Plataforma Urbana en tu mail

Recibe lo nuevo cada mañana

 
 

Estás en Plataforma Urbana » Derecho a la Ciudad » La (des)ilusión de la ciudad de las rejas

28
ene
2011

La (des)ilusión de la ciudad de las rejas

La disputa del cierre de calles y pasajes se ha vuelto vieja, pero no sorprende considerando lo profundo y estructural que es el problema. La tensión se arrastra de un determinado modelo de ciudad y los ciudadanos ahí educados, con valores que privilegian los intereses personales anteponiendo la seguridad individual por sobre las libertades colectivas. A pesar de que se discute que las decisiones han sido tomadas a partir de ordenanzas municipales y voluntades políticas, las iniciativas suelen venir desde agrupaciones de vecinos que presionan por levantar rejas que garantizarían una supuesta seguridad ciudadana. Luego del fallo del Tribunal Constitucional que rechaza el cierre de calles y pasajes, algunas municipalidades que apoyan a grupos vecinales se han manifestado en desacuerdo, estableciendo que se deja en absoluta vulnerabilidad a miles de familias, menos libres y seguras. Es necesario discutir la validez de este argumento y deliberar sobre las preocupantes amenazas de la ciudad de las rejas y la excesiva privacidad. Por otra parte, nos debemos preguntar ¿Constituye la reja una garantía de la seguridad nacional? ¿Se traduce ésta finalmente en libertad?

La última decisión la tomó el Tribunal Constitucional y acto seguido una gran cantidad de rejas y portones se desinstalarán de calles, salvo en algunos pasajes sin salida donde no se obstruye la libre circulación. Este fallo se opone a la modificación legal y las ordenanzas municipales que insisten en el cierre de calles y pasajes por medidas de seguridad vecinal. Luego del fallo, una serie de vecinos de comunas como Maipú y Peñalolén manifiestan que se sienten expuestos a los delincuentes y algunos alcaldes como Orrego se mostraron preocupados por el supuesto de que familias verían amenazada su tranquilidad sin portones. El diputado RN Cristián Monckeberg, reaccionó a la medida anunciando la presentación de un proyecto de ley para evitar el retiro de algunas rejas.

Se tiene conocimiento que la Constitución Política asegura a todas las personas el derecho a la libertad personal, pero se desconoce el criterio para definir los riesgos a la seguridad ciudadana a partir del cual esta se puede ver limitada. ¿Hasta qué punto constituyen las rejas una escusa válida para disminuir la libertad generando barrios con menos delincuencia? No existe claridad de los beneficios que traen las rejas para evitar robos, asaltos y violaciones de morada. Estudios indican que un efecto colateral de las rejas es segregar y fragmentar el territorio, estigmatizando los sectores involucrados y aumentando la percepción de inseguridad. Por otra parte, acciones como mejoramiento de los espacios públicos, iluminación y desarrollo comunitario, tienden a conformar barrios más seguros. A pesar de su literalidad, la reja no necesariamente es la respuesta para evitar el traspaso físico de un delincuente a una vivienda ni consituye una solución lógica para disminuir la delincuencia.

Fuente imagen

Las vías en discusión son bienes de uso público y su privación atenta contra la libertad de los que quieran hacer uso de ellas y beneficiarse de una buena accesibilidad y conectividad. Un barrio que tenga portones selectos en algunas calles donde residen los vecinos con mayor percepción de inseguridad se vuelve inequitativo. En este escenario, algunos cuentan con mayor protección, otros con menos posibilidad de movilizarse y distintas relaciones de proximidad entre las viviendas y su barrio. Las vías de circulación son poco legibles y los recorridos más largos, mientras la identidad barrial se deteriora ya que no existe mayores iniciativas por parte de los locales de relacionarse en su interior. La reja es una realidad segregadora y sus efectos son equívocos.

La responsabilidad de quienes construyen ciudad

Una de las obligaciones éticas de aquel que decide temas de ciudad es tener conocimiento sobre distintas prácticas locales e internacionales y los resultados obtenidos previo a intervenir en el territorio.  Toda intervención en el espacio público trasciende para convertirse en el principal escenario en proyectar valores sociales: el proyecto urbano transparenta un proyecto social. En el contexto actual de la ciudad postmoderna y su modelo de desarrollo urbano, se ha tendido a privilegiar la privacidad propia de una estética asociada al jardín privado debidamente cercado, las cámaras de seguridad y la creciente privatización de los espacios de uso público. La reja simboliza la prevalencia de condicionantes como la seguridad y la propiedad privada ante el derecho a la libertad personal, lo que se considera que es el proyecto social detrás de las intervenciones en el territorio. Lugares de alta intensidad de uso público como los malls, cierran sus accesos con altos estándares de seguridad por las noches. Considerando esta construcción cultural, nuestra sociedad no se sorprende que pasajes con un uso intensivo por parte de sus vecinos inmediatos sean cerrados con rejas para hacer valer sus derechos de seguridad individual.

Las rejas no sólo fomentan la ciudad como un escenario de distintos grupos de interés en conflicto, sino que también acaban por generar falsas expectativas de la disminución de la delincuencia. Es así como la ciudad se frustra en el intento por entregar supuestos estándares de seguridad y libertad para todo aquel que quiera vivir en entornos tranquilos y privados. Resulta ser que la ciudad libre en lugar de significar las destrezas del privado al negar lo otro, radica en la aceptación e integración de los espacios públicos como entornos de convivencia.

Comentar con Facebook»

  • Claudia

    El poner rejas (hablando estéticamente si se desea decir así) es que arruinan la cuidad, ya que se entorpece la visión dejando de ser fluida es como poner un obstáculo, pero viéndolo del otro punto de vista las personas poseen miedos e inseguridades, producto de la gran delincuencia que tenemos en Chile, pues el poner una reja en un pasaje sirve como obstáculo para los ladrones al tratar de llevarse las cosas, obviamente no evitara el que puedan entrar pero si les obstaculizara el salir. Además algo que tiene de bueno también el poner una reja en un pasaje es el hacer que entre los mismos vecinos posean un espacio seguro en el cual pueden hacer vida de barrio en especial los niños sin tener preocupaciones como lo son el de los atropellos. Recuerdo cuando era pequeña que había muchas casas sin rejas o las que las poseían eran rejas bajas, también recuerdo en mis veraneos en la serena que allá prácticamente no se utilizaba la reja en muchos sectores (de los cuales actualmente están todas las casas con rejas) y menos existía la posibilidad de cerrar un pasaje ya que no era una necesidad. Lamentablemente los tiempos han cambiado, las personas son mas desconfiadas, inseguras y temerosas con la necesidad de protección, para que hubiese un cambio en estas actitudes tendría que volverse Chile en un país seguro, de lo cual no tiene nada.

  • Jorge

    Comparto la decision del TC, restringir la libre circulación enrejando los pasajes de Stgo, es atentatorio a las garantías constitucionales y no soluciona mayormente el problema delictual.

  • Vale

    Creo que el cierre de calles y pasajes no tiene nada positivo. Las rejas hacen no sólo que sea más difícil caminar para los peatones, también hace más difícil la circulación de camiones municipales y vehículos de emergencia como ambulancias y carros de bomberos. Además uno de los argumentos que he escuchado es que los delincuentes van a preferir casas que no estén en pasajes cerrados….entonces o nos enrejamos todos o nadie. Mejor nadie y buscamos otras formas de combatir la delincuencia, que no atenten contra la libertad de circular por nuestras ciudades.

  • crus

    enrejar un pasaje en ningun caso atenta la libre circulacion amenos que este se encuentre con candado las 24 horas del dia

  • Patricio

    Creo que aquí lo único que hay que buscar es darle al proyecto la forma legal adecuada para que no sea rechazado por el Tribunal constitucional.

    Lo que digan los teóricos no tiene nada que ver con la vida real que es cómo la gente quiere vivir? Mientras los delincuentes puedan asaltar en Chile sin ser sometidos a castigos severos es mejor enrejar que prestar atención a teóricos que con suerte conocen un pasaje.

    La gente se siente segura en un pasaje con rejas y por ese confort psicológico vale la pena poner las rejas. Que atente contra libertades esotéricas es un problemas de teóricos que pueden gastarse la vida entera escribiendo de una vida real que solo existe en sus cabezas.

  • Nicolás

    No vivo en un barrio enrejado, pero voy regularmente a la casa de unos amigos puentealtinos, donde la reja (que pasa semi abierta) ha creado una sensación de seguridad valorada por los vecinos. Los nenes juegan sin la amenaza de que entre un auto a toda velocidad. Eso de algo sirve.

    No obstante, estoy de acuerdo en que la reja es solo la solución más a mano, para los problemas que la sociedad debe enfrentar con políticas de mayor fondo (segregación, igualdad, royalties, etc).

    Un último aspecto para la discusión… en las cercanías de ciertas y entornos de ciertas actividades (estadios, teatros, etc.) las rejas pueden ser muy necesarias para los vecinos. Creo que esa situación merece un tratamiento diferente.

  • Lola

    Por algo existen los condominios cerrados,si te preocupa la seguridad accede a ellos o a un departamento

  • Erick

    El Tribunal Constitucional actuó conforme a la ley, los bienes públicos nos pertenecen a todos.

  • Ivan Poduje

    buena columna

  • Johnny Aspee

    No basta solo con pensar en una ciudad ideal como la ciudad jardin como diga un libro, aca hay un tema cultural y de inseguridad por los espacios abiertos que no se puede pasar a llevar, entendamos que la naturaleza humana por siglos se ha defendido en sociedad y tal como dice un comentario mas arriba lo hace de lo que tiene mas a mano, una reja.
    Culturalmente vivimos muy juntos, en casas pequeñas y apoyandonos unos a otros como vecinos, solo basta con ver desde los conventillos hasta las ultimas soluciones habitacionales para campamentos, todos apuntan a la vida en comunidad,incluso la nueva clase ABC1 prefiere la vida en condominios cerrados.
    Solo escribo estos comentarios para tomar conciencia de lo que somos, desde ahi parten las buenas soluciones, los caprichos y conceptos idealistas no sirven.

  • Crowley

    Un cierre por si solo no sirve de nada, solo genera una falsa “sensación” de seguridad para quienes viven al interior del pasaje. Por lo demás, es una potencial barrera al momento de enfrentar una emergencia. En dicho escenario, ¿quién responde por los daños causados al retrasar el ingreso de un auto patrulla, una ambulancia o carro de bomberos? ¿el municipio? ¿los vecinos que instalaron el cierre?
    ¿No sería mejor un sistema de alarmas comunitarias (como ya se ha implantado en algunos barrios de la ciudad), mayor vigilancia policial, organización vecinal, recuperación de los espacios públicos, permitiendo el acceso a toda persona que necesiten trasladarse de un extremo a otro de la vía, sin caer en abusos?
    Los fierros para los delincuentes, los espacios públicos para los ciudadanos.

  • Nicole

    Muy buena columna, destapa un tema que esta dando vuelta por anios y que esta a la vista de todos nosotros.
    Puede ser que el hecho de que exista un pasaje enrejado produzca en la poblaci[on una cierta sensacion de seguridad. Sin embargo, a mi parecer, el problema delictual no se soluciona en gran parte con esta medida. Los robos en lugares habitados son cometidos en su mayoria por menores de edad que tienen la agilidad suficiente como para pasar un enrejado y cometer asaltos al interior de los hogares. Por otro lado, estoy en total desacuerdo con el comentario de PATRICIO. Llamar a un principio tan fundamental que es la libre circulacion y que esta consagrada en la Constiucion no es bajo ningun punto de vista un principio ESOTERICO. La libertad de circulacion es un principio fundamental y necesario para todo ser humano. Si no fuese asi nos veriamos privados de usar los espacios publicos para evitar que se deterioren o de que corran peligro.

  • carina p

    el problema no son solo las rejas sino tambien el abuso de medidas de seguridad, especialmente en espacios publicos, que plaga las ciudades de latinoamerica generando mayor sensacion de delincuencia… y asi un circulo vicioso. hay que apostar por la vida en esos espacios en lugar de limitarla.

  • mercedes

    La reja como símbolo estandarizado de protección, de inhibición de acceso, puede ser también un concepto erróneo, e ilógico.
    Es claro que el uso o “mal uso” del espacio público en relación a la seguridad es un problema lo suficientemente profundo como para ir más allá de una falsa, equívoca y estúpida normativa que disponga de “plantar” rejas de modo tan simplista. Es entendible que conjuntos vecinales expongan sus opiniones acerca de estos temas, a manera de libre expresión. Sin embargo, creo firmemente que es tarea de quienes se especializan y están formados en la materia del planeamiento urbano, hacerse cargo de la situación. Alimentar la construcción de tales falacias en el imaginario colectivo, resulta fatal para la sociedad. Es necesaria la interacción interdisciplinaria de pensadores sobre la materia urbana, en un tiempo tan rico cómo éste, dónde el conocimiento es herramienta colectiva, viva y emergente para plantear otras formas de intervención y promoción sobre el uso del espacio público, que es un valor de muchos en totalidad, y no de uno singular. Qué clase de ciudad estamos proyectando?

  • Antonio Castell

    Vivo obligadamente en un pasaje cerrado por vecinos asustadisos y que han privatizado las calles. La Contraloría me ha dado la razón y ha dictaminado sacar estas rejas. El Juzgado de Policia local, desde junio de 2010 ha mandado retirarlas. El Tribunal Constitucional las ha declarado ilegales. Pero el alcalde de Peñalolén, mi Comuna, se niega a retirarlas.

  • Francisco Salazar

    Las rejas efectivamente aumentan la seguridad.
    De que son feas lo comparto, pero si piden sacarlas, entonces nosotros pedimos disminuyan la delincuencia.
    Viví mucho tiempo con la reja en el pasaje.
    En mi experiencia recomiendpo la reja, pues dejan de pasar los vagos, los ambulantes, los vendedores y los mugrientos que salen de noche a botar basura que sacan de otros sectores.
    Puede quedar un triciclo o una bici de metro un para de minutos en el pasaje y no pasa nada.

 
3193 dias 24507 artículos 89056 comentarios

¿Tienes un dato de ciudad?

Cuéntanos qué está pasando en tu ciudad - contáctanos ahora.

 
 

No te pierdas una sola novedad de Plataforma Urbana

Quieres compartir un dato con nosotros? Contáctanos ahora