Plataforma Urbana en tu mail

Recibe lo nuevo cada mañana

 
 

Estás en Plataforma Urbana » Análisis Urbano y Territorial » Santiago tiene cáncer

COLUMNA
 
22
ago
2011

Santiago tiene cáncer

Nuestra capital sufre de cáncer. Un cáncer no diagnosticado que destruye la calidad de vida de sus habitantes. El modelo de desarrollo territorial de Santiago es enormemente desarmónico. En efecto, lejos de tender al crecimiento con igualdad, conduce sistemáticamente al deterioro con desigualdad.

En primer lugar, este cáncer afecta lentamente la calidad de vida en nuestras comunas. Como muestra el gráfico 1 (después del salto)  elaborado por la Corporación Más Progreso en base a datos del MINVU, el conjunto de las comunas de Santiago han sufrido una importante merma en la habitabilidad durante el período 2003-2010.

En segundo lugar, este problema afecta más a las comunas pobres que a las ricas. Como muestra el gráfico 1, la rapidez de degradación es inversamente proporcional a los ingresos comunales, es decir, las comunas pobres se deterioran con mayor velocidad que las comunas de altos ingresos, aumentando las brutales desigualdades. Si se mantiene la actual tendencia, en 8 años la calidad de vida de de todas las comunas se habrán deteriorado en promedio un 9% las graves desigualdades entre la calidad de vida comunal se habrán estirado en casi un tercio más. En definitiva, Santiago lejos de crecer con igualdad, tiene la peor de las enfermedades. Ahora bien, no es posible eliminar este cáncer con aspirinas. Su tratamiento debe ser más radical.

Fuente: Corporación Más Progreso, 2011


¿Qué produce este cáncer territorial?

La calidad de vida comunal está fuertemente relacionada con los ingresos comunales. Esto podría explicar en parte la tendencia al deterioro con desigualdad de nuestras comunas.

En primer lugar, la fuerte correlación entre ingreso y calidad de vida indica que nuestras comunas se deterioran sistemáticamente dado que tienen un problema estructural de financiamiento. Por un lado, el déficit económico de las comunas significa que estas no tienen suficientes recursos para mantener la calidad y cantidad de los servicios que entregan. Por otro lado, la calidad de vida no mejorará dado que el déficit económico comunal genera una incapacidad local de invertir, y por lo tanto no es posible mejorar la cantidad y calidad de los servicios que hoy entregan. En efecto, según los datos del SINIM, el sistema municipal de Chile genera un déficit declarado de casi 55 mil millones al año. Un 82% de los municipios de la RM tienen algún tipo de déficit estructural y un 61% de los municipios ve crecer este déficit a un ritmo sobre los 100 millones anuales. En definitiva, las comunas están quebradas, deteriorándose ya que no alcanzan a cubrir sus gastos de mantención y sin posibilidad de progresar dado que no tienen capacidad propia de inversión.

En segundo lugar, dada la relación ingreso-calidad de vida, las desigualdades de ingresos locales entre municipios ricos y pobres se traducen en desigualdades en la calidad de vida comunal. Las desigualdades de ingresos comunales son brutales. Sólo en la Región Metropolitana los municipios del quintil más rico cuentan con 13 veces más recursos por habitante que los municipios del quintil más pobre. Estos a su vez se hacen cargo de sólo la mitad de la población vulnerable (población indigente o pobre) que las comunas de los quintiles más pobres. Es decir, las comunas ricas tienen más dinero para hacerse cargo de menos necesidades, mientras que los municipios más pobres tienen menos recursos y mayor gasto social. Así, estas diferencias de ingresos se traducirían en diferencias en la capacidad local de entregar cantidad y calidad de los servicios ofrecidos a las personas.

De esta manera, las comunas de mayores ingresos pueden entregar mejor cantidad y calidad de áreas verdes, seguridad, iluminación, programas sociales, salud y educación pública, entre otros. Mientras que las comunas pobres y de ingresos medios sufren penurias para mantener la calidad de los servicios que entregan. A modo de ejemplo, el presupuesto de la comuna de Las Condes sólo para aseo y ornato representa casi por completo el presupuesto total de comuna de San Ramón. Es decir, lo que el sector público gasta en un habitante de Las Condes en recolección de basura y áreas verdes, es equivalente al presupuesto que tiene San Ramón para gastar en educación, salud, áreas verdes, programas sociales, seguridad y deporte.

El desfinanciamiento de las comunas de la Región Metropolitana y las desigualdades de ingresos entre éstas, son factores claves que explican la tendencia al deterioro con desigualdad de nuestro territorio. En esta lógica, hasta que superemos estos dos problemas, no es posible hablar de desarrollo territorial sino de deterioro territorial de Santiago.

En este contexto, resulta relevante realizar reformas profundas tendientes a generar un sistema de desarrollo territorial armónico, capaz de generar crecimiento con convergencia de la calidad de vida que ofrecen nuestros territorios a sus habitantes. A lo menos resulta necesario realizar dos reformas. En primer lugar, resulta vital aumentar los recursos traspasados a los municipios. Hemos sido testigos como el gobierno central ha transferido sistemáticamente competencias a los municipios sin un traspaso de recursos suficientes. Un ejemplo de esto, ha sido el traspaso de la educación básica y secundaria a los municipios en donde, según un estudio de la Corporación Más Progreso, la subvención del Estado debería aumentar en 50%. Este traspaso de recursos, permitirá que los municipios no caigan sistemáticamente en déficit y que cuenten con recursos para mantener la calidad de sus servicios, realizar inversión local para expandirlos y tener capacidad conducir políticas autónomas de desarrollo local.

Al mismo tiempo, para reducir las brutales desigualdades de calidad de vida y oportunidades de las personas según la comuna donde habitan es necesario cerrar las brechas presupuestarias entre municipios ricos, medios y pobres. Esto significa que los municipios deben tener recursos proporcionales a sus cargas sociales y gastos, y no a la riqueza pre-existente de sus territorios.

El aumento y la redistribución del Fondo Común Municipal resultan clave para reducir la desigualdad de la calidad de vida de los territorios. Esto permitirá que desde lo público se ayude a cerrar las brechas entre el estándar, la calidad de vida y las oportunidades de las personas.

Sin embargo, pese a que estas medidas permitirán atenuar los efectos, el cáncer territorial no será eliminado. Para hacer esto, no sólo bastan reformas de transferencia de recursos, sino cambiar nuestras viejas conductas por prácticas más saludables. Debemos pasar de una política pública desarticulada a una política pública integral. De la ciudad de proyectos puntuales a la ciudad planificada. De la ciudad del interés privado a la del interés público.

¿Cómo se hace esto? … la discusión está abierta para propuestas.

  • Jorge Andrés Pérez Rossel

    Los terrenos se densifican de manera brutal, sin relación a la infraestructura planificada en el sector. Hay edificios de departamentos que tienen una huella poblacional de más de una persona por metro cuadrado de terreno.

  • Daniel González S

    Estimado Pablo: es muy interesante tu columna apunta al punto estratégico, solo que me gustaría precisar algunos puntos fundamentales necesarios para aumentar el financiamiento de las municipalidades, actualizando el escenario técnico, económico, jurídico y social desde un punto de vista económico urbano y de derecho urbanístico:

    Quiero antes reconocer que algunas de éstas propuestas pueden generar muchos prejuicios, los cuales si se es capaz de ver sus posibilidades podrán ser vistos como oportunidades y no como amenazas. Hay que comenzar asumiendo que cualquier ciudad además de ser un entorno de habitabilidad, también es un sistema legal, económico, político, ambiental y social con enormes costos de administración y desarrollo, los cuales es imposible traspasar al Estado en totalidad por su enorme complejidad sistémica ingenieril y demográfica.

    También hay que reconocer que los IPTs en Chile están completamente obsoletos, no solo en lo jurídico por su lentitud y falta de relación local. Mas bien por su enorme retraso conceptual respecto a la visión de la planificación hoy, mas bien vistos como instrumentos tecnológicos a tiempo real que permiten monitoreos constantes hacia una mayor agilidad del desarrollo y no su normativización. Al no existir acuerdos tranversales sobre parámetros de desarrollos sustentables de autogestión, autofinanciación, autoadministración, autopreservación natural que permitan desarrollos de Economías Verdes (esto no significa la subsidiación absoluta de la realidad y la imposibilidad del desarrollo vía preservaciones inflexibles), sino que la posibilidad de la generación de ‘Crecimientos Inteligentes’ o Smart Growths, los cuales consoliden los territorios, ambientes y comunidades, independizándose de las subsidiaciones públicas desde ámbitos de mayor trabajo mancomunado y comunitarios locales.

    1. Derogación de los Planos Reguladores y sustituídos por Planes de Gestión Urbana y Territorial, instrumentos digitales a tiempo real que permitan los monitoreos de las interrelaciones y crecimientos del territorio. Plataformas Facilitadoras del Desarrollo Económico de Ciudades y Territorios, con planes de Gestión de ‘Crecimientos Inteligentes’ de las ciudades y ruralidades. Una Nueva Política de Desarrollo Urbano Nacional la cual debe actualizarse conceptual e instrumentalmente y no depender de rígidos marcos jurídicos, que trasciendan las dependencias políticas y de control público -contraloría-, que solo impiden los círculos virtuosos de desarrollo y apoyo entre el mundo público y el privado a modo de partnerships (acordarse que los impuestos que financian al sector público los genera el mundo privado y éste se refiere a todos los ciudadanos y no solo a las empresas).

    2. (como consecuencia del punto 1) Derogación de la Subdivisión Predial Mínima, ya que es un medio de control del ‘tipo’ de propietarios que habitan las comunas, más que el manejo de la ‘densidad’ del suelo urbano. Además, permite un control de valores del suelo con lo cual por la subdivisión predial asegurada, el valor de los precios aumenta por su segmentación social (te lo comento como tasador).

    3. Derogación del DFL2 que entrega exención casi absoluta de todas las propiedades menores a 140 m2 (en su mayoría sociales, como casi todas las propiedades del Gran Santiago construídas a partir de la gestión pública casi únicamente, en vez de la construcción de la gestión económica de la ciudadanía -y no estoy hablando de las mega empresas inmobiliarias sino queme refiero a la actividad económica democrática y local-). Si esas contribuciones -a valor comercial y no a valor fiscal como recomienda la IVSC y las Normas del IFRS- se pagarán, permitirían generar fondos que financiarían a las municipalidades y sus ciudades, para no solo depender de la Ley Rentas II. Esto también evitaría la especulación de los valores de las propiedades y también recuperar las plusvalías generadas por inversiones públicas y privadas. Esto sin lugar a dudas generaría revaluaciones de los bienes inmuebles, osea del patrimonio de los propietarios, por mejoría de la calidad de ciudad por su auto-financiamiento y constante mantención.

    4.Progresivamente disminuir la colocación de políticas sociales de vivienda, las cuales consolidan solo la participación de grandes empresas inmobiliarias y constructoras, debido al enorme costo general de la gestión pública(carísimo en su mantención -GGs- y su alto costo de oportunidad. Te lo comento como ex-gestionador de proyectos de viviendas sociales), permitiendo en su reemplazo un mercado inmobiliario de ‘Medianas Empresas’ y no solo de Mega Inmobiliarias de papel, lo cual generaría mayores empleabilidades locales con mejores sueldos (menor subcontratación y mayor empleo directo), sinergías económicas, ciudades más diversificada y término de los monopolios del Estado y las Grandes Inmobiliarias/Constructoras. Santiago ha sido gestionado en su gran mayoría a través de la gestión pública, la cual ha homogeneizado y sobre-residencializado la ciudad a partir de lugares de bajo valor ciudad, baja diversidad económica, monotización programática y del paisaje urbano. Santiago es una ciudad de villas y poblaciones casi en su totalidad, solo las ciudades de regiones consolidan mayores y mejores personalidades propias. Santiago tiene la concentración económica y la diversificación de la ciudad solo en el centro -por historia- y el sector oriente.

    5. Una baja de tasas generales de los créditos de inversión inmobiliarias de los bancos, que permitan a las empresas medianas desarrollar sus propios proyectos y traspasar ese ahorro a los valores de vivienda y créditos hipotecarios. Esto sería a través de la devolución obligatoria del Factor de Riesgo al finalizar el pago del crédito por la inversión realizada y/o al levantamiento de la hipoteca. Esto es completamente propio, ya que quién ha pagado su crédito a totalidad, cumplió con el factor de riesgo y merece la devolución de éste canon. Esto incluso podría ser un posible pie para nuevas inversiones de las empresas medianas o personas naturales, generando mayor agilidad general del mercado.

    6. Pago de Renta sobre los arrendamientos de las bienes inmuebles menores de 140 m2 (DFL2). Con ésto se formalizaría un mercado de arrendamientos tributariamente, eliminando el ser declarados como rentas presuntas en las Declaraciones de Rentas cada año, las cuales distorsionan la actividad económica real de los Bs Inms. Así sus propietarios generarían un nicho económico comprobable y tributable, base económica para seguir desarrollando nuevos negocios y no a través de la colocación en garantía de las propiedades, lo cual es un enorme riesgo patrimonial -por los bancos, a la 3º cuota no cancelada es cartera vencida-, que no impulsan nuevas actividades económicas (por eso los rentistas generalmente no tienen más actividad económica que esa y hay propietarios de departamentos de 1 ambiente o 1 dormitorio, que cuentan con 40 propiedades arrendadas sin pagar casi renta alguna)

    7. Re-estudiar las Ley de Posesiones Efectivas, la cual no permiten resolver los casos de terrenos que se encuentran abandonados o con vicios legales, generando un banco de terrenos fiscales que se puedan internalizar para proyectos de equipamientos, infraestructuras y viviendas (mixtos).

    8.Impuestos al no desarrollo del suelo urbano y rural, éste último para propiedades sobre las 2 has. y según localización, calidad ambiental y calidad de suelo y/o producción probable y sin producción económica rural comprobable, lo cual generaría mayores desarrollos económicos territoriales urbanas y rurales. Evitar el desamparo propietario -abandono de propiedades- y de la improductividad de los suelos urbanos y rurales que van deteriorando la ciudad y los centros poblados continuamente. Esto sería en cierto modo traspasarles el costo de obsolescencia a los terrenos baldíos y el potenciar el desarrollo de sectores de la ciudad y del territorio que se encuentran en constante abandono (Anillo Intermedio o Comunas Pericentrales de la comuna de Santiago, Centros Poblados Rurales deprimidos económicamente) y no solo aumentarles las contribuciones a un valor fiscal a los urbanos y con exención casi absoluta a la ruralidad (SII), que incluso por la antigûedad de las propiedades se calcula casi a su valor residual fiscal. Así se evitaría toda especulación y distorsión de los valores del suelo, los cuales encarecen todo desde su base. Habría que comentar que en éste punto, el INDAP tomaría una relevancia estructural en la ayuda técnica y financiera agrícola, autofinanciada constantemente con éstas medidas debido al aumento productivo del territorio (Rentas) y no solo por los impuestos al no desarrollo (Contribuciones). Estas últimas se exentarían de éste impuesto con la producción comprobada del año -a través de balance anual y declaración de renta-. Por otro lado generaría un mayor interés educacional en los temas agrícolas por la mayor empleabilidad agrícola, descomprimiendo económica y demográficamente a las ciudades.

    9. Eliminación de los subsidios de Localización SERVIU y DS40 Renovación Urbana(de bajísima asignación, no superior al 5% de los postulantes), que solo han distorsionado los valores del suelo y las propiedades de las ciudades, incentivando negativamente a que los valores de los Bs Inms tengan un ‘piso’ de valorización que son los subsidios mismos. Hoy una casa en Cerro Navia puede llegar a costar hasta 18-20 Millones, con una avalúo fiscal de 4 Millones aprox., casi 5 veces más que su valor de reposición real y con valores reales de localización, equipamiento, seguridad, ambiental, etc. muy por debajo del valor comercial en que se está intentando enajenar esas propiedades.

    Estas son unas propuestas generales en complementación con muchas más, que creo que serían cambios estructurales y de positivo efecto.

    Slds.

    • Esteban Pineda

      Gran comentario que da pie para la publicación de un nuevo artículo.

      Destaco especialmente el primer punto.

      Es indispensable incorporar y desarrollar lo que algunos llaman la planificación valorativa, utilizando, en primer lugar, las tecnologías de la información y comunicación a modo de crear una memoria territorial, un registro y catastro de las intervenciones en el territorio, en un lenguaje común y claro, que nos permita a continuación vincularlas con la percepción o impacto que estas producen en la sociedad.

      En efecto, sólo sobre una plataforma que permita incorporar y visualizar los eventos como un proceso a tiempo real, resulta posible efectuar una comparación objetiva y medible, transparentando de ese modo tanto el mercado de inversión privada, como la toma de decisiones por parte del sector público.

      Por último, el desarrollo de una metodología para la confección de indicadores con un alto estándar de transparencia y calidad de datos, corresponde a un primer paso hacia una mejor gestión del territorio, por esa razón, independientemente de los resultados y conclusiones expuestas por Pablo en el presente articulo (las cuales podrían ser discutibles por diversas razones), le agradezco la exposición de su su trabajo.

  • Nico

    Buen artículo Pablo y excelentes propuestas Daniel, ojalá se pudieran considerar en serio, es un tema pendiente que tenemos los arquitectos, deberíamos ser los verdaderos encargados de la planificación urbana y no los políticos que nada saben y poco les interesa algunos.

    Saludos!

    • flavio sarabia

      Totalmente de acuerdo con Nico, pero…es que nunca a pasado un Arquitecto por el ministerio de Obras Públicas o por Mideplan ???

  • caro

    alguien me puede guiar con un tema para mi seminario en el área de sustentabilidad….

    • Jorge Andrés Pérez Rossel

      Un tema puede ser analizar si es sustentable que se permita a las empresas inmobiliarias a que construyan edificios de departamentos con una huella de más de una persona por metro cuadrado de terreno. ¿Cual es el impacto de eso en la infraestructura del sector? ¿Quien paga por el uso intensivo que hace ese edificio de la infraestructura vial? ¿Las municipalidades tienen planes para acomodar a largo plazo la realización de la densificación implícita en los planes reguladores?

  • Daniel González S

    Luego de los comentarios posteriores a las propuestas que comenté y basados en la columna original, creo que sería muy interesante territorializar estos conceptos, en términos de posibles visualizaciones de desarrollo económico territoriales(urbana y rural). Generar una modelación física, demográfica, ambiental y económica de los nueve puntos y posibles otros a aportar por todos, e ir definiendo escenarios de procesos y/o monitoreo de probables resultados de desarrollo, recuperación y consolidación. Esto sería una partida conceptual y general al punto 1. que es la derogación de los IPTs jurídicos por IPTsTICs de Monitoreo, como bien definió Esteban Pineda. Creo que sería un inicio en una materialización instrumental urbanística y un giro importante a proponer a la DDU, hacia una Nueva Política de Desarrollo Urbanos y Territorial Nacional y propuestas de Modificación del Código Tributario, Ley de Bancos, LGUC, Ley Rentas II, Ley de Posesiones Efectivas…(difícil pero no imposible)

    Que creen Uds.?

    PD: Habría que recopilar la información, especialmente la tributaria invocando la Ley de Transparencia, para que SII entregue información clave, pero clasificada…

    • Jorge Andrés Pérez Rossel

      Me gustaría ver planos municipales que mostraran por cuadra (con colores) la densidad poblacional implícita en los planos reguladores. Eso sería sincerar, por parte de las municipalidades, sus permisivos planos reguladores.

  • flavio sarabia

    Porque en todas las comunas se repite la figura ¡¡¡mucho terreno en manos de una sola persona ¡¡¡ y muchas personas que desean tener un terrenito ojala en el campo para desarrolar su creatividad ¡¡
    Como se motiva a las personas para que vivan en el campo ??

  • Pingback: LA PINTANA | Santiago: Radiografía de una Ciudad

 
3170 dias 24213 artículos 88947 comentarios

¿Tienes un dato de ciudad?

Cuéntanos qué está pasando en tu ciudad - contáctanos ahora.

 
 

No te pierdas una sola novedad de Plataforma Urbana

Quieres compartir un dato con nosotros? Contáctanos ahora