” y tendencia de los países ricos?
    …..Entonces, parece ser que las acciones por parte del MINVU, tendientes a la reformulación de la legislación sobre el uso de suelo rural y la modificación de los límites urbanos para permitir este crecimiento explosivo de Santiago, conducirían a un aumento de la pobreza, del desorden, de la ineficiencia y de la contaminación, se insertan completamente en un gasto grosero, sin sentido, de los recursos del Estado. Podría acusárseles de un manejo ineficiente de los recursos públicos y de manifiesta negligencia en el hacer cumplir lo que encomienda la ley .( fiscalizar el cumplimiento del PRMS y su Ordenanza, D.L. 3516,, etc.), con grandes pérdidas económicas, patrimoniales y territoriales para el Estado. Los organismos públicos tienen la obligación de utilizar los recursos del Estado para fines y metas de bien común y de gran rentabilidad social. (Ver artículo “Fiscalización: Contralor Ataca Gasto “Grosero” De Los Recursos”, El Mercurio, Sábado 01.09.2001, Cuerpo A, pgs.1 y 24).
    La tarea común y prioritaria del sector público y privado., antes de expandir o borrar los límites urbanos, debería ser tener reglas claras para la inversión y uso del territorio, contar todas las comunas de la RM, y del país, con Planes Reguladores Comunales y sus Ordenanzas, pero éstos, a su vez, suscritos a un orden territorial más amplio, una Planificación Reguladora Regional que determine las normas de ocupación ,destino y uso de suelos, junto con las infraestructuras: vial, ferroviaria, aguas, eléctricas, servicios, etc., tanto de los Centros Urbanos y poblados como de las áreas Rústicas: Silvoagropecuarias, Forestales y Naturales. Hoy tenemos solo el PRMS, un Intercomunal, que es a su vez un seccional del regional, más relevante que los Comunales, y que las autoridades públicas y los inversionistas privados de grandes proyectos están empeñados en no acatar o declararlo obsoleto, como así al parecer, todos los cuerpos legales que inciden en la planificación urbana y territorial que “entraban” sus inversiones.
    Urge a la Nación, también, volver a tener una Política Nacional de Desarrollo Urbano, (que se derogó sin una en reemplazo el 13.11.2000), que defina los fundamentos, los objetivos y los medios conforme a los cuales deberá dictarse la legislación que impulse y regule el desarrollo de las ciudades.
    Juan Pablo Vigneaux Bravo, Arquitecto P.U.C. de Ch. 1983/ I.C.A. 4563
    04..02.2003
    (carta Opinión enviada a El Mercurio, no publicada)

  • JUAN PABLO VIGNEAUX BRAVO

    Fe de Errata : en primer comentario, donde dice”(…) (hoy son 90.000 há., se llama MPRMS 100, y el MINVU ha ingresado el expediente para toma de razón de la Contraloría Genera,(…)”, debió decir: “(…) (hoy son 10.000 há., se llama MPRMS 100, y el MINVU ha ingresado el expediente para toma de razón de la Contraloría General, (…)”

    La expansión urbana ha sido factor de pobreza para los más pobres por el grado de carencia de inversión pública en infraestructura vial y de transporte, servicios y áreas verdes, y por la perdida del suelo agrícola y sus encadenamientos en la economías locales e impacto social (factores que nunca se han evaluado), y de una gran rentabilidad para el negocio inmobiliario. Es urgente haya una reforma legal sobre las plusvalías del suelo urbano, y sobre el de la periferia que se incorpora como suelo urbano, debe participar el Estado de ellas para tener fondos públicos y realizar las inversiones que se han señalado carecen los más pobres, y sean públicas, no concesiones a la inversión privada pagadas por sus usuarios, con lucro.
    Leemos hoy, Domingo 24 de Junio, un artículo en El Mercurio, págs. B8 y B9, titulado “En 1882, el valor medio era de 0.64 Uf por m2 y al término de 2011 el promedio casi se empinaba a las 7 UF: En Tres décadas, el precio del suelo en el Gran Santiago subió casi 1.000%”. Las cifras que se exponen son parte del estudio del consultor y experto en precios del suelo Pablo Trivelli, son cifras catastradas del mercado del suelo desde hace tres décadas, y publicadas trimestralmente. La periferia ha sido la gran ganadora de los últimos años en cuanto a plusvalías, alcanzando en este período alzas de 1400% en la Florida, Renca el 2800%, etc. “En los últimos cuatro o cinco años, el producto estrella de los bordes es una vivienda de 1500 a dos mil Uf que puede pagar más de 1,5 a 2 UF/me de terreno, cuando originalmente los terrenos valían 0,2 a 0,4 Uf, que era lo que podían pagar las viviendas sociales. Es una multiplicación potente y es lo que pasó en el largo plazo”, dice Trivelli sobre la periferia. Eso explica las dificultades para conseguir terrenos para viviendas con subsidio. En consecuencia, ¿Es la expansión urbana necesaria porque falta suelo para dar vivienda a los más pobres?, ¿faltan esas 10.000 há. dentro de los limites urbanos actuales y sumando comunas cómo Colina, Lampa, Padre Hurtado, Buin, Talagante, etc.?. La respuesta es NO, existen en el interior ya urbano. La razón para una nueva expansión urbana, por medio de la MPRMS100 en trámite, más bien responde a lo que dice Pablo Trivelli al final de este artículo en comento“(…) Nosotros fuimos al Comité Inmobiliario de la CCHC con esto. Yo les dije lo que pasa es que ustedes echan de menos el suelo, porque en realidad lo que quieren no es más suelo, sino suelo con precio más bajo. Tengo la percepción que es una frase inconclusa:”no hay suelo disponible… a los precios que nos hacen felices o que nos permiten plusvalía”. Eses es el tema, hay que terminar la frase”.
    El 1000% de plusvalías pudieron haber enriquecido al Estado, a todos, en muchos miles de millones de dólares, y hubiese beneficiado a los más pobres y contribuido enormemente al termino de la desigualdad, de haber tenido los Gobiernos de turno voluntad para modificaciones legales. El 1000% de plusvalías se debe también a un centralismo de Santiago que es escandaloso, por tanto, a las faltas de planificación urbana y regional, de ordenamiento territorial nacional, regionales.

  • Esteban Montenegro

    Les sugiero ver el documental “Inside Job”. Algunas de las causas de la creciente desigualdad en algunos países desarrollados están en la desrregulacion y excesivo liberalismo económico.

  • Pingback: Pobreza en Países Ricos « The non-standard user

  • bob

    El señor dijo: “siempre tendréis pobres con vosotros”, pero también: “quien hiciere tropezar a uno de estos mis hermanos más pequeños… mejor le sería no haber nacido”. De tal manera prefiguró la maldición de aquellos que hacen caer a los inocentes. Entre los pobres que merecen mayor conmiseración están los niños pequeños. Con razón dijo el Salvador: “Cuán difícilmente entrarán en el Reino los que tienen muchas riquezas”. Se nota también que estamos en los últimos días, que el fin está a las puertas, porque es el momento señalado por la profecía de Cristo en que “el amor de muchos se enfriará”. Claramente se nota que el mundo está gobernado por empresas, y que el inicuo señorea a su antojo. También es bastante obvio que la corrupción de nuestros espíritus no es patrimonio de los más ricos, sino que se halla en todos los estamentos de las sociedades. La igualdad del hombre no vendrá como resultado de políticas puestas en funcionamiento sino como fruto del amor de Dios cuando more en nuestros corazones.

Tema para móviles | Cambiar al tema habitual