Plaza de la Balsa Vieja, revitalización del espacio público

© David Frutos

Ubicado en el municipio de la Región de Murcia, y entre antiguas edificaciones centrales de la ciudad, se ubica el proyecto de la Plaza de la Balsa Vieja, que pretende revitalizar e intensificar el uso de este espacio público, entregándole identidad propia a través del diseño y la creación de espacios que permitan realizar variados usos de descanso, recreación y relaciones sociales.

Arquitecto: Enrique Mínguez Martínez

Ubicación: Totana, Murcia. España

Equipo: María Vera Moure, Diego Meseguer García, Aurora I. Domínguez Martínez, Emin Engin Kemik

Área Proyecto: 2795 m2

Año Proyecto: 2009-2010

Fotografías: David Frutos

Estado Previo. Análisis del entorno.

El proyecto se enmarca en Totana, municipio de la Región de Murcia. Flanqueada por edificaciones residenciales y una pequeña plaza elevada sobre ésta, la plaza de la Balsa Vieja se ubica en el corazón del municipio, próxima al Ayuntamiento y a la Iglesia de Santiago. A pesar de su localización privilegiada, este lugar de reunión, de superficie 2.795 m2, presenta algunas dificultades:

Planta Situación

Planta Situación

La existencia de un aparcamiento subterráneo de dos plantas bajo la plaza condiciona la existencia de zonas verdes.

La desconexión topográfica de la plaza con el entorno urbano circundante, especialmente con la plaza de la Constitución, con los problemas que ello plantea para personas con movilidad reducida.

Ausencia de zonas de sombra.

Restringir acceso a la misma para vehículos de conservación y mantenimiento.

Esquemas

Objetivos y estrategias

El objetivo fundamental de la propuesta es el de revitalizar e intensificar el uso de este espacio, dotándolo de un carácter propio y donde sea posible alojar múltiples usos, desde el paseo, el descanso y las relaciones sociales hasta los espacios más íntimos donde recogerse a leer o conversar. Las propuestas planteadas para este fin son:

© David Frutos

1. Delimitar el espacio en dos grandes zonas o ambientes. Una zona más abierta, vinculada al uso de las edificaciones colindantes, y un ambiente más privado, vinculado a la vegetación existente e incluso extendiendo dicha zona. Entre estas zonas, caracterizadas por la incorporación de sombra, se organiza un espacio central descubierto, donde se puedan celebrar actividades lúdico-culturales.

Sección

2. Plantear una rampa posibilitando el acceso desde el centro del municipio de personas con movilidad reducida. Para ello la rampa arranca volada hasta el encuentro con la calle Puente, donde se integra con las especies arbóreas propuestas.

© David Frutos

3. Crear elementos de sombra que permitan permanecer tanto en invierno como en verano en condiciones climatológicas y espaciales confortables.

© David Frutos

4. Permitir el tráfico rodado a la misma para funciones de mantenimiento y conservación a través de la calle Balsa, mediante la instalación de bolardos escamoteables iluminados mediante leds.

5. Elevar la topografía de la zona verde colindante con la calle Puente, para conseguir un espacio más protegido del tráfico rodado próximo, actuando dicho montículo como pantalla visual y acústica.

6. Colocar unas mamparas de vidrio laminar, decoradas con elementos naturales, frente a la entrada del parking subterráneo.

© David Frutos

7. Diseñar un nuevo acceso al aparcamiento subterráneo.

8. Plantear dos juegos infantiles de vidrio resina.

© David Frutos

9. Organizar los flujos de circulación, configurando un campo de intensidad urbana mediante la aplicación de diferentes caminos y direcciones a lo largo de la plaza.

10. Diseño de una pieza de formato triangular, que permite pavimentar superficies de doble curvatura.

Fuente: Plataforma Arquitectura