Plataforma Urbana en tu mail

Recibe lo nuevo cada mañana

 
 

Estás en Plataforma Urbana » Arquitectura » Guía Urbana de Santiago: Cementerio General

05
jun
2012

Guía Urbana de Santiago: Cementerio General

Fachada Cementerio General por Av. La Paz. © Plataforma Urbana.

Una especie de ciudad -necrópolis- con sus propias reglas, calles, plazas y monumentos es el Cementerio General, el primer cementerio público de Chile y el primero en ofrecer un crematorio (1965), que ocupa una extensión de 86 hectáreas en la comuna de Recoleta. Fundado por el ex gobernante Bernardo O’Higgins en 1821, hoy hay cerca de dos millones de personas sepultadas, entre ellas, presidentes de Chile, artistas, escritores, folckloristas, intelectuales y algunos que de una u otra manera son parte de nuestra historia.

Ir al Cementerio General es, quizás, el encuentro más concreto que se puede tener con el pasado, la memoria de un país y la de familias que no abandonan el recuerdo de sus seres queridos, demostrado en las flores y adornos que dan un toque de alegría y esperanza a la nostalgia inevitable que se respira al caminar por el Cementerio General.

Historia

El patio más antiguo del Cementerio General se encuentra en el ala norte. Al ver las cruces de fierro y de lata oxidadas, ya sin indicios de los nombres de quienes están enterrados ahí ni de flores que dejen sus familiares también muertos, es difícil alejar el prejuicio que existe en torno a un cementerio: un lugar misterioso, lúgubre, atemorizante a veces. Son cientos de cruces color cobre que fueron puestas allí hace dos siglos y donde ahora no hay más que pasto seco y algunas aves.

Antes de este cementerio laico no había un lugar digno para dar sepultura a quienes no fueran católicos o tuvieran pocos recursos, y se acostumbraba dejar sus cuerpos a un costado del cerro Santa Lucía. Como símbolo de esta iniciativa, en el Patio de los Disidentes, uno de los secotres más emblemáticos, yace el reverendo evangélico Juan Canut de Bon. Es por esta razón que el Cementerio General marcó un hito en la historia gracias a la inspiración de Benjamín Vicuña Mackena, quien lo proyectó como un lugar de recuerdo de los antepasados. Mientras que su fundador, Bernardo O’Higgins, vio en él la oportunidad de rendir homenaje a  los próceres de Chile, pero principalmente, de unificar a la nación.

La efervescencia por todo lo que significaba esta innauguración para dichas personas, se tradujo en una gran celebración todos los 1 de noviembre (Día de todos los Santos y Difuntos), donde el barrio se llenaba de ramadas y carretas donde había abundante comida, bebida, música y baile.

El patio más antiguo del Cementerio General. © Plataforma Urbana.

Personajes destacados

Decíamos que visitar el Cementerio General implica, entre otras cosas, acercanos a la historia de nuestro país. Las tumbas de personajes ilustres como los presidentes Manuel Blanco Encalada, José Manuel Balmaceda, Arturo Alessandri y Salvador Allende se pueden encontar en el casco histórico ubicado en el área sur del cementerio, cerca de la entrada principal en Av. Profesor Zañartu con Av. La Paz.

Primer lugar donde fue enterrado en 1869 Bernardo O'Higgins en el Patio 50. En 1979 su restos fueron trasladados a la Plaza del Libertador. © Plataforma Urbana.

Pero no solo los “patriotas ilustres” tienen un lugar destacado en el cementerio. Un  recorrido cargado de emoción es el visitar las tumbas de otros personajes que desde su vida personal o iniciativas sociales y políticas influyeron en el curso de los hechos de nuestro país. Algunos de ellos son el pintor Nemesio Antúnez, la escritora María Luisa Bombal, los folckloristas Víctor Jara y Violeta Parra, el ex-senador Jaime Guzmán, las escultoras Marta Colvin y Rebeca Matte, el patriota Manuel Rodríguez y el escritor y político José Victorino Lastarria. Todos ellos están ubicados en distintos patios del cementerio (plano de guía), en tumbas que van desde nichos a mausoleos.

Nicho de Víctor Jara en el Patio 160, sector norte del cementerio. © Plataforma Urbana.

Otros sitios y Memorial

Y así como hay espacio para personajes destacados, también lo hay para el común de los mortales. Dentro del recorrido destacan los sectores dedicados a niños fallecidos, abigarrados de globos, juguetes, flores, equipos de fútbol y otros recuerdos. Pero también es fácil identificar el sector de los gitanos, donde las tumbas fueron cubiertas con pequeños techos de carpas, con guirnaldas, flores de fantasía y letreros con variados mensajes.

Dentro del recorrido cultural, un sitio que no se puede dejar de visitar es el Memorial a los Detenidos Desaparecidos y de los Ejecutados Políticos inaugurado en 1994. Hasta este lugar llegan cada año los familiares de algunos que fueron torturados o algunos de los que aún no conocen las causas de muerte. Sobre los cientos de nombres de las víctimas está tallada la frase: “Todo mi amor está aquí y se ha quedado pegado a las rocas, al mar, a las montañas”.

Memorial de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos durante la Dictadura. Está en el Patio 102, por el acceso de la calle Valdivieso. © Plataforma Urbana.

Patrimonio y visitas guiadas

Más allá del carácter de tristeza y nostalgia que pueda provocarnos un lugar como el éste, el Cementerio General también es un hito urbano en cuanto patrimonio arquitectónico, escultórico, artístico y social. Desde su entrada principal donde hay una enorme cúpula frente un arco de antiguas caballerizas con estatuas de monjas; pasando por los mausoleos de estilos góticos, mayas, egipcios, griegos, moriscos, etc.; hasta cualquier tumba que refleje la identidad diversa de una nación unida por el rito de sepultar y recordar a sus seres queridos.

Para realzar este valor, el Cementerio General realiza visitas guiadas de día y de noche para lo que solo hace falta llamar por teléfono y reservar algún horario. Además de la hisotria, es muy entretenido conocer las  asombrosas leyendas que le dan el toque místico al recorrido.

Procesión funeraria por los pasillos del cementerio. © Plataforma Urbana.

Entorno de florerías, marmolerías y el bar “El Quitapena”

Muy temprano cada mañana, las florerías ubicadas cerca de los accesos del cementerio, abren sus alegres vitrinas y comienzan a prepararse para cuando llegue la fiel clientela. Los claveles y rosas son las flores más vendidas, pero también las coronas o los ramilletes con juegos de variadas especies y colores. 

Florerías de la calle Valdivieso. © Plataforma Urbana.

Así también lo hacen las marmolerías de la calle Vadivieso con Av. Recoleta. Los principales trabajos que allí se realizan artesanalmente son lápidas y jarrones de mármol o marmolina (mezcla con cemento). Pero también se ofrecen productos para el hogar, como vanitorios, cocinas y cubiertas de muebles. Este oficio lleva funcionando en el barrio hace décadas y algunos de sus trabajadores llevan allí más de 40 años.

Trabajo en mármol, calle Valdivieso. © Plataforma Urbana.

Por último, no podía faltar en el barrio la mejor receta para encontrar el consuelo: terremoto, pernil con papas cocidas, cazuela de vacuno en greda, arrollado y otros platos típicos son la atracción del bar El Quitapena. “Guatita llena, corazón contento”, dicen. Este comedor típico de Santiago nació hace 110 años para acoger a familias completas que pasan luego de un funeral. Pero no todo es tristeza, pues aquí hay televisión para distraer, recuerdos de Víctor Jara y Pablo Neruda y también podría decirse que es el bar oficial del Colo-Colo, pues este equipo se fundó entre sus paredes y hace años que realiza distintos eventos en El Quitapena.

En "El Quitapena" se reúne la familia a recordar a sus seres queridos. © Plataforma Urbana.

Hay que ver: El Cementerio General está plagado de asombrosos detalles y sería injusto mencionar sólo uno. Lo mejor es ir y descubrir el mausoleo favorito, o visitar a un personaje de admiración. Para esto, están totalmente recomendadas las visitas guiadas nocturnas.
Estacionamiento para bicicletas: No hay uno formal, pero se pueden dejar amarradas en el acceso por la calle Valdivieso bajo propia responsabilidad. De todos modos, recomendamos no estacional la bicileta y hacer el recorrido sobre ella.
Estacionamientos: Sí.
Disco recomendado para el recorrido: Quédate en mis sueños“, Ángeles Negros.
Cajero automático: No. Hay en el Hospital San José o en el metro Einstein, Línea 2.
Ubicación:
Avenida La Paz, Recoleta.
Accesos: Acceso principal por Av. La paz, acceso cercano al metro Cementerios por Av. Recoleta con Valdivieso, acceso por calle Limay y otro por calle San José (donde está el Hospital San José).
Metro: Estación “Cementerios”, Línea 2.
Visitas guiadas: Sí. Reservas a
[email protected] o al teléfono (56) 2 7379469.
Horarios: Visitas de lunes a domingo, de 8.30 a 18.00 hrs. Oficinas de atención al público, ventas, sepultaciones y cremaciones: lunes a viernes de 8:45 a 17:00 hrs. Sábado, Domingo y Festivos de 8:45 a 14:00 hrs.
Valor entrada: Gratis.
Ver On Line: www.cementeriogeneral.cl


Comentar con Facebook»

 
3219 dias 24879 artículos 89164 comentarios

¿Tienes un dato de ciudad?

Cuéntanos qué está pasando en tu ciudad - contáctanos ahora.

 
 

No te pierdas una sola novedad de Plataforma Urbana

Quieres compartir un dato con nosotros? Contáctanos ahora