Plataforma Urbana en tu mail

Recibe lo nuevo cada mañana

 
 

Estás en Plataforma Urbana » Chile » De vuelta al almacén

30
Ago
2007

De vuelta al almacén

Almacén en Los Sauces, La Florida

Cómo no tenerle cariño al almacén de la esquina que tantas veces nos ha sacado de apuros, donde te encuentras con la vecina que te pone al día con las noticias del barrio, del “tío” que te fía y que te pregunta por tus hermanos. Aunque muchos nos asustemos con la idea de que éste pueda desaparecer, lo más probable es que tengamos almacén para rato.

¿Sabían ustedes que las ventas de los almacenes representan más del 40% de la participación total del sector Comercio, Restaurantes y Hoteles de la economía nacional? ¿O que venden el 60% de las Coca-Colas del país? El 2004 los almaceneros vendieron más de 2.400 millones de dólares, cifra equivalente a lo facturado por las grandes cadenas de supermercados como Líder o Jumbo. Nada despreciable a la hora de considerar que ocupan una porción tan pequeña del territorio de nuestros barrios.

Tras el boom de los hipermercados en los 90’s que buscaban concentrar el mayor número de productos en un gran galpón ubicado estratégicamente en un punto de la ciudad, los supermercadistas se dieron cuenta que la gente seguía gustando del formato chico. (Es absurdo tener que subirse al auto para tener que comprar la salsa de tomates que te faltó para el almuerzo.) Bajo este concepto han proliferado las empresas dedicadas al rubro que como estrategia comercial han reducido su formato. Ejemplo de esto son los nuevos Ekono (de Líder), los Big John, la panadería Los Castaños y, a una escala intermedia, los ya popularizados strip centers.

Más allá del formato chico, la función que cumple el almacén de barrio es fundamental en nuestras ciudades. No sólo porque podemos ir a comprar las cosas que necesitamos caminando, desincentivando el uso del automóvil y todo lo que ello conlleva, sino porque son fuente de empleo para numerosas familias del país. Otra manera más de activar la economía nacional y de superar la pobreza.

Los almaceneros han logrado constituirse como una comunidad sólida en Chile. Un claro ejemplo de ello es el portal web Club Almacen, un punto de encuentro para los comerciantes minoristas que buscan apoyo técnico y entre sus pares. De aquí un fragmento:

“(…) Porque nuestro almacén mejora la calidad de vida del barrio que atendemos. Porque damos crédito a chilenos que no tienen crédito en otras partes. Porque damos más empleo que los Supermercados. Damos empleo a nuestra familia, a los empleados que atiende el mesón, a los cargadores, a los cuidadores de autos, a grandes distribuidoras, a pequeños y grandes industriales, a pequeños y grandes agricultores. Nuestro trabajo da sustento a más personas de las que usted cree.”

Pero, ¿de qué manera están apareciendo estos almacenes en la ciudad? Por lo menos en la mayoría de las nuevas urbanizaciones para clase media y media baja de Santiago, que se ha constituido a partir del desarrollo inmobiliario en base a casas, no existen lugares bien definidos para que los almacenes se instalen. Es así como las familias adoptan el espacio de sus viviendas, transformando la reducida zona del estacionamiento o antejardín en almacenes, bazares, peluquerías, cibercafés y cuántos otros tipos de negocios.

Almacén en Jardín del Sur, Maipú

Sin embargo este hecho, que sin duda detona un mucho mejor uso del barrio, ha impactado fuertemente en la imagen de la ciudad. Por una parte el mercado inmobiliario insiste en usar el modelo de ciudad jardín exclusivamente residencial, de viviendas –aparentemente- aisladas (el “chilean dream”), pero sus usuarios terminan usándolo de otra manera. Así, el barrio que se termina viendo, en términos de imagen, no es ni chicha ni limonada: ni barrio residencial, ni barrio comercial. Al final, sin una identidad propia.

¿Tarea para quienes se encargan de construir ciudad? Anticiparse a este fenómeno, incorporarla como una realidad propia de la dinámica urbana, para que las futuras urbanizaciones sean capaces de albergar de mejor manera, todos los cientos de negocios de barrio que se van a instalar.

 

 

Este artículo está basado en la Tesis de Magíster (a punto de ser entregada!) de Gabriela Villalba. Todas las fotos son de la autora.

Thumb up Thumb down 0
raúl dice:
avatar

“¿Tarea para quienes se encargan de construir ciudad? Anticiparse a este fenómeno”

Yo los metería a la cárcel.

Responder
# Agosto 31, 2007 a las 01:23
 
Thumb up Thumb down 0
Claudio Olivares dice:
avatar

Jaja de acuerdo con Raúl!

Por mi parte, trato siempre de comprar en lugares donde sepa que el dinero que estoy entregando va en beneficio directo de la persona que lo recibe. Un almacén

Responder
# Agosto 31, 2007 a las 09:40
 
Thumb up Thumb down 0
Ignacio García dice:
avatar

Buen artículo. Siempre me cuestiono dónde van a ir a comprar el pan la gente de las nuevas urbanizaciones del barrio alto (nuevos sectores con edificios en Las Condes o casas de la dehesa). Al parecer vende mejor un barrio sin panadería, qué estupidez más grande.

Responder
# Agosto 31, 2007 a las 15:22
 
Thumb up Thumb down 0
sodeno UDEC dice:
avatar

Exelente apoyar a los almacenes para la gente que los necesita, pero no es la idea perpetuar estructuras comerciales obsoletas, por ejemplo en los barrios altos quizas por estandar de los productos, comodidad, etc. los almacenes no son necesarios en el mismo formato que los conocemos, de hecho existen comercios similares pero mas establecidos, de mejor calidad y mas ordenados (y mas caros)

Responder
# Septiembre 4, 2007 a las 00:10
 
Thumb up Thumb down 0
Roberto B. dice:
avatar

Concuerdo en que el formato del barrio sólo-residencial además de ser una lata es un absurdo. El comercio de menor escala es una necesidad real, y por lo tanto alguien se encargará de satisfacerla.

Sin duda que en el tradicional almacen del barrio hay algo de nostalgia y romanticismo, y que cómo otras pymes sirven para una distribución más equitativa de la riqueza, aspectos que valoro. Sin embargo me parece obvio que estos atributos por sí sólos no ayudarán a evitar su deaparición y eventual reemplazo por locales de formato similar de grandes empresas, sobre todo teniendo en consideración la magnitud de las ventas que tienen. El hecho de que paguen al contado a sus proveedores (como dice en el portal Club Almacen), en cambio, sí me parece un “factor de resistencia”.

Responder
# Septiembre 4, 2007 a las 14:49
 
Thumb up Thumb down 0
Isidora dice:
avatar

Interesantísimo el tema, felicitaciones a la autora ¡¡¡
Me queda en la retina la pregunta entonces de ¿cómo perpetuar el almacén de barrio con la estructura de desarrollo familiar que este conlleva, sin mantenerlo físicamente emplazado en la propia vivienda? El como este puede mantener su función adoptando nuevos órdenes espaciales, cuales son ellos etc etc etc.

Responder
# Septiembre 25, 2007 a las 20:06
 
Thumb up Thumb down 0
felipe dice:
avatar

felicitaciones que bueno que se hable de estos temas, los que nos muestran la verdadera identidad de nuestra arquitectura no la que nos hacen creer las inmobiliarias y las grandes cadenas de supermercado

ALMaCEN NO TE MUERAS NUNCA

Responder
# Septiembre 25, 2007 a las 22:51
 

Comentar con Facebook»

Dejar un comentario »

Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas. Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Gravatar, la que estará asociada a tu email.

 

 
2979 dias 21876 artículos 87543 comentarios

¿Tienes un dato de ciudad?

Cuéntanos qué está pasando en tu ciudad - contáctanos ahora.

 
 

No te pierdas una sola novedad de Plataforma Urbana

Quieres compartir un dato con nosotros? Contáctanos ahora