Slussen, complejidad vial convertida en oportunidad para el peatón y el ciclista

En el corazón de Estocolmo, se encuentra Slussen, lugar que debe su nombre a la esclusa que controla el paso del agua entre el lago Malaren y el Mar Báltico. Como los dos espacios de agua se encuentran en distintos niveles, el tratamiento del suelo para efectos de los usuarios es complejo y poco adecuado al tránsito peatonal, bicicletas, e incluso a los autos. En este punto convergen vías de automóviles, estación de buses, vías de tren y metro, todas a distintas alturas, lo que entrega una complejidad vial difícil de superar.

Ante esta problemática, la oficina de arquitectura BIG propuso el proyecto SLU-Slussen, que convierte el lugar en un área urbana de recreo y seguridad en los traspasos de circulación en sus distintos niveles, poniendo en relevancia el rol del peatón y el ciclista.

© BIG

El proyecto pretende mover el programa público hacia el lugar más atractivo e integrar el tráfico pesado bajo la cobertura de una plaza pública. De esta manera, es posible recuperar la línea de la costa, y al mismo tiempo conectar las partes de la ciudad alrededor de Slussen. El borde hacia el agua es en terrazas para proporcionar luz natural a los espacios públicos y comerciales que se ubican en la parte posterior.

© BIG

Según sus autores, el problema que lleva a proyecto es si es que es posible transformar la forma tridimensional del espacio urbano para acomodar no a los vehículos, sino que a las personas. A su vez, proponen Slussen desde dentro hacia afuera, envolviendo toda la infraestructura vehicular en capas con programas públicos y espacios urbanos.

© BIG

Para introducir nuevos programas públicos, se introduce el Museo Nobel y una biblioteca en la orilla del este. Por el este, se introducen dos auditorios en los teatros de Twin Peacks. El pavimento se “perfora” para permitir las entradas de luz, y se crean agujeros en los que dejar crecer árboles.

© BIG

Fuente: http://dudye.com/big-turn-slussen-inside-out