Plataforma Urbana en tu mail

Recibe lo nuevo cada mañana

 
 

Estás en Plataforma Urbana » Análisis Urbano y Territorial » Kowloon City: recordando el lugar más denso del planeta

28
jul
2009

Kowloon City: recordando el lugar más denso del planeta

11

Kowloon City en su época de gloria, poco antes de su demolición

La receta infalible del urbanista contemporáneo:

-Ciudades más compactas (y por lo tanto más densas)
-Vivienda en altura (resultado de lo anterior)
-Mezcla de usos de suelo
-Equipamiento a distancias caminables
-Fácil accesibilidad a transporte público
-Uso masivo de la bicicleta

Si la suma de todos estos ingredientes conduce infaliblemente a un mejor modelo de desarrollo urbano, bien podría decirse que la ciudad amurallada de Kowloon City en Hong Kong debiera ser el ejemplo a seguir en todo el mundo, la máxima representación de lo que los gringos gustan de llamar Smart Growth y que se supone es el camino inequívoco a seguir en la ciudad que pretende ser sustentable en el siglo XXI. Más, después del salto.

Aunque sus orígenes pueden encontrarse más de mil años atrás en la época de la Dinastía Song (960 – 1279), la imagen que hizo mundialmente famoso a este barrio comienza a construirse a mediados del siglo pasado, cuando el singular estatus jurídico de la zona (un enclave chino inserto en una jurisdicción británica) posibilita que miles de personas comiencen a agruparse en edificios construidos literalmente uno encima del otro teniendo como única restricción el no sobrepasar los 14 pisos de altura para así no interferir en el despegue y aterrizaje de los vuelos del aeropuerto internacional de Hong Kong. Lo demás era libertad total para construir, y eso se materializó en una forma monolítica de 2.6 hectáreas de superficie que a finales de los ochenta alcanzó a albergar a más de 50 mil personas, convirtiéndose en el lugar de mayor densidad habitacional que haya conocido la humanidad. Sólo para ponerlo en perspectiva, una densidad de esa magnitud equivale a colocar toda la población de la Quinta Región en las poco menos de 80 hectáreas del Parque O´Higgins.

31

Analizada en frío, Kowloon City contiene todos los elementos que el más entusiasta de los promotores de la ciudad compacta pudiera soñar: alta densidad, uso de suelos mixto, que permitía la existencia de todo tipo de comercio al interior de las laberínticas torres construidas sin ningún tipo de planos ni asesoría arquitectónica o ingenieril, ocupación máxima de la infraestructura disponible, cercanía a servicios (famosas eran sus clínicas dentales clandestinas), disponibilidad de áreas de esparcimiento – como casinos y prostíbulos – al interior de los edificios, cercanía a los sistemas de transporte público, y nula dependencia del automóvil, puesto que la gran mayoría de sus habitantes se desplazaba en bicicleta. ¿Qué más se podía pedir?

Bueno es el cilantro pero no tanto

Las autoridades británicas y chinas no supieron apreciar las ventajas anteriormente nombradas de Kowloon City, y a fines de los ochenta deciden su demolición total. Para ser honestos, sus razones tenían: al interior de su perímetro no había ni dios ni ley, y el Estado no era más que una ficción que desaparecía rápidamente en manos de las mafias que controlaban los fumaderos de opio, los prostíbulos, los casinos, los restaurantes de carne de perro, las clínicas abortivas, y todos aquellos establecimientos nacidos al margen de toda legalidad y que satisfacían las bajas necesidades de sus residentes y afuerinos que buscaban en sus malolientes pasadizos todo aquello que el próspero Hong Kong no podía brindar. Por otro lado, las precarias condiciones higiénicas, el hacinamiento y la promiscuidad se habían transformado en lunares demasiado visibles e incómodos para una región símbolo de la prosperidad económica oriental, que no podía aceptar en sus propias narices la imagen surrealista de la mayor aglomeración de personas que la mente humana pudiera siquiera imaginar. El término de la demolición en 1993, que deparó sorpresas que por sí solas ameritaban la creación de un museo de la informalidad urbana, dio paso a la creación de un parque sobre las ruinas, quizás como una manera de exorcizar a un área que durante décadas se transformó en un verdadero infierno sobre la tierra.

21

Kowloon City en 1973

Por supuesto que nadie en su sano juicio quisiera revivir el horror urbano de Kowloon City, pero cito el ejemplo después de escuchar a muchos iluminados que repiten sin cesar que el único futuro posible de la ciudad contemporánea es su densificación, como si éste fuera un concepto bueno per se que no supiera de límites ni barreras. Cada vez que alguien dice que lo que hay que hacer en la ciudad es densificar, y si se puede densificar sobre lo ya densificado, no dejo de sentir un cierto escalofrío, porque el poner más gente por hectárea es una tarea relativamente fácil, pero hacer que esta gente viva bien es un reto bastante más difícil, que requiere adaptar la totalidad de la estructura urbana a la condición de vivir compactamente. Quien sube densidades en un plan de desarrollo urbano de la noche a la mañana sin pensar en las consecuencias que esta estrategia puede tener comete una imprudencia cuyos costos son tremendamente difíciles de reparar en el futuro. Kowloon City es sin duda alguna una exageración, pero por algo en el imaginario popular los edificios multifamiliares siguen teniendo una muy mala imagen no sólo en este país, sino en gran parte del mundo, donde se transformaron en sinónimo de hacinamiento y promiscuidad, de rápida decadencia, de vandalismo, de desorden.

Creo que la ciudad compacta en general es mucho mejor que la extendida, pero siempre y cuando sea entendida como un todo en que cada parte tiene la densidad en la forma y niveles adecuados, lo que significa ocupar el espacio, la infraestructura y servicios de manera eficiente, aprovechando al máximo su capacidad pero sin someter a la población a modos de vida a todas luces infrahumanos, que después de todo no es nada raro encontrar fragmentos de Kowloon City en nuestras propias ciudades, esperando vaya saber hasta cuándo el día de gloria de su desaparición.

41

Rodrigo Díaz
http://ciudadpedestre.wordpress.com

  • constanza

    muy bueno….gracias

  • Gabriel Silva Almarza

    santiago en 6×6 manzanas? eso quizás valdría la pena verlo! jajajaja

  • Victor

    parecen torres de PAZ FROIMOVICH, estoy seguro que si pudieran lo harían

  • Felipe St

    que buen salto, gracias !!!!

  • Daniel González S.

    Impresionante…da para reflexionar con respecto a la densidad y su manejo, especialmente en Santiago.
    Slds.

  • Ximena Carmona

    Muy interesante, como siempre la clave es el equilibrio…

  • Camilo Drago Correa

    Para allá vamos si el centro sigue así… Densificando por mercado, no por la ciudad, lo peor es que ni siquera le hace bien al mercado porque agota la demanda…

  • Alen

    Quisas no deberiamos presumir sobre un buen orden, porque y para mi es mas importante un desorden organizado que una organizacion desordenada … y aqui cual es el error?

  • camilo

    Notable……másssssssssssssss

  • angra

    “sin ningún tipo de planos ni asesoría arquitectónica o ingenieril”

    de haberla habido hubiera sido muy similar

    una alta densificación no significa hacer departamentos de 20 metros cuadrados donde caben sólo de pie, sino permitir el desarrollo de relaciones tanto verticales como horizontales mediante los diferentes usos

    la idea de la ciudad densificada alude al concepto de cuidad compacta. pero es una fantasía, porque ya todos sabemos que de realizarse algo así, se ajustará a la rentabilidad

  • Tomás Correa
  • Pingback: La semana en Plataforma Urbana | Plataforma Urbana

  • Carmen

    Todo tiene un limite, y la densidad de esta ciudad lo rebazó, se puede lograr proponer ciudades compactas que no afecten el medio ambiente ni las condiciones de vida de sus habitantes, pero debemos tener bien claro que existen limites y saber hasta donde podemos llegar.

  • Carmen

    Muy bueno,,, pero el resultado compacto de ese ciudad que contiene las ideas del nuevo urbanismo no deja de ser producto de la improvisación, y por eso terminó con un desenlace desagradable.

  • nespejo

    Bueno, el ex-alcalde peñaloza dice que basta con el 5 pisos de densidad para lograr las economías de escala para servicios públicos.

    La razón de ser de la densidad es precisamente que vivir juntos, pero no apiñados, permite tener mejores plazas, comisarias, transporte público, comercios e independencia del automovil. Cuando aquellas se agotan hay mas problemas que beneficios.

    Sino, es cosa de mirar el centro, donde a la densificación no se le agregó ningún espacio público nuevo, y claramente la calidad de vida de los antiguos residentes se ha deteriorado con respecto a los primeros años de la densificación.

  • angra

    Los cerros de Valparaíso se poblaron de manera similar, salvo que (menos mal) no se les ocurrió verticalizar más de lo que se ampliaron y que los trabajos solían estar en el plan o el puerto

  • Pingback: » OTRAS LECTURAS = “KOWLOON CITY”

  • Pingback: Vivir en 10 metros cuadrados | Plataforma Urbana

  • Nicolas T

    atención, que “la receta infalible” de urbanista contemporáneo incluye calidad medioambiental de las viviendas: ventilación, iluminación natural, algo de soleamiento y algo de privasidad. estas viviendas, si bien son un caso interesante de la cual pueden extraerse lecciones, bien se expone que no son del todo adecuadas.

  • ArqCesarClaros

    Esto es horripilante, por dios, tan solo imaginarme viviendo ahí me gana el miedo. De verdad esto fue un preámbulo cuando se deja en el abandono una población o esta se aísla. Ya las películas del futuro nos muestran el DEJAVU de nuestra raza en esto.
    PROFESIONALES A LUCHAR POR QUÉ COSAS COMO ESTAS NO SUCEDAN NUNCA, MAS CUANDO SE DESAMPARA A LOS MAS NECESITADOS.

  • Carlos

    Me recuerda mi visita a Edimburgo, en esa facinante ciudad hicimos un tour por lo que era la ciudad subterranea, que en realidad, no era subterranea sino que se fue construyendo una sobre otra hasta que era todo un laberinto vertical. Al final, la ciudad decidió tapar lo que ya se habia construido construyendo el ayuntamiento encima de todo, que ahora paso a ser como la cota cero. Es decir la ciudad de ahora esta sobra una antigua ciudad.

  • http://www.lidermaxetiquetasadesivas.com.br etiquetas

    Your way of describing all in this piece of writing is truly nice,
    all can effortlessly understand it, Thanks a lot.

  • Etrusco

    Bueno; Creo que en realidad es alentador para las ciudades compactas. El autor ridiculiza el concepto pero creo que en realidad reafirma su vigencia. Si una ciudad con una densidad de 20.000 personas por hectárea y que a crecido sin ninguna regulación razonable es posible porque ha existido, sin duda es posible una ciudad diseñada con un enfoque sustentable y la décima parte o sea 2.000 personas por hectárea.
    Finalmente con más razón por ejemplo 500, o sea la cuarenta ava parte.

 
3163 dias 24171 artículos 88930 comentarios

¿Tienes un dato de ciudad?

Cuéntanos qué está pasando en tu ciudad - contáctanos ahora.

 
 

No te pierdas una sola novedad de Plataforma Urbana

Quieres compartir un dato con nosotros? Contáctanos ahora